JOSÉ LUIS ESPERT: OTRO QUE DESCUBRIÓ EL "AGUJERO DEL MATE"

Las "soluciones mágicas" para matar de hambre a medio país
1_k5rg9

Rodrigo Pena, Secretario de Hacienda de la Nación, publicó en el día de ayer, en el matutino La Nación, un artículo titulado “La economía plateista”.


Resulta muy interesante su lectura, ya que el mencionado artículo se basa en una crítica, razonablemente explicada, a otro articulo publicado en el mismo periódico, autoría del reconocido economista José Luís Espert.


“Macri en el País de las Maravillas” es una suscita reseña de lo bueno hecho por “cambiemos” en los dos primeros años gestión de Mauricio Macri al frente del Poder Ejecutivo Nacional, aunque, este economista asegura que todo lo realizado hasta ahora es algo que debía hacerse de “cajón”, ya que con la dirección que el kirchnerismo le había impuesto a la economía nacional íbamos directamente a la debacle más estrepitosa, por lo que no le otorga ningún tipo de mérito a la infinidad de medidas tomadas durante ese período, pero sí le enrostra a la actual conducción del país, según su modo de ver, el haberse recostado sobre ciertos y determinados hechos producidos por el proyecto “Nac & Pop”, sintiéndose cómodo de esa manera, puntualmente en lo que hace a la falta de cumplimento en cuanto a la meta de bajar el déficit fiscal que es, quizá, el principal problema que afecta desde hace muchísimos años a la economía argentina, y que consume gran parte de nuestro PBI.


En “La Economía Plateista”, Pena demuestra que, si el gobierno optara por el “Plan Espert”, debería quitar de cuajo todos los planes sociales, ayudas, subsidios y demás erogaciones que tiene el Estado Nacional para paliar la inmensa pobreza que afecta a casi un 30% de la población del país, y que, así y todo, sólo se lograría una disminución de sólo el 2% del PBI, teniendo en cuenta que lo aconsejable para tener una economía equilibrada, siempre según Espert, sería a partir de un recorte que ronde el 15% de ese parámetro. Pena asegura que resultaría insignificante el 2% que podría lograrse, pero que las consecuencia de ellos serían absolutamente nefastas.


Siguiendo con la critica al “Plan Espert”, en él se proponen medidas extremas, como la reducción, a la mínima expresión, de los gastos políticos, entre los que se encuentran la totalidad de los cargos políticos del Poder Ejecutivo, el gasto completo del Congreso Nacional, una recorte del 50% del empleo público nacional, prescindiendo de 400 mil trabajadores, y hasta la eliminación de la mitad de la obra pública nacional que se viene ejecutando al día de hoy. El ahorro adicional, con estás medidas, aportaría un 5% más en la disminución del total del gasto público, lo que, sumado al 2% descripto anteriormente, nos da un resultado de un 7% menos, todavía muy lejos de ese 15% que Espert aconseja como base para comenzar a equilibrar los números de la maltrecha economía del país.


Como se puede apreciar, la “brutalidad” de lo propuesto por un economista de tanto renombre, sólo puede ser entendido si se lo mira, como bien lo apunta Pena, desde quien está sentado en la comodidad de la platea de una cancha de fútbol e insulta a los jugadores y al técnico de su equipo por los malos resultados, aconsejando medidas que seguramente no le afectarán en lo más mínimo a él, pero que harían desastres de proporciones inimaginables en los sectores más vulnerables y desprotegidos de nuestra sociedad.


Y es que, no hace falta ocupar un alto cargo público, de éste o de cualquier otro gobierno, para poder apreciar que existen situaciones que no pueden ser llevadas a la práctica, aunque en la frialdad del campo empírico den el resultado más deseado.


Para entender la economía, también hay que tener los pies bien puestos sobre la tierra, y evidenciar empatía con quienes, a la larga, son los que soportan las consecuencias y los coletazos indeseables que supone un viraje de tamaña catadura.


No se puede estar, cómodamente sentado tras un escritorio, y diagnosticar “soluciones” mágicas, puesto que éstas no existen en el devenir de la vida real.


Los que hemos tenido la oportunidad de estudiar o leer algo, no mucho, sobre temas de macroeconomía, sabemos muy bien que esta parte de las Ciencias Exactas, ni es tan exacta cuando se traslada del proyecto a la vida real, ni está encasillada en una sola disciplina, sino que toca todos los aspectos de la vida en sociedad.


Siempre sostengo, que al igual que sucede con el fútbol, en dónde todos nos sentimos los mejores técnicos, en política somos un país de 40 millones de expertos. Y la pregunta, entonces, surge de manera natural: si tanto sabemos de economía y de política en general; si somos tantos los que tenemos las más estudiadas y acabadas explicaciones para dar con la “tecla” que hace falta, ¿por qué padecemos de tantos desequilibrios, crisis financieras e injusticias sociales?


La explicación podría estar, justamente, en esa característica de “plateistas” que cada argentino lleva implícita consigo mismo, y en la que cada uno no ve más allá de sus propios intereses, negando que existe un cúmulo de cuestiones que sobrepasan a ese personalismo que tan exacerbadamente llevamos a grados extremos, olvidándonos, o simplemente no teniendo en cuenta, que más allá de nuestra individual existencia, también coexisten más de 40 millones de personas en este país, cada una de ellas con sus propios padecimientos y necesidades.


Para finalizar, la mejor manera de entender que las “soluciones mágicas” no sólo no existen, sino que, además, son las que peores resultados han producido, sólo hay que remontarse a lo acontecido en nuestro pasado cercano, amen de tener bien presente que, de poder contar con ese tipo de proyecto “perfecto”, de seguro José Luís Espert no estaría escribiendo artículos para un diario, ni dirigiendo su exitosa consultora, sino, muy por el contrario, sería llamado para ocupar cargos de enorme relevancia dentro de cualquier gobierno, por que, a decir verdad, ¿qué gobernante no querría tener, entre sus colaboradores más cercanos, al mejor de los “magos”?

Ricardo G. A. Zimerman

Redacción SANTA FE

Te puede interesar