Rafaela conmemoró a los veteranos y caídos en Malvinas

LOCALES Por
El acto oficial conmemorativo del Día de los Veteranos y Caídos en la Guerra de Malvinas tuvo lugar en la Plaza del Soldado del barrio Malvinas Argentinas
ACTO MALVINAS

Encabezó la ceremonia el intendente Luis Castellano y Carlos Tartaglia, presidente de la entidad que nuclea a los excombatientes. Asistieron también el senador departamental Alcides Calvo, el diputado provincial Roberto Mirabella, concejales y funcionarios, entre otras autoridades locales, provinciales y nacionales; asimismo, el presidente del barrio anfitrión, Néstor Seffino, e integrantes de la Agrupación "2 de Abril", conformada por exsoldados que durante el conflicto bélico cumplieron órdenes en la zona de despliegue continental del TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur). Además, personal directivo, docentes y estudiantes de establecimientos educativos de diferentes niveles de la ciudad. 

La celebración contó con la actuación del cantautor y docente sunchalense Carlos Longoni, quien compartió canciones alusivas a los héroes de guerra, y el artista rafaelino Alejandro Bulacio, quien acompañó con su voz el Himno Nacional Argentino y la Marcha de las Malvinas, junto con la Banda Municipal de Música bajo la dirección de Esteban Fernández.

Cabe destacar que el solo de trompeta, tradicionalmente dedicado a los caídos en combate y a los exoldados fallecidos posteriormente, fue ejecutado en esta oportunidad también en honor de los tripulantes del submarino desaparecido hace pocos meses: "en homenaje a los 649 compatriotas que dejaron su vida en combate, y en homenaje de los exsoldados que fallecieron, por diversas razones, luego del conflicto, y los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, hacemos un minuto de silencio", se anunció.

En el acto también se hizo mención al reciente reconocimiento de los restos de 90 "soldados argentinos solo conocidos por Dios", yacientes en el cementerio malvinense de Darwin, que mediante técnicas de análisis de ADN pudieron identificarse:

"Una muy importante noticia conmocionó recientemente a todos los argentinos en el contexto de la tensa relación que la Argentina y el Reino Unido sostienen sobre las Islas Malvinas desde el fin del conflicto bélico", se refirió. "Hace casi diez años, el gobierno nacional comenzó las complejas tratativas diplomáticas con Inglaterra para poner en marcha un proyecto de identificación de los restos de los soldados argentinos solo conocidos por Dios, tal como figuraba en las lápidas a los pies de las cruces del cementerio de Darwin", se señaló. "Mediante técnicas de ADN y con un encomiable trabajo de la Cruz Roja Internacional, 90 cuerpos fueron identificados: así, luego de 36 años, 90 familias pueden saber dónde yacen sus hijos y sus hermanos, dónde depositar una flor, dónde llorar en paz, se explicó.

"Días pasados, 214 familiares, entre ellos muchas madres, pudieron viajar a las Islas y pararse por primera vez pararse frente a la cruz donde verdaderamente descansa su ser querido. Se difundieron muchos testimonios muy conmovedores de ese hito histórico, pero hay uno que queremos destacar especialmente: ahí estaba, en la ceremonia que se organizó en el cementerio de Darwin, el oficial británico que se encargó de enterrar a los soldados en 1982; según testimonios de quienes estuvieron en el lugar, se acercó a varias mamás y les dijo: "yo soy el último que cuidó a tu hijo, yo lo enterré"; muchos familiares, con los ojos llorosos, se acercaron para agradecerle su trabajo".

"Es un testimonio que nos habla del camino que debemos emprender como seres humanos, el camino que debemos emprender y aprender, para no volver a cometer los errores del pasado", se reflexionó. 


Fragmentos de cartas

También se leyeron algunas cartas intercambiadas entre soldados y civiles durante el conflicto, lo que constituyó el momento más emotivo de la ceremonia, fragmentos que "forman parte de la historia detrás la historia, la historia más íntima, la que quedó guardada en las mesitas de luz de padres, madres, hermanos, excombatientes; los sentimientos, las ideas, la verdadera vida que transcurría detrás de los titulares de los grandes medios de comunicación de la época", se expresó.

La rafaelina Ana Rosa Fontanetto, a sus 16 años, envió una de esas cartas a un soldado anónimo. Fue entregada a Jesús Salvador Romero, un soldado tandilense (que estuvo presente en el acto), y le contestó esa carta.

Ana Rosa Fontanetto leyó:

"Islas Malvinas, 29 de mayo de 1982:

"Querida amiga: Espero que al recibir estas líneas te halles bien."

"Es muy lindo el lugar en que me encuentro, estoy rodeado de sierras y me hace recordar a mi ciudad porque allí también hay muchas sierras". 

"Te voy a contar lo que yo hacía cuando era civil. Trabajaba de armador de cielorrasos por mi cuenta, y cuando dejaba de trabajar me iba al gimnasio y me entrenaba para el deporte que a mí me gusta, que es el box. Te cuento que hice algunas peleas pero no pude seguir porque, ya ves, me tocó la colimba". 

"Espero que esta carta no sea aburrida para vos, te cuento todo esto porque así me entretengo un rato."

"Ana, perdóname la letra y las hojas en que te escribo, pero es que me quedé sin papel para carta, espero que me sigas escribiendo así podemos llegar a ser grandes amigos y si llega a ser posibleee alúndía conocernos personalmente. Te diré que nosotros le pedimos a Dios que esto termine pronto, vos no te das cuenta de las ganas que tengo de ver a mi familia".

Luego de esta lectura, Fontanetto y Romero entregaron un cuadro con la reproducción de la carta al presidente del Centro y Museo de Excombatientes de Malvinas de Rafaela y el Departamento Castellanos, a modo de donación. 

Del mismo modo, alumnos de la escuela "Domingo Faustino Sarmiento", de Capilla Fassi, Egusquiza, escribieron una carta a Gerardo, un exalumno de la misma escuela que estaba en la guerra. El excombatiente Gerardo Fassi leyó unos fragmentos de lo que esos niños le escribieron.

Es muy significativo hacer una aclaración: antes de ser entregada a su destinatario, la carta fue abierta por la Censura Naval Argentina, tal como figura en el sello que pusieron en el sobre, y en el escrito hay una fragmento tachado por personal del Ejército. 

"Capilla Fassi, Egusquiza, 7 de mayo de 1982: Somos alumnos de la escuela Domingo Sarmiento de Capilla Fassi, Egusquiza. Nos enteramos de que podíamos escribirles a los soldados que están en estos momentos defendiendo nuestra soberanía en el suelo argentino, y lo hacemos con gusto y alegría".

"Nosotros aún somos pequeños y no podemos estar físicamente a vuestro lado acompañándolos en el campo de batalla, pero sí desde aquí, nuestro humilde templo de trabajo que es un pedazo de nuestra patria". 

"Gracias por estar hoy allá, en el sur de nuestra patria, defendiendo nuestras tierras en nombre de todos los argentinos, por ir al frente en esta batalla, por vestir el uniforme que nos hace sentir más hermanos".

"Todos los días, en el momento de izar y arriar nuestra bandera, los recordamos muy especialmente".

"Un abrazo sincero, lleno de cariño, reconocimiento y agradecimiento de este grupo de alumnos que desea fervientemente la pronta solución de este conflicto, para que todos puedan regresar a sus hogares y en todos ellos reine la alegría que solo trae la paz". 

Del mismo modo, Ornella Fassi, hija del excombatiente, leyó la carta que Gerardo le escribió a su familia desde el portaaviones "25 de Mayo", con fecha 23 de abril:

"Queridos papá y mamá, hermanos. Estas líneas son para contarles algo de mí. Por el momento me encuentro bien de salud".

"Les diré que esta carta la estoy escribiendo desde altamar, salimos a navegar el 19 de abril, trabajamos como siempre con los aviones en cubierta de vuelo, preparándonos para lo que pueda suceder". 

"Nos dicen nuestros superiores que volveremos a reabastecernos al puerto con mayor cantidad de víveres y municiones, porque los ingleses ya comenzaron a atacar las Georgias".

"Mami, no te preocupes que ando bien, recién te tenés que preocupar si recibís un sobre de la Armada Argentina". 


Vigilia en la noche previa

Como es costumbre, entre la noche y la madrugada del 1 y 2 de abril, los excombatientes se reunieron con sus familiares en el Centro y Museo de Excombatientes de Malvinas de Rafaela y el Departamento Castellanos, a transcurrir la "vigilia" que recuerda el inicio del conflicto armado. En la oportunidad, el intendente Luis Castellano concurrió a acompañar ese sentido recordatorio.

"Significa mucho para nuestra nación y para Rafaela esta conmemoración", reflexionó el primer mandatario. "Es una fecha que marca un antes y un después en nuestra historia y en nuestros corazones argentinos", agregó. "Ahora también debemos incluir, junto a los casi 650 fallecidos en combate, a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan que también dieron su vida", reconoció la máxima autoridad municipal. 

"Es una prueba de que no olvidamos, de que la historia sigue viva", afirmó, y enfatizó "la lección que debemos aprender: la democracia y el diálogo deben ponerse siempre por adelante para resolver todo conflicto". 

Además, Castellano destacó la labor del Centro y Museo de Excombatientes, que cuenta con el constante apoyo del gobierno municipal.

Es importante mencionar que la vigilia estuvo acompañada también por la intervención artística de los jóvenes músicos locales Celina y Gustavo Astudillo, que interpretaron tres temas en honor a los excombatientes y caídos, y la presencia de participantes del Segundo Encuentro Nacional Solidario de Torinos, organizado por la Agrupación Toritos Rafaelinos, quienes entregaron una placa recordatoria a los integrantes del Centro. 


Malvinas en clave de historieta

Se recuerda que el 3 de abril, a las 20, en el Complejo Cultural del Viejo Mercado, con entrada libre y gratuita, se desarrollará la actividad "Malvinas en clave de historieta", a cargo del historietista Adolfo Bayúgar, autor de la historieta "Tortas Fritas de Polenta", y de Ariel Martinelli, el excombatiente en que el artista se inspiró para recrear al personaje de su obra. Se trata de una charla y exposición. 

Te puede interesar