Los empresarios ven un vaso más vacío que el que Macri cree que ya logró llenar

ECONOMÍA Por
Industriales acompañan la orientación general de las medidas del Gobierno, pero señalan que muchas requieren tiempo y recuerdan la agenda pendiente
cc120318e003f11_crop1520822247891.jpg_258117318

Lejos de la disputa discursiva con el Gobierno, empresarios del sector industrial reconocen positivamente la orientación general de las medidas adoptadas en los últimos meses por el Ejecutivo, aunque insisten en que algunas de ellas aún no muestran resultados concretos o sus beneficios llegan tarde. En este capítulo incluyen la inversión en logística o la reforma impositiva, que si bien busca reducir la carga tributaria, de momento no tiene beneficios concretos y por el contrario, incrementa en dos puntos porcentuales las cargas patronales en el interior del país, que pasaron del 17% a 19%.

En paralelo, la Unión Industrial Argentina (UIA) sostiene que la recuperación de la industria todavía es tenue y no logra compensar la caída registrada en 2016. Mientras que según los datos de la UIA la actividad industrial creció 1% interanual en 2017, el Estimador Mensual Industrial que elabora el Indec, dio para los doce meses del año pasado una recuperación acumulada del 1,8%. Esa brecha explica algunas diferencias entre los industriales y el Gobierno.

En cuanto al nivel de actividad, un informe de Orlando Ferreres y Asociados (OJF) sostiene que la actividad industrial creció 2,8% interanual en enero, sin embargo, "los sectores que llevaron el índice al alza fueron principalmente los de manufacturas metálicas basicas (21% interanual) y minerales no metálicos (15,9%)". Así, la actividad es traccionada en especial por el acero y el cemento, y el resto de las industrias viene bastante más atrás. Al respecto, tanto la inversión como la generación de empleo no tienen el dinamismo o la difusión a otras ramas industriales que esperan en los despachos oficiales.

José Urtubey, dirigente empresarial del NOA y vocal de la UIA, sostiene que "el empleo depende mucho de lo que es actividad, en términos fabriles el año pasado, el país sólo creció 1% en comparación con 2016, que fue el peor año de los últimos, y en este verano no viene bien, con lo cual, para generar empleo, hay que mejorar la actividad industrial", consideró en diálogo con El Cronista.

Desde la Cámara Argentina de la Construcción, su titular Gustavo Weiss, recordó días pasados en la reunión B20 en Salta que ser "debe hacer una enorme inversión en infraestructura, pero existe un cuello de botella en el financiamiento". Destacó como un hecho positivo la convocatoria a proyectos con participación público-privada (PPP). No obstante, las tasas de interés aún están elevadas, y las inversiones requieren "tiempo para que maduren". Las licitaciones arrancan en abril pero no habrá obras en marcha, con suerte, hasta fines de año.

Pero quizás el aspecto que más enfatizan los industriales tiene que ver con la necesidad de mejorar la competitividad y bajar el costo argentino. Respecto del primer punto, la UIA valora las inversiones en obra pública y la optimización de los costos logísticos, aunque sostienen que esas obras llevan tiempo hasta que redunden en mejoras a nivel de costos de producción.

En el medio, en las economías regionales la presión impositiva y los costos de transporte y logística siguen impactando en la rentabilidad. Con un consumo interno que no reacciona como el empresariado espera,y las denuncias por el incremento por importaciones en algunos bienes finales, en especial en el sector de alimentos y bebidas, el panorama para la economía de las provincias, no es el mejor.

Con esta agenda sobre la mesa, la disputa entre Gobierno e industriales se parece al dilema del huevo y la gallina. Para el Ministerio de Producción se requiere más inversión y voluntad de competir, mientras que para los empresarios primero hay que solucionar varios de los temas de la agenda, para que crezcan los negocios.

Fuente: Cronista

Te puede interesar