Argentina mejoró su nota, pero sigue entre los países más corruptos

POLÍTICA 22/02/2018 Por
Por segundo año al hilo, en 2017 creció en el ranking y culminó 85º entre 180 países. No obstante, con 39 puntos, es percibido como un país con altos niveles de corrupción
corrupcion_crop1519264511870.jpg_258117318

Por segundo año consecutivo, Argentina mejoró su posición en el ranking que confecciona Transparencia Internacional y midió el Índice de Percepción de Corrupción en el sector público. En 2017, el país quedó ubicado 85º entre 180 países, diez puestos más adelante que en 2016, cuando concluyó 95º. No obstante, con 39 puntos, todavía se encuentra entre los países percibidos como altamente corruptos.

En el Gobierno tenían expectativas en torno al nuevo listado, que a nivel local lo distribuyó Poder Ciudadano a los medios. "Es un dato positivo, estamos mejor que la mayoría en la región. Sólo detrás de Uruguay y Chile", valoraron en el Gobierno. Sobre el hecho de ser parte, aún, del grupo de países con niveles de corrupción elevados, desde Casa Rosada explican que se debe a que "la confianza en las instituciones no se recupera de la noche a la mañana". "Por más que haya cambio de Gobierno, los nichos de corrupción siguen", admiten.

Un dato relevante es que es la mejor ubicación de Argentina en los últimos 16 años. En 2002, en plena crisis social, aparecía 70º, aunque el listado incluía a menos países. Sin embargo, de acuerdo al sistema de puntuación que se establece, desde 1995 no sumaba tanto.

Los países que más se acercan a 100 puntos son percibidos como los menos corruptos, mientras que los más cercanos a 0 son percibidos como más corruptos. Argentina suma 39 puntos, tres más que en 2016, cuando estaba 95º, y siete más que en 2015, en el cierre del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando aparecía 107º. En 1995, inicio del segundo mandato de Carlos Menem, figuraba 24º con 52 puntos.

El Índice de Percepción de Corrupción (CPI por sus siglas en inglés) se construye a partir de diferentes trabajos que consultan a expertos e inversores sobre la temática de corrupción.

A nivel global, Nueva Zelanda es percibido como el país menos corrupto del mundo (89 puntos), le sigue en el segundo puesto Dinamarca (88 puntos), y cierran las primeras posiciones Finlandia, Noruega, y Suiza (85 puntos). El promedio mundial es de 43 puntos, apenas por encima de Argentina.

Algunos ejemplos que explican el avance son, por ejemplo, la nueva ley de acceso a la información pública y la ley de responsabilidad penal de las personas jurídicas. Pablo Secchi, Director Ejecutivo de Poder Ciudadano, mencionó que "Argentina se debe grandes discusiones en esta materia, pero queremos destacar la necesidad de poner sobre la mesa la real independencia del Poder Judicial, y especialmente el desafío de tener una nueva ley de Ética Pública que regule eficazmente la relación de los funcionarios con los recursos públicos".

Fuente: Cronista

Te puede interesar