La Corte Suprema ya evalúa medidas para bajar el costo de juicios laborales

POLÍTICA Por
El titular del máximo tribunal también avaló cambios para los reclamos de los consumidores. Busca liderar una agenda de reformas con el Ejecutivo y Legislativo
cc080318e004f07_crop1520474066839.jpg_258117318

La Corte Suprema de Justicia avanza en el diseño de medidas para bajar los costos y acortar los plazos de los juicios laborales, según expresó su titular, Ricardo Lorenzetti, durante el foro estratégico Argentina-Estados Unidos, que organizó el Center for Strategic and International Studies (CSIS). Las iniciativas beneficiarían a las empresas que, en palabras del responsable del máximo tribunal, afrontan procesos judiciales de entre 5 y 10 años.

En el Malba, durante el encuentro "Argentina en camino a la OCDE", el titular de la Corte habló en línea con el auditorio que quiere que el país se sume al club en el que priman los Estados desarrollados, de democracia liberal. Allí resaltó que la doctrina jurídica nacional da "un marco de previsibilidad en materia de regulación económica de la vida privada, empresaria". Desde el escenario, en una charla con Marcelo Scaglione, representante argentino ante la OCDE, resaltó que la legislación defiende conceptos como el régimen de propiedad.

En ese contexto, Lorenzetti incluyó mensajes dirigidos al empresariado, que no había incluido el día anterior, en la apertura del año judicial. Así, expresó que "los procesos judiciales tienen que ser más rápidos". "No sólo en materia penal; cualquier empresa hoy tiene un conflicto y el proceso es extenso: mínimo 5, 6 o 10 años", refirió y agregó que eso ocurre "tanto en el campo laboral como en el empresarial". Entre el auditorio lo escuchaban dos de los organizadores, el empresario petrolero Marcos Bulgheroni, y el presidente del grupo Clarín, Jorge Rendo.

Mientras el presidente Mauricio Macri reclama bajar los costos laborales para atraer inversiones, el titular de la Corte dio un mensaje en esa dirección al presentar algunos cambios que quiere incluir en el Poder Judicial. "Hoy planeamos un sistema arbitral muy rápido para los conflictos de empresas y es propuesto un sistema distinto para los juicios laborales", expresó. El objetivo, según planteó, es: "mediante la mediación, evitar el exceso de los costos de la litigiosidad".

Con una estrategia similar, Lorenzetti sostuvo que también "necesitamos un proceso mucho más rápido en la regulación de los reclamos de los consumidores, que vaya hacia la mediación". Y por último planteó que "necesitamos una regulación en las acciones de clase". Este concepto supone que una resolución judicial tiene un alcance general para todas las personas o miembros de un grupo que se vean afectados en un mismo derecho y se adecúa a los tiempos actuales en la que en el escenario aparecen cada vez más actores que representan colectivos. Por ejemplo, las asociaciones civiles de defensa del consumidor.

Tras 14 minutos arriba del escenario, Lorenzetti se retiró del Malba donde planteó que que la Justicia tiene que "hacer un cambio fundamental" y actualizar el "proceso judicial pesado del siglo XIX". "La segmentación en el mercado, en el Poder Judicial aún no se hizo", agregó antes de retirarse. Desde las butacas lo aplaudían empresarios, mientras lo observaban legisladores como el senador peronista Miguel Ángel Pichetto, el diputado Luciano Laspina (PRO) y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

Del encuentro participaron representantes de los tres poderes del Estado, en un evento que organizó el think tank CSIS, con base en Washington, y buenos lazos con el canciller estadounidense Rex Tillerson.

Fuente: Cronista

Te puede interesar