El Gobierno apura datos de crecimiento para intentar mejorar las expectativas

POLÍTICA Por
En línea con el discurso de Macri ante el Congreso, en la Casa Rosada buscan mostrar números positivos y apuestan a la mirada en el futuro. Reclamos por economías regionales
cc050318e007f04.jpg_258117318

Ante el temor por el impacto político de la caída de expectativas en la ciudadanía, el Gobierno salió a apurar números económicos favorables en busca de mejorar la relación con la población y persuadirla de que "vamos a estar mejor". En esa línea, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, buscó instalar el fin de semana que la Argentina acumula 7 trimestres seguidos de crecimiento económico, a pesar de que todavía falta para que termine marzo. Tras la apertura de sesiones en el Congreso por parte del presidente Mauricio Macri con pocos datos que avalen una mejora de la macro, desde el Gabinete aprovecharon la Fiesta de la Vendimia en Mendoza donde expusieron números positivos y apostaron a la mirada en el futuro.

Al Gobierno lo recibieron con críticas por los impuestos a los vinos espumantes en el desayuno de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), el sábado. Allí el jefe de Gabinete respondió con un discurso que apeló a las emociones más que a los argumentos. En plena Vendimia pidió a los argentinos "enamorarnos del futuro que estamos construyendo" y pidió más "entusiasmo", en un discurso en el que parecía pedir más confianza a la gestión nacional, luego de que las encuestas mostraran una renovada caída en las expectativas. Esta es la línea que está siguiendo el Gobierno y que supone dejar de lado un discurso más confrontativo como el de la herencia recibida del kirchnerismo.

Tan urgido de emocionar a los oyentes en su visita a Mendoza, Peña salió a apurar datos que todavía no se concretaron, como que el país ya acumula 7 trimestres seguidos de crecimiento. El jefe de Gabinete no esperó a que termine marzo y asumió que los datos de enero y febrero le marcan una tendencia favorable. "Las cosas están mejor y van a estar cada vez mejor", señaló en un mensaje que parece la continuación de la línea esgrimida por Macri en el Congreso, al afirmar que "lo peor ya pasó". Pero que también parecía la respuesta al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, que unos minutos antes, y en el mismo escenario había pedido que "las cosas empiecen a estar un poco mejor".

El planteo del mandatario peronista consiente en que si bien a largo plazo el camino adoptado por el Gobierno es el correcto, reclama que se atienda a las economías regionales también en el corto plazo. Lo mismo le enrostró a Peña el gobernador aliado de Mendoza, Alfredo Cornejo, cuando planteó reclamos del sector vitivinícola: "el Gobierno tiene buenos argumentos para bajar el déficit fiscal, pero espero que tengan en cuenta los argumentos mejores que planteamos desde el sector", apuntó.

Peña evitó responder puntualmente los reclamos. Sólo pidió dejar de lado "las mezquindades" y trabajar juntos "con mística", en un discurso que se focalizó en el futuro. El más duro fue el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien desde Mendoza, antes del desayuno de Coviar, señaló que "lo que no vamos a hacer es castigar a todo el pueblo argentino para enriquecer a empresas grandes".

Cabrera había llegado a Mendoza un día antes y participó del Foro de Inversiones provincial, donde desplegó una serie de datos para convencer al público de que la macroeconomía va por buena senda, tal como hizo luego Peña. Por ejemplo, aseveró que la inversión representó el 20% del PBI en 2017. Y habló del déficit comercial pero con una óptica optimista. "El nivel de importaciones en equipamiento ha sido récord en 2017, lo que muestra el índice de confianza del empresariado argentino, invirtiendo y preparándose para una economía más competitiva", aseveró. Además, reconoció una retracción del 2% en el consumo masivo. Pero Cabrera lo atribuyó a un cambio de paradigma. La lógica es la siguiente: el Gobierno indica que el salario creció por sobre la inflación, pero la población prefiere invertir en bienes de consumo durable gracias a las oportunidades que ofrecen los créditos hipotecarios. De ahí que resalten las transacciones en propiedades, autos y motos, tal como hizo el propio Presidente en el Congreso el 1´ de marzo.

Fuente: Cronista

Te puede interesar