Aborto: más presión sobre el Congreso, a días de la presentación del proyecto

POLÍTICA 26/02/2018 Por
Los diputados y senadores van tomando postura sobre la despenalización del aborto. También los ministros del Gabinete. El escenario, de todos modos, sigue abierto
cc260218e008f05_crop1519639370795.jpg_258117318

Todos los diputados, senadores, ministros, referentes sociales y líderes de opinión que hablaron en las últimas horas debieron tomar una postura pública sobre la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. El tema, que llegará formalmente en una semana a la Cámara de Diputados, domina la discusión y presiona sobre los legisladores que, mayoritariamente, patearon la pelota del debate desde 2005 a esta parte. Durante el fin de semana, movimientos de mujeres insistieron con preguntar, vía redes sociales, cuál será la postura de los diputados que aún no se definieron.

Las divisiones que provoca la discusión al interior de cada bloque y entre el propio gabinete nacional quedaron expuestas. El jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, votaría a favor llegado el momento. Pero la diputada y miembro fundadora del espacio, Elisa Carrió, está en contra. Al igual que el jefe del bloque PRO, Nicolás Massot. En el Frente para la Victoria, Máximo Kirchner apoya a la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, impulsora del proyecto de ley que se presentará el lunes, pero el anuncio de que algunos kirchneristas participarán de la sesión que impulsa un grupo de diputadas de otros sectores para el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, provocó fuerte ruido interno y malestar con el resto del bloque.

Esa sesión, pensada por Victoria Donda como una forma de empujar el debate del proyecto en un día de fuerte peso simbólico, va camino a no lograr quórum. Algunos legisladores que están de acuerdo con impulsar y sostener el debate, como el propio Negri, ya avisaron que no acuerdan con discutir en el recinto un proyecto que no haya pasado por la instancia de las comisiones. Sin embargo, en Cambiemos hay algunas luces de alarma encendidas porque diputados del interbloque mostraron disposición a participar de la sesión especial.

Al día de hoy, ninguno de los dos sectores está seguro de conseguir los 129 votos necesarios para abrir la sesión, sostenerla y ganar la votación. En un tema tan sensible, sin embargo, el escenario puede variar mucho en cuestión de días.

El proyecto que será presentado el lunes tiene diez artículos. El primero establece el derecho de las mujeres a decidir la interrupción de un embarazo hasta la semana 14. El segundo detalla el plazo máximo en que el sistema de salud deberá permitirle ejercer ese derecho: cinco días. No podrá pasar más tiempo que ese, si se aprueba el texto tal como está, entre que una mujer pide que le realicen un aborto y su concreción efectiva.

El artículo tres despenaliza las interrupciones de embarazos más allá de la semana 14 para los casos de violación, riesgo en la vida o la salud de la mujer, o malformaciones fetales graves. En su artículo cuatro pide el consentimiento informado de la mujer por escrito y en el cinto, el proyecto incorpora la cobertura del aborto a las prestaciones médicas básicas obligatorias para el sector público y el privado.

El artículo seis pone en cabeza de las autoridades de los centros asistenciales la obligación de garantizar el acceso al aborto. El siete establece que los médicos no necesitarán autorización judicial previa para cumplir con el derecho de las mujeres a interrumpir sus embarazos. El ocho requiere acompañamiento y asistencia de padres o tutores legales para las niñas menores de 13 años que quieran interrumpir un embarazo. El consentimiento, sin embargo, deberá surgir de la niña.

El punto nueve establece mecanismos de asistencia para personas con capacidades restringidas. El diez amplía el proyecto a todas las personas con capacidad de gestar de acuerdo a la Ley de Identidad de Género. Y finalmente, el once y el doce derogan los artículos 85 inciso 2 (que pena con uno a cuatro años de cárcel a quienes realicen un aborto con consentimiento de la mujer), 86 (que establece penas para los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que colaboren en un aborto) y 88 del Código Penal. Este último estipula que será reprimida con prisión de uno a cuatro años, la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare.

Fuente: Cronista

Te puede interesar