Ojo, Macri: Instalar la "reelección" no es lo mismo que ganarla

POLÍTICA Por
El anhelo oficial y los mecanismos para concretar una reelección de Mauricio Macri fueron parte de varias columnas en diferentes publicaciones.
macri-ucrania

La reactivación de los tradicionales "timbreos" macristas durante el fin de semana se interpretaron como un comienzo anticipado de la campaña electoral para el próximo año, cuyo objetivo es conseguir la reelección de Mauricio Macri en la Presidencia. La agenda mediática de los últimos días estuvo signada por ese tótem al que le reza el oficialismo. El anhelo oficial y los mecanismos para concretarlo fueron parte de varias columnas en diferentes publicaciones.

Los observadores coinciden en que será tras el final del mundial, a mediados de año, que la Casa Rosada activará varios mecanismos para procurar ganar en las urnas un nuevo mandato para el Presidente. Y no sólo para él, sino también para la gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Registrarme a las Alertas de Urgente24.

En el PRO ven como "algo natural" que Macri pretenda un nuevo período en el Sillón de Rivadavia. "4 años es un tiempo exiguo para plantear políticas públicas y esperar su desenvolvimiento, sobre todo por las condiciones en las que encontró el Presidente el país", dijo a la agencia Télam Humberto Schiavoni, jefe del bloque del PRO en el Senado y presidente del partido que integra la alianza Cambiemos. 


El concepto de "natural" también fue recogido por Larreta, el que también incluyó a Vidal y al él mismo.


Larreta goza de una alta popularidad en un distrito, la Capital Federal, en el que el PRO gana cómodamente desde hace años. Muchos advierten que la reelección del alcalde porteño, salvo una catástrofe, está a la vuelta de la esquina.

Vidal, por su parte, es la dirigente mejor considerada en la opinión pública. No obstante, las características de la provincia de Buenos Aires, donde se acumulan los mayores bolsones de pobreza del país, requieren más que una buena imagen para imponerse en los comicios.

Para Macri, en tanto, el panorama es más complejo. De acuerdo a un encuesta de OpinaArgentina que Urgente24 publicó este lunes, la imagen del Presidente dejó de caer, pero conserva un diferencial negativo. Pero el dato más interesante del sondeo, tal como remarcó este medio, es que la "pesada herencia" ya no sería un factor determinante a la hora de evaluar el voto. La mayoría de los consultados responsabiliza -lógicamente, tras 2 años de gestión- a Macri por los avatares de la economía. A eso debe sumarse el quiebre de las expectativas a futuro sobre las que se posaba cómodamente el Presidente. 

¿Cómo ir entonces por los votos que faltan para concretar la reelección? El diario La Nación publica este lunes que la apuesta estará en la obra pública y en un guiño hacia los sectores más progresistas con iniciativas sobre paridad de genero y, en un marco más amplio, el debate por la despenalización del aborto.

De acuerdo a esa publicación, después del Mundial se frenarán los aumentos en los servicios públicos, lo que se espera que tenga un impacto positivo en el humor social.

En materia de inversión en obras públicas, señala la nota de Mariano Obarrio, el Gobierno destinará $235.000 millones y prevé captar $35.000 millones de los privados por el programa de participación público privada (PPP). En total serán $270.000 millones.

La agenda "progre" también aparece como una herramienta para cautivar  a otros electores, aunque ese sector, de centro-izquierdam ha sido históricamente renuente a votar por "la derecha" a la que asocian al PRO.

Más allá de los instrumentos en los que se esperanza el oficialismo, a lo que se agrega la actual dispersión opositora, la economía -como siempre- será un factor excluyente. Las renovadas intervenciones del Banco Central para frenar la suba del dólar dan la pauta de lo difícil que resultará cumplir con la meta de inflación para este año. Por otro lado, lejos del 3,5% de crecimiento presupuestado para este año, algunos analistas lo estiman por debajo del 2,8% que dejó 2017.

Si bien Macri podría exhibir que la economía se expandió por 2 años consecutivos (y en uno no electoral) el impacto en la generación de puestos de trabajo y el consumo no tendrían la robustez suficiente como para que el sueño de la reelección esté a la vuelta de la esquina.

Urgente24

Te puede interesar