En el Senado por ahora gana el rechazo al aborto, pero la sorpresa podría ser Cristina Kirchner

POLÍTICA Por
La K Diana Conti dijo que es posible que CFKvote a favor de la despenalización. Habrá libertad de conciencia en los bloques de la Cámara Alta
B1WbdrBHM_930x525__1

La porfía sobre la despenalización del aborto, uno de los motores del 8M, instaló un puñado de unanimidades en el Senado nacional, la cámara más conservadora y, según grafica un legislador del PRO, fanática del statu quo.

La primera es la presunción, en muchos casos atizada por el deseo, de que el proyecto se estancará en Diputados y no llegará siquiera a debatirse en la Cámara alta.


La segunda es que los bloques activaron la regla de la libertad de consciencia: lo notificó Luis Naidenoff en Cambiemos, lo replicará Miguel Ángel Pichetto en el Bloque Justicialista y lo avisó, tras una charla con Cristina Kirchner, Marcelo Fuentes en el FpV.

La tercera, sometida a la matemática volátil de la política, arriesga que si el proyecto se tratará hipotéticamente en estos días en el Senado, habría una mayoría bastante amplia en contra de la despenalización del aborto.

Hasta acá, unos pocos senadores anticiparon su posición a favor. El neuquino Fuentes del FpV y Humberto Schiavoni, misionero de Cambiemos, integran ese pelotón. Varios anticiparon su negativa, como el correntino Pedro Braillard (Cambiemos), el fueguino Julio Catalán Magni (BJ), Carlos "Camau" Espínola, Esteban Bullrich y el presidente provisional Federico Pinedo.


Pero hay una ancha avenida de silenciosos. Pichetto no expuso posición -dijo, sí, que el debate era una maniobra del gobierno para no discutir otros temas-, los radicales Naidenoff y Angel Rozas gambetearon la definición y propusieron una consulta popular y Cristina estira la incertidumbre

Diana Conti teorizó este domingo sobre un posible voto a favor de la ex presidenta, visión que gana fuerza entre los dirigentes K pero que el rechazo de Cristina en el pasado reciente todavía aparece cruzada por la duda. Así y todo, el bloque K se perfilaría para un voto compartido a favor.


La indefinición pública aparece cruzada por el recelo y por la incertidumbre por lo que pueda pasar. "Muchos no quieren anticipar lo que harán ¿para qué ligarse críticas si por ahí el proyecto ni llega al Senado?", especulan desde el sector que comanda Pichetto.

En Gobierno creen inevitable que el proyecto salga, quizá con un texto intermedio, de Diputados pero lo ven sin chances en el Senado. "Diputados es una cámara femenina, el Senado es masculino", ilustra un dirigente PRO que opera en ambas alas del Congreso.

Pero juegan otros factores. La masividad del 8M, la posibilidad de que se repitan marchas de esas características y la instalación del tema en la agenda pública se conviertan en elementos de presión para los senadores.

Desde el Senado, invocan la experiencia de la ley de casamiento igualitario, promovido por la Casa Rosada -fue uno de los pocos proyectos que votó Néstor Kirchner- y que, a pesar del rechazo de la Iglesia y de movilizaciones en contra en las provincias, sumó votos que al inicio se manifestaban en contra.


Hay otro condimento que puede incidir en el debate e impactar en los números del Senado. La Casa Rosada, a pesar de la posición personal de Mauricio Macri, activó un asunto germinal y, entre azares y tácticas, lo instaló en el centro de la escena.


¿Puede, como entonces, la Casa Rosada salir a empujar la aprobación? Por lo pronto, el gobierno calcula que el tema estará varias semanas en el prime time, un beneficio frente a la falta de buenas noticias o la abundancia de malas. Pero es un sendero ripioso porque lo ven "difícil" de militar y porque molesta, según sus encuestas, al votante medio del PRO.

Fuente: Clarín

Te puede interesar