¡USTED ESTÁ MINTIENDO, Y LO SABE!

EDITORIAL Por
Trago amargo para un ministro que tiene que decir lo que no es y explicar lo inexplicable
1519509927824

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

[email protected]

Difícil es imaginar a Jorge Fonseca como un provocador kirchnerista. Pero el mejor de éstos no habría podido demoler la presentación, como este economista y profesor universitario radicado en España desde la década del 80, la disertación de Dujovne ante empresarios de ese país.

El intercambio entre ambos trae reminiscencias de la pelea en la que Nicolino Locche le arrebató el título mundial de boxeo a Takeshi (Paul) Fuji, el 12 de diciembre de 1968.

El japonés, desesperado por no acertarle prácticamente ningún golpe a su rival, fue martirizado por quien con justicia mereció el apelativo de “intocable”, durante 10 de los 15 rounds pactados. Entonces, con el rostro deformado por los golpes y sin visión, el hasta entonces campeón dijo basta.

También el duelo de economistas nos recuerda a cuando Hernán Lorenzino, ministro del ramo que asume su cargo al iniciarse el segundo mandato de Cristina Kirchner, es interrogado sin concesiones por la periodista griega Eleni Varvitsiotis sobre la inflación en la Argentina". Lorenzino, pese a su juventud había llegado al sitial que dejó Amado Boudou para ocupar la vicepresidencia tras varias y muy exitosas gestiones, que incluyeron el rescate de los “Patagones” bonaerenses y la renegociación de la deuda con el Club de París.

Puesto contra la pared, el ministro se limitó a señalar que los datos del INDEC sobre la inflación eran los únicos que había, e inadvertido de la sensibilidad de un micrófono cercano, musitó “Quiero irme”.

Volviendo al episodio de días atrás, en Madrid, Dujovne citó cifras según las cuales, desde la asunción de Cambiemos, la pobreza se había reducido desde un 32 hasta un 28 por ciento. Con alguna aprehensión, como disculpándose por hacerlo, el moderador le traslada la observación de Fonseca: “Se ha equivocado usted, porque el dato de la pobreza era del 28 en el 2015 y hoy es de 31,9. La deuda se ha disparado y el déficit de 2016 se ha superado también. Y usted mantiene su patrimonio en offshore, en el exterior ¿como espera que con esta situación vayan las inversiones a Argentina?

Dujovne intenta dar una explicación sobre la base de que Fonseca está tomando los datos de pobreza que daba el INDEC kirchnerista, pero éste le replica que apeló a las estadísticas de la Universidad Católica Argentina, y -apartándose de las prácticas de un ámbito académico- le sacudió un “Usted está mintiendo, y lo sabe. Lo que pasa es que antes los datos de la UCA valían para el ministro, ahora no”.

Dujovne intenta una ofensiva en la misma línea, visiblemente nervioso, señalando que “El instituto oficial
de estadísticas y censos, esencialmente, no medía la pobreza durante el kirchnerismo para ocultar las cifras...”. “Y ahora tampoco” replica Fonseca sin dejarlo terminar. El ministro reitera los números que expresara inicialmente, y pasa a la segunda pregunta, donde vuelve a criticar el manejo kirchnerista de los datos, pasa por alto la terrible inflación de 2016 y cita el valor de 24,8% del 2017, expresando su deseo de una cifra menor y apuntando a la meta del 15% para este año y el 10% en el 2019.

“Con respecto a mi patrimonio, a diferencia de lo que ocurría con el gobierno anterior, está perfectsamente declarado y presentado ante la Oficina Anticorrupción”.

Aquí, los nervios del ministro -y tal vez su mala conciencia por el escándalo que llevó al desplazamiento del subsecretario general de la presidencia Valentín Díaz Gilligan- le juegan una mala pasada, ya que la pregunta no se refería a la legalidad o irregularidades de su patrimonio sino a que invitaba a los presentes a invertir en el país mientras él jugaba sus fichas bien lejos de nuestras fronteras.

En resumen, otro muy mal momento de un alto funcionario argentino en el exterior, donde no pueden presentarse con casco y chaleco antibalas, mediáticamente hablando.

A la salida del evento, Dujovne y Fonseca se cruzaron y éste le pidió que no tomara las expresiones vertidas como algo personal. Tal vez el profesor de la Universidad Complutense recuerde al humorista DoctorTangalanga (Julio Victorio De Rissio), quien se hizo famoso por la difusión de llamados telefónicos en los que insultaba a quien estuviera del otro lado de la línea pero ante la reacción del interlocutor aclaraba que lo hacía “cariñosamente”. En este caso el ministro esbozó un “está todo bien” y se retiró, chamuscado, como lo hicieron en su momento Paul Fuji y Lorenzino.

Te puede interesar