LA PELEA DEL SIGLO: TONELLI VS ARISTÓTELES

EDITORIAL Por
El gobierno ganó las elecciones, pero apenas logró una flaca primera minoría. Hoy quiere recortar las jubilaciones y no le alcanza un apoyo parlamentario tan escaso como amañado. ¿Quién engendra la violencia?
tonelli

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

Tal vez el más influyente conductor y comentarista de la radio cordobesa, hombre de vasta cultura y fácil expresión, esté estallando por dentro debido a la presión del enano gorila que aloja en su interior.

No es que no haya dejado nunca de expresar su posición de derecha presuntamente respetable, bien vestida. Pero ahora ya se ha lanzado a la distorsión de los hechos, bajando al nivel de los que todavía hablan de los que “se robaron todo”.

Y refiriéndose a quienes, en los gobiernos kirchneristas, tuvieron responsabilidades en ANSES -Massa, Bosio, Boudou- se pregunta:

“¿Alguno de ellos alguna vez dará una explicación de qué fue lo que hicieron durante todos estos años para que el sistema previsional argentino haya llegado al punto de estallido en el que o se hace algo o estalla?

“Frente a cualquier cosa que nuestro gobierno haga, digamos que de otra manera habría un estallido” me imagino que sería la instrucción del inefable consultor Jaime Durán Barba.

Así amenazaron con lo que ocurriría si Cambiemos no se hacía cargo del gobierno, para acreditarse después la tranquilidad que les permitió tomas las medidas más antinacionales posibles, y que la ciudadanía aguante. Hasta ahora.

Nunca explicaron por qué razón el país habría de estallar si ellos no asumían. “Digan que de otra forma esto se convertiría en Venezuela”, habrá sido el consejo. No importa que la referencia no tenía nada que ver: Venezuela vende, rinde publicitariamente. Hay detrás de esa muletilla años de trabajo para desacreditar a un gobierno que sigue ganando elecciones, un gobierno jaqueado por empresarios representantes de una riqueza más concentrada todavía que la Argentina, que no es poca, digámoslo.

Ahora alegan que el sistema jubilatorio va a estallar si no se le recortan las actualizaciones a los jubilados, receptores de AUH y beneficiarios de planes sociales.

Todo indica que la la nueva lógica fundada por el diputado PRO Pablo Tonelli, que alegaba que los jubilados irían a ganar más cuando ANSES les recortara cien mil millones de pesos, no consiguió sostenerse demasiado tiempo.

Desde el fondo de los siglos, el viejo Aristóteles le diría algo así como “τρελός, ποιο φÎŹρμακο λÎŹβατε”, que es la forma en que Google traduce “Loco, ¿que droga tomaste?"

Ayer, en medio de los tumultos en el Congreso, el diputado y ex ministro de economía Axel Kicillof fue consultado por periodistas de A24. Clara Salguero, del panel, refiriéndose a la Ley de Movilidad Jubilatoria del kirchnerismo le dijo: “Fue una buena ley, pero usted y yo sabemos perfectamente bien que no se sacó a los jubilados -con la ley de movilidad- de la pobreza, y como sociedad no podemos naturalizar -ni Uds. ni nosotros- que los jubilados sigan ganando en la Argentina 7.246 pesos, y es eso lo que tiene que defender el congreso hoy”. Y más tarde agrega que “el gobierno dice que el sistema previsional está quebrado”.

Frente a esa exhibición de lógica Tonelliana, el hoy diputado, le responde que el gobierno no tiene plata para los jubilados, pero sí tiene para bajarle las retenciones a las mineras, para pagar la bicicleta financiera, para perdonarle la deuda al Correo, para extender los intereses de la deuda externa por 80 mil millones de pesos. El diálogo no tiene desperdicio, y es interesante verlo en el video de Youtube: 



Retornando al comentarista de la radio, éste alega que es necesario enfrentar una bomba de tiempo que ha quedado armada en el tema previsional argentino, y que algunos juegan desde afuera con mucha irresponsabilidad”. Se refiere a la Pastoral Social de la Iglesia, a la que invita a que -si dicen que “no hay que votar esto”- que propongan algo.

Las propuestas de Kicillof no pueden ser más claras: dejar de rebajar las retenciones (aclaremos que en dos años de baja de retenciones, no aumentó la producción , ni se crearon nuevos puestos de trabajo, ni aumentaron las exportaciones), cobrarle al correo, a las electricas, dejar de endeudar al país para no pagar esa monstruosidad de intereses, etc., etc.

Conclusión: plata hay, pero se la dan a otros.

Te puede interesar