Las cosas por su nombre: Los comerciantes no quieren débito por que de contado negrean"

LOCALES Por
Con el argumento invalido de los "altos costos" que implica cobrar con débito o con tarjeta, quienes se resisten a cobrar con débito no dicen la verdad, que es que no lo hacen por que les es más fácil "negrear" y no pagar impuestos
0029025262

Con el argumento invalido de los "altos costos" que implica cobrar con débito o con tarjeta, quienes se resisten a cobrar con débito no dicen la verdad, que es que no lo hacen por que les es más fácil "negrear" y no pagar impuestos

 Desde hace unos días, rige la obligación para todos los comercios y monotributistas de tener la posibilidad de que el cliente pague con débito o crédito automático. En un rápido relevamiento realizado, fueron pocos los comercios que anunciaban esta nueva posibilidad: quienes ya lo tenían, los clientes estaban enterados. Y los nuevos, se enfrentan a un nuevo costo que no saben como afrontar. 
Esto mismo fue detectado por el gobierno nacional: ayer la AFIP anunció que generalizará los controles para certificar la instalación de los posnet que permiten el pago con tarjetas de débito automático y recordó que podrá sancionar a los que no cumplan con la norma con hasta 6 días de clausura.
Recordemos que el 31 de marzo pasado venció el plazo final para que tanto comercios como prestadores de servicios que trabajan con los consumidores finales adquieran los pos, un sistema que permite el pago a través de tarjetas de débito. A partir del 1º de abril, todos los que trabajan con consumidores finales están obligados a ofrecer este sistema de pago. Esta obligatoriedad incluye a aquellos que venden productos, presten servicios o realicen locaciones de obras.
José Frana, Presidente de Paseo del Centro, en diálogo con "Algo dirán" (Radio Galena, 94.5 Mhz) indicó que "en el centro, en su mayoría, ya estaban trabajando con los dispositivos para vender con tarjetas. Ahora, la norma incorpora al circuito un montón de jugadores que no estaban por el tamaño de sus ventas. Pero en términos de uso, el comercio local ya lo viene usando desde hace muchísimo tiempo.   
"Esto tiene mucho costo", se sinceró Frana y agregó: "ese es uno de los aspectos principales. Nuestras entidades madres apoyaron la norma porque tiene muchas aristas interesantes, pero también tiene algunas cuestiones polémicas por resolver. Entre las positivas, está la seguridad: no andar con efectivo encima es algo importante. Esto también va a permitir un mayor control en un aspecto impositivo. Hay gente que seguramente estaba mal categorizada y esto implicará un cambio, porque todas las operaciones se bancarizan. En la medida en que hay una mayor afluencia de comercios que pasan a la legalidad, ayudan a las arcas del estado y morigera la posibilidad de la presión impositiva". 
"El dato negativo, lo complicado de esto es el costo que hoy tiene para el comerciante. La mayoría de los negocios trabajamos con aparatos fijos que tienen un costo de abono importante. A la vez hay una retención de 1.1% y de 3% cuando es una operación de crédito. Más las retenciones que se practican. El costo es elevado", aclaró. 
Lo que es incomprensible es que una operación de débito tenga un costo, dado que debiera ser tomado como efectivo: "esa es una de las luchas que están teniendo las entidades madre, como CAME, que logró la baja del 5% al 3% en las tarjetas de crédito y del 3% al 1.1%. en las de débito. Hay un planteo concreto de demostrar que la operación de débito es la de una transacción en efectivo, de una transferencia bancaria, que no tiene costo", dijo Frana. También detalló: "si vos me pagás con débito, yo me entero enseguida si tenés o no fondos en tu cuenta. A vos te sacan la plata enseguida de la cuenta, pero a mí me tardan dos días hábiles para que se acredite en mi cuenta". 

CON INFORMACIÓN DE LA OPINIÓN SOBRE UNA NOTA DE Adrián Gerbaudo

Te puede interesar