¿Estados Unidos será proteccionista?

INTERNACIONALES Por
El Presidente de los Estado Unidos D. J. Trump impuso aranceles a la importación de acero (25%) y aluminio (10%) invocando la seguridad nacional
muro_trump.jpg_258117318

Esto generó revuelo internacional, amenazas de retaliaciones por parte de otras potencias y hasta a una manifestación de Trump en favor de las guerras comerciales.

El fenómeno adquiere una extraordinaria complejidad y no es de fácil calificación (ya G. W. Bush había impuesto altos aranceles al acero que suprimió después, Obama lo había hecho a algunos tipos específicos, Carter lo había protegido con precios sostén, y Reagan y Nixon le habían impuesto cuotas a sus importaciones).

Trump se había manifestado a favor de regular el comercio internacional y contra el multilateralismo; aunque no contra el libre comercio sino a favor del bilateralismo y sin tolerancia al comercio injusto influido por subsidios y asimetría en el trato a productos estadounidenses. Y si bien llamó a la renegociación del NAFTA (y la salida del TPP) aún no había tomado decisiones tan contundentes como esta.

El presidente tiene un estilo político de duras palabras iniciales y menos radicales actos posteriores. Así, después de diatribas contra China se reunió con Xi Jimping para acordar términos de relación. Y en esta decisión sobre acero y aluminio excluyó de su alcance a Canadá (principal proveedor estadounidense) y México (ambos socios en el NAFTA) y prometió excluir a otros (como Australia).

Aun no pude saberse hacia donde lleva esta carrera. Si esta es una reacción reducida a unos pocos productos que prevé excepciones (el presidente Macri solicitó que se excluya a Argentina) será una señal compleja pero remitida a un rubro estratégico y enfocada contra su contrincante en el nuevo bilateralismo: China (con quien no solo separan a EE.UU. diferencias comerciales dado el déficit en la balanza de 375.000 millones que padece; sino también políticas, de valores y de influencia estratégica). Pero si se estamos ante un cambio de matriz en la relación de Estados Unidos con el comercio mundial (el inicio de una carrera de restricciones fronterizas, contagios y retaliaciones) el impacto sería más grave. Estados Unidos es, según el Banco Mundial, uno de los países con menor carga arancelaria promedio en frontera (1,6% es la media ponderada y 2,8% el promedio simple), inferior al de la otra gran potencia, China (3,5%), y bien inferior al promedio mundial (que ronda el 6% pero que ha venido descendiendo fuertemente porque estaba en 10,5% en el año 2000).

Estados Unidos (exporta 10% del total mundial) tiene desde hace décadas un fuerte déficit comercial en la balanza de bienes (800.000 millones de u$s) y el mundo no se lo financiará para siempre; pero a la vez es altamente superavitario en el comercio exterior de servicios (exporta 14% del total mundial y logra superávit de 300.000 millones de dólares) lo que lo conforma en el principal abastecedor de intangibles, conocimiento y tecnología en las cadenas mundiales de valor. Las exportaciones totales (bienes y servicios) de EE.UU. en el 2017 fueron de 2,3 billones de dólares y, aun en medio de las palabras críticas, esas exportaciones crecieron 6,5% y sus importaciones subieron 7,1% en 2017 (más del doble que el crecimiento mundial). El déficit comercial creció 8%.

La imposición de aranceles en frontera encarece costos de producción (que Trump pretende compensar con la gran baja de impuestos aprobada) pero hay riesgos adicionales: la imprevisibilidad desalienta proyectos y la obstrucción en frontera contraría la matriz de funcionamiento de la economía estadounidense y la mundial, que se han hipervinculado y en la cual Estados Unidos es el principal actor (genera casi un cuarto de la producción planetaria).

Que se trate del país más dinámico de la entrelazada economía mundial y cuente con frenos institucionales y políticos hace esperar que tarde o temprano actuarán algunos anticuerpos. Alguna vez pensó Churchill que "se puede esperar que los estadounidenses harán siempre lo correcto, pero solo después de haber explorado las demás opciones". ¿Será el caso? ¿O es que todo ha cambiado ya tanto?

Fuente: Cronista

Te puede interesar