Las exportaciones de granos y derivados industriales este año serían similares al anterior

ECONOMÍA Por
En 2017 se registró una desaceleración de los envíos al exterior. Con buen clima, precios estabilizados y voluntad de liquidar stock este 2018 podrían ubicarse en un rango de entre US$ 27.500 millones y US$ 27.900 millones.
campo-300x206

Las exportaciones de granos (cereales y oleaginosas) y sus principales derivados industriales (aceites, harinas) se acercaron a los US$ 26.200 millones en 2017, lo que marca un retroceso del 4,2% respecto de las divisas generadas por estos mismos productos en 2016 (US$ 27.350 millones). La caída responde tanto a un ajuste en los volúmenes como a menores precios de colocación. Para este año, la proyección es de un escenario similar del que cerró.

Un trabajo del economista Juan Manuel Garzón del Ieral analiza lo que puede pasar con las exportaciones este año, un escenario base de trabajo debería considerar envíos similares a los de 2017, es decir, un flujo de divisas próximo a US$ 26.000 millones.

En un escenario más optimista, que incluiría buenas condiciones climáticas y por ende productivas; precios internacionales estabilizados; la decisión de los productores de reducir en forma importante sus tenencias de soja (entre 4 y 5 millones de toneladas); las exportaciones podrían ubicarse en un rango de entre US$ 27.500 millones y US$ 27.900 millones.

Un factor que puede generar un plus de exportaciones es cierta regularización en las existencias de soja (cambio en la composición de la “cartera de inversiones” de los productores). Si bien no hay consenso respecto del nivel efectivo en el que se encuentran las tenencias, todo indica que al menos hay 4 ó 5 millones de toneladas que se han acumulado en estas últimas campañas y que exceden los “niveles normales”. Este volumen, de salir al mercado, le agregaría a las exportaciones 2018 un plus de entre US$ 1.500 y US$ 2.000 millones.

Bajo el supuesto que las exportaciones del complejo sojero de este año sean similares a las de 2017 (en valor, composición y estacionalidad) y que el tipo de cambio se ubicase en un promedio de $19,8 por dólar, el costo fiscal directo de la reducción gradual de retenciones se estima en $10.100 millones (US$ 506 millones) para 2018.

Si la reducción de retenciones hubiese sido implementada “toda junta en enero”, los ingresos fiscales resignados se habrían aproximado a los $18.600 millones (US$ 944 millones). Nótese que pasar de un esquema al otro habría tenido un costo fiscal adicional de unos $8.500 millones (US$ 438 millones).

Además, con el esquema de baja gradual, la recaudación de retenciones 2018 será mayor a la de 2017 (en términos nominales). Se estima un monto de $73.500 millones, un 8% superior al del año previo ($68.000 millones).

La recaudación crecería por el mayor tipo de cambio ($19,8 de promedio implica casi +20% respecto a 2017). Y puede ser aún mayor si los volúmenes exportados de soja grano crecen respecto a los envíos 2017 (factible dadas las elevadas existencias).

El año pasado los retrocesos en los envíos de productos relevantes, como la soja grano (1,49 millones menos de toneladas), aceite de soja (bajó 550 mil toneladas) y cebada (la restricción fue de 700 mil toneladas). El complejo sojero fue golpeado por el menor ritmo de comercialización de la soja de la campaña 16/17; a fines de noviembre los productores llevaban vendidas (con precio cerrado) 36,2 millones de toneladas, 66% de la producción de la campaña (tomando 55 millones de toneladas).

Este ritmo de ventas es más lento que el histórico, tanto en términos absolutos como relativos al volumen de granos producido. En cuanto a los precios medios de exportación, los envíos 2017 se realizaron a menor valor promedio en el caso de la harina de soja (-5%), la harina de trigo (- 7%), el biodiesel (-2%), la cebada (-6%) y el sorgo (-10%), entre otros productos.

Casi con seguridad, una caída en las exportaciones de los productos del complejo no era un escenario esperado, dado que la producción de soja del ciclo 16/17 fue relativamente buena (entre 55 y 57 millones de toneladas según las fuentes), muy similar a la del ciclo previo.

El ajuste en los envíos se produjo, particularmente en los de soja grano, que de 8,9 millones de toneladas colocadas en 2016 bajarán a un estimado de 7,4 millones en 2017.

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar