La Corte, con un menú de platos fuertes: quejas por la política y palos a Comodoro Py

POLÍTICA 22/03/2018 Por
En privado, la cabeza del Poder Judicial muestra sus diferencias con los jueces federales
lorenzatti

No son semanas fáciles las que está transitando el Poder Judicial. A los tironeos entre peces bravos del ancho mundo de los jueces que quedaron en evidencia hace 15 días, cuando Ricardo Lorenzetti presentó un esquema de reforma de la justicia en la inauguración del año judicial, se agregaron dos novedades ocurridas la semana pasada.

La primera fue la decisión de la Corte Suprema de disolver el Tribunal Oral 9, que estaba listo para empezar a fallar en parte de la maraña de causas que envuelve a Cristina Kirchner.


No fue la resolución sobre la ex presidenta la señal más fuerte que envió la Corte en ese caso. En los despachos más notorios de los tres poderes del Estado se leyó esa decisión como un límite que le puso el Poder Judicial -con un guiño hacia el bloque del Senado que dirige Miguel Ángel Pichetto- al presidente Mauricio Macri y a su ministro de Justicia, Germán Garavano. El mensaje fue que cualquier rediseño del Poder Judicial que implique la relocalización de magistrados, como el que ocurrió en la integración del TOF 9, tiene que pasar por la Comisión de Acuerdos del Senado, como ocurre en cualquier nombramiento de jueces.

La segunda noticia fue la que tiene a la opinión pública a los saltos en los últimos días: la liberación y el alivio de los padecimientos judiciales de Cristóbal López, uno de los personajes paradigmáticos de la imbricación entre la política y los negocios durante el kirchnerismo. Esa decisión surgió de la firma de los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Farah y abrió una puerta que nadie sabe cuando podrá cerrarse.


Esta semana, la Corte dedicó buena parte de su reunión a analizar ese nuevo contexto. Algunas de las frases que se pronunciaron en ese encuentro cerrado merecen conocerse, sobre todo porque dejan al descubierto una llaga abierta entre diferentes sectores de la propia Justicia. “Todo el Poder Judicial está siendo juzgado por lo que hacen los pocos jueces de Comodoro Py”, fue una de las quejas que salió de la boca de un juez que lleva varios años en el máximo tribunal. “Responden a sus propios intereses personales, disponen de medidas sin un criterio jurídico estable”, dijo ese mismo magistrado frente a sus pares. Otras de las frases fueron incluso más duras, porque cuestionan la relación de los jueces de Comodoro Py con el Gobierno y con políticos de la oposición: “Los jueces de Comodoro Py se reúnen de manera permanente con políticos del Gobierno y de la oposición y eso crea compromisos que afectan sus decisiones”. Por último, en la Corte se escuchó una frase que alude a un fenómeno conocido e inquietante: “Reaparecieron antiguos operadores vinculados a los servicios de inteligencia que afectan claramente la seriedad de las decisiones judiciales”.

¿Es novedoso el contenido de esos comentarios? No. Cualquier lector de diarios los conoce de sobra. La novedad es que se escucharon en despachos en donde no suelen tratarse en forma abierta esa clase de escaramuzas.

Fuente: Clarín

Te puede interesar