Tras dos años de dólar flotante, los analistas no proyectan grandes cambios

ECONOMÍA Por
El valor del dólar no se presenta como el mayor problema para la economía ni para el Gobierno. Los problemas de competitividad, dicen los especialistas, se resuelven con una agenda dura
dollar_dolar_img_.jpg_1913337537

Desde la liberación del cepo cambiario en diciembre de 2015, la Argentina entró en un régimen de flotación limpia. Es decir, el tipo de cambio se encuentra determinado por el mercado. Con este esquema, desde el Gobierno se busca que el país logre salir del círculo vicioso en el que el tipo de cambio es la herramienta fetiche para generar condiciones de competitividad.
El valor del dólar no está siendo el mayor problema para la economía ni para el Gobierno. La divisa comenzó 2017 en $ 16,16. Durante el primer semestre, su valor promedio fue de $ 15,07. “La corrección del dólar, que subió su cotización 6 por ciento en julio de este año, tuvo que ver con el lanzamiento de la candidatura de la expresidente, con el problema del presidente Temer en Brasil y con la postergación del ingreso a la lista de mercados emergentes de Morgan Stanley”, argumenta Dante Sica, titular de la consultora Abeceb.

Pocos días antes de las elecciones, la presión alcista de la divisa extranjera alarmó al mercado: el BCRA intervino, a fin de lograr que el valor de 18 puntos sea tomado de referencia como un techo, a la vez que consiguió emitir la señal de que la cantidad de reservas y Tesoro depositado en el sistema financiero son instrumentos suficientes para frenar una posible futura escalada del dólar a un costo limitado.

Para 2018, los analistas no predicen grandes cambios en el valor de la divisa extranjera. “Con un escenario de tipo de cambio flotante, si el contexto internacional sigue como hasta ahora y el Gobierno sale a tomar deuda como proyecta el año que viene, va a haber suficientes dólares en el mercado como para estabilizar el valor del tipo de cambio. Más allá de algún salto para acompañar la inflación, debería quedar estable”, comenta el exdirector del Banco Central Juan Cuattromo.

Sica y Paula Español, doctora en Economía, directora de la consultora Radar y exsubsecretaria de Comercio Exterior, coinciden: en el contexto de lo observado durante 2017, no deberían haber grandes modificaciones a futuro.

Competitividad
Uno de los debates que se abre a partir de plantear una estabilidad futura del dólar es si el valor se encuentra acorde a la estructura económica nacional. Nuevamente, los analistas concuerdan en que un tipo de cambio único nunca queda cómodo a toda la economía.

“A algunas actividades industriales, un determinado tipo de cambio las favorece. Pero, para una actividad como la de peras y manzanas, por ejemplo, ese mismo tipo de cambio hace que haya productores regalándolas en Plaza de Mayo”, reflexiona Sica desde su despacho en Abeceb. El foco habría que ponerlo sobre los problemas sectoriales y de productividad, y dejar de depender o esperar que el Gobierno cambie el valor para resolver problemas de competitividad. El especialista insiste en que la competitividad se resuelve con una agenda dura, que depende de temáticas mucho más profundas y es el gran desafío que tiene la Argentina por delante.

Este artículo nota forma parte de La visión de los Líderes 2018, una edición especial de El Cronista Comercial en su 109 aniversario.

Fuente: Apertura

Te puede interesar