Imposible jugar en Colón: solo jugaron 22 minutos por 3 bombas contra el arquero

DEPORTES Por
Arrojaron tres bombas de estruendo al área defendida por Rigamonti, el arquero del Fortín. "No hay garantías", dijo el árbitro Merlos
r1XQFcUoz_930x525__1

Los violentos ganaron de nuevo en Santa Fe. Colón y Vélez solo jugaron 22 minutos cuando el árbitro Andrés Merlos decidió suspender el partido por "falta de garantías", luego de que estallaran tres bombas de estruendo en el área defendida por César Rigamonti.

Cuatro minutos. Ese fue el tiempo que tardaron los barras de Colón en arrojar el primer proyectil. El segundo, a los 17, fue aún más certero: cayó al lado del arquero de Vélez, que quedó en el piso aturdido.

Merlos, entonces, detuvo las acciones y avisó: una más y lo suspendería. Mientras tanto, el resto de los espectadores del estadio se unía en un grito para repudiar la actitud de los barras.


Pero los violentos habían tomado ya una decisión: que el partido no continuara. Y así, tristemente, sucedió cuando a los 22 minutos cayó la tercera bomba de estruendo.

"No hay garantías", le dijo Merlos a TNT Sports luego de comunicarle la suspensión a los jugadores. No hubo quejas; todos lo entendieron. En las tribunas, en cambio, ganó la desilusión. Y la bronca: "Pagá la cuota" y "Hacete socios" fueron los reclamos para los violentos.

Nada hacía suponer que lo de esta tarde podía ocurrir. La semana se vivió con normalidad y el rival no hacía de este un partido de alto riesgo. Por eso lo que pasó sorprendió a los hinchas verdaderos, que son los socios, a los dirigentes y a los encargados del operativo.


Hacia mucho tiempo que no quedaba tan expuesto que hay sector de hinchas de Colón que están detrás de su propio negocio y que le dieron un mensaje a los dirigentes. Algunas versiones indican que lo que quieren es dinero para viajar al Mundial de Rusia.

Lo que sí se puede aseverar es que este grupo de vividores del fútbol puede disponer en cualquier momento cuándo se juega y cuándo no.

Fuente: Clarín

Te puede interesar