Esta semana volverán, sin duda, las papas que queman

EDITORIAL Por
Semana movida y temas que no dan respiro ni espacio, aunque se viertan en medios digitales. Queda mucho en el tintero de los acontecimientos políticos, sociales y económicos. Y esta semana volverán, sin duda, las papas que queman
PSR_%2BPRENSA%2BMENTIROSA%2B-%2BLa%2Bm%25C3%25A1s%2Bpoderosa%2Barma%2Bde%2Bdominio%2BTLV1

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

[email protected]

Fotos que nada tienen que ver con el artículo, traducciones que se realizan a través de programas informáticos, escasa o ninguna ubicación en el tiempo y el espacio, constituyen el material que presuntamente informa al lector, en los portales.

Con sus modalidades, lo mismo sucede en otro tipo de medios de comunicación, como la radio o la TV

Grandes titulares explotaron en octubre del año pasado con la denuncia contra el ex ministro De Vido por una presunta corrupción en la venta de gas licuado. ¿Ha visto? Se robaron todo! Fue la conclusión de la manada que se considera bien informada con lo que publican los medios de mayor audiencia.

Al tiempo se conoció que la denuncia se basó en lo dicho por un supuesto perito -David Cohen- que rápidamente fue descalificado por ignorante y tramposo, recurriendo a información carente de toda idoneidad y seriedad. En su voto, el juez Ballesteros señaló que quedó demostrado que “muchos de los pasajes del informe de David Cohen eran copia literal de diferentes documentos obtenidos de Internet y no me refiero con ello a sitios web de revistas especializadas que la comunidad científica consulta y que atesora con mezquindad”

Pero ese hecho fue disimulado por la gran prensa, y pasó desapercibido para la mayor parte de la sociedad. Ahora se conoce la falta de mérito procesal tanto para De Vido como para el que fuera Secretario de Coordinación de la cartera Roberto Baratta, y una veintena de otras personas. Baratta pasó largos meses detenido por ese absurdo, y fue dejado en libertad de inmediato. De Vido, en cambio, permanece en prisión por otras casusas, que seguramente tendrán idéntico final.

Poco y nada se difundió respecto al fin de este proceso. Los medios hegemónicos que lo publicaron, por otra parte, procuraron dejar en sus lectores la sensación de que “aquí se roba y no pasa nada”. Ya se habían movido todos los hilos para que el exministro fuera condenado de antemano por la opinión pública.

Nunca antes, en democracia, se vieron maniobras judiciales tan burdas como aquellas a las que asistimos cotidianamente.

Así, todo parece indicar que -dado la inconsistencia de las denuncias- una a una las causas que involucran a los funcionarios del gobierno kirchnerista se irán cayendo de a pedazos o quedarán cajoneadas in eternum. Así funciona el Poder Judicial en la Argentina.

Claro que el daño ya está hecho, y mientras los denunciadores seriales buscan impunemente cualquier tema para acusar, con fuentes tan apropiadas como la Revista Barcelona, o poco menos, el gobierno impulsa medidas antipopulares y busca entretener a la sociedad.

No le resulta fácil, claro. Ya son muchas y muy importantes las voces que se alzan en todos los sectores políticos mostrando no sólo que la justicia es una farsa sino que lo es también la educación y la asistencia social, entre otros.

El dólar en el ascensor

Mientras tanto, los intentos de contener el alza del dólar mediante la ventas de divisas por el Central y el Nación son poco fructíferos. Y muy costosos, además: los 130 millones de dólares lanzados al mercado apenas pudieron mantener la paridad. Esas divisas, además son prestadas; se restan a la capacidad de pago del tremendo déficit de balanza comercial existente y hay que pagar intereses por ellas. ¿Cuánto? Tomando cautelosamente un 5% anual esas operaciones de contención representan 6,5 millones de dólares en el año. No es mucho, convengamos: alcanza

para pagar una fiestita de cumpleaños como la del señor Alejandro Roemmers, heredero de los laboratorios homónimos. Pero también alcanza para seis millones y medio de raciones escolares, que actualmente se le restringen a las escuelas.

El problema está en que la presión contra el peso continúe. En ese caso, la cifra referida se sumará una vez por semana o más. El Banco Central tiene espalda para contener una corrida, suelen decir jactanciosamente los funcionarios del área económica. Sí, por ahora, pero la espalda duele, y no hay muchos ungüentos para aplicar en el botiquín. Lo dijo Dujovne en España, y contrapuso una férrea voluntad del equipo económico.

La voluntad del deudor es importante para sus acreedores, pero no alcanza para pagar. Sobre ella tiene que venir la plata, contante y sonante, o nueva deuda pavimentando el camino a la debacle.

Te puede interesar