Para sobrellevar la inflación hay que generar empleo y mejorar el poder adquisitivo

OPINIÓN Por
Con el resultado a la vista, la inflación quedó tan lejos de la meta anual como el Banco Central de la posibilidad de sostener las tasas altas para alcanzar un objetivo imposible en 2018
0004473211

El Gobierno decidió encarar el año con la ambición de extender el nivel de crecimiento observado por la economía en 2017. Con el resultado a la vista, la inflación quedó tan lejos de la meta anual como el Banco Central de la posibilidad de sostener las tasas altas para alcanzar un objetivo imposible en 2018.

Así, para el presidente Mauricio Macri conseguir que la actividad avance otro 3% pasó a ser más importante que apurar los pasos para que la suba de precios no supere un dígito al final de su mandato.

Sin embargo, la relajación de las metas representa un desafío para un Gobierno que encara su tercer año con la cuasi certeza de que los números que se observen el verano próximo marcarán su destino.

Es evidente que, tras exceder varios puntos el acumulado que había previsto para 2017, sostener la vara en un 10% de inflación para los próximos doce meses solo iba a horadar la credibilidad del BCRA. Y que si bien el 15% anunciado la semana pasada se alineaba más con las expectativas del mercado hasta ese momento, también elevó automáticamente las proyecciones privadas, así como las pretensiones gremiales para las negociaciones salariales. Pero aún más, en una economía marcada por un alto porcentaje de informalidad, alejó el horizonte por el que Macri pidió ser juzgado: la reducción de la pobreza.

En ese escenario, la apelación al endeudamiento para sostener el gasto social hace cada vez más intensa la luz roja que cubre a las cuentas fiscales. Y cambiar esa ecuación requiere de una mejora en la actividad que, más allá de un rebote o una recuperación de lo perdido, se afirme en la llegada de inversiones y la incorporación de trabajadores a la economía formal. Será necesario entonces un crecimiento con generación de empleo genuino y mejora del poder adquisitivo para sobrellevar el gradualismo en la reducción del índice inflacionario. Mientras ello no suceda, el objetivo presidencial se alejará al ritmo de la suba del costo de vida.

Fuente: Cronista

Te puede interesar