Habló el dueño de la palmera de la Rosada: "La pagué $5.000, pero la logística es muy complicada"

NACIONALES Por
"La palmera la tengo hace un año". Martín Villafañe Tapia extrajo y compró de un campo de Goya, Corrientes, tres ejemplares de Butia yatay para la Casa Rosada
palmera rosada

Los pagó $5.000 cada uno, según contó, pero cotizó $235.950 a Presidencia porque calculó los gastos de extracción, traslado, plantación y mantenimiento durante doce meses con estas cuentas que hizo: "Mide 12 metros de fuste, más 1,5 metros de raíz y dos metros de hojas, el flete desde Corrientes cuesta $40.000, la grúa cobra $2.000 por hora, pesa 7.000 kilos e incluso hay que forrar los pisos y escalones para ingresarla por la explanada de la Casa de Gobierno hasta el patio y contratar un seguro por $10.000.000".

En la presentación para la 'compra directa por monto' figura como oferente el hijo de Villafañe Tapia, Joaquín, a cargo de Native Trees hace un año. Fue por esa época, recuerda, cuando lo convocaron a Casa Rosada para ver la palmera que estaba en malas condiciones. Para él era inminente su muerte y solo se mantenía con reservas de la planta ya sin vida. Entonces volvió a Corrientes y buscó ejemplares de la medida de los ejemplares del Patio de las Palmeras. "Traté de que fuera algo histórico, acá tuvo lugar la batalla de Ñaembé y creo que esas palmeras ya estaban acá", dice sobre el enfrentamiento del Ejército Argentino al mando de Julio Argentino Roca contra las fuerzas de Corrientes y Entre Ríos el 26 de enero de 1871 en el paraje de Ñaembé, donde hoy está Colonia Carolina, zona en la que el productor tiene su vivero.


"Me dijeron que una persona estaba tratando la palmera de la Casa Rosada y que había pedido que no la tocaran porque iba a tratarla y que iba a vivir. Me dedico a esto hace 18 años y apenas la vi supe que no iba a vivir. En Corrientes, por más que llueva mucho, las palmeras viven por el drenaje de la tierra, pero ahí no", insiste, y asegura: "Un amigo me pidió que la viera, dije que la planta no iba a vivir, busqué una igual acá y me quedé con esa palmera cargada en el camión cuando suspendieron todo", da su versión ante este diario. Ese ejemplar de Butia yatay lo trasladó a su vivero y lo plantó a la espera de novedades. Hoy tiene incluso frutos.
Villafañe Tapia da su versión de todo el proceso. Dice que visitó la Casa Rosada varias veces. Una de ellas en abril del año 2017: "Les avisé que se iba a caer y me hicieron caso, la ataron con alambre desde arriba como les expliqué porque era peligroso tenerla así", narra después de la polémica y debate que surgió en la mayoría de los medios y redes sociales tras la publicación de la información en la sección Círculo Rojo.

En otro momento hizo pruebas con su hijo para medir el acceso por la explanada de Casa de Gobierno y planificar el operativo para el traslado y trasplante. "Hicimos pruebas de logística, armamos un trípode, trajimos aparejos, hicimos pruebas con una escalera de aluminio de la medida de la palmera para ver cómo íbamos a ingresarla, porque hay que tener cuidado con no romper nada, se ingresa por el Salón de los Bustos con la palmera sobre dos carros, inclusive hablamos de que los granaderos iban a tener que dar una mano", detalló, y recordó cómo fue el proceso en el Sofitel Cardales (ver foto).


Como único oferente, el 26 de diciembre le solicitaron desde Presidencia que hiciera otra inspección para el expediente de compra, no pudo viajar desde Goya y le pidió a un familiar en la Ciudad de Buenos Aires que hiciera la visita por él. Una prima tomó fotos de la palmera y él llamó a la Rosada para advertir que en las imágenes se veía el peligro que representa la palmera en el Patio. Después de eso y de que se cerrara el llamado a compulsa de precios, esta semana hubo un informe definitivo que dictamina que es necesario retirar el ejemplar, lo que si no llueve se haría este mismo fin de semana.

El productor empresario recordó también; "En la época de Jorge Telerman pusimos palmeras frente a la embajada de Francia" y también "ceibos falcata de Jujuy en la línea del Metrobus". Admitió que al trasplantar palmeras al Parque del Bicentenario de Salta también se generó polémica y que viajó para dar su versión como ahora. Sobre una versión que le atribuía sacar plantas de las banquinas de las rutas correntinas, respondió que presentó un proyecto en Goya para reubicar árboles que se iban a talar desde esos espacios públicos hacia la Costanera.

—Se habló de una posible donación…
—En su momento decía que una donación no, porque hubo quien quería donarla. Hablé con el intendente de Goya, le propuse que nuestra ciudad donara la palmera, pero que se lleven esta, que no pongan cualquiera que se puede morir, esta va a vivir. Esta tiene casi un año plantada, enraizada, preparada para no errar en la plantación en la Casa Rosada. Lo más caro es la logística que tenemos que hacer, movimiento con grúas, pero en este caso es complejo el tema; a diferencia de lo que hicimos en Sofitel, tenemos que entrarla a mano, apoyándola solo sobre carritos, es muy complejo el tema. Esta palmera está preparada para no fallar.

—¿Usted ya hizo gastos, no cobró nada?
—Yo ya gasté $70.000 y nadie me pagó un peso.

Fuente: Infobae

Te puede interesar