El PRO no parece estar entendiendo que la gente no quiere una campaña tras otra

No le hace bien a los candidatos que ya se esté hablando del escenario político de 2019 y no le hace bien a los rafaelinos que los políticos estén en campaña, en vez de trabajar en gestión por el solo hecho de mejorar la calidad de vida de la gente sin especulaciones electorales. Sobre todo cuando no hace un mes aún de las Elecciones Generales
maxresdefault

El PRO no parece estar entendiendo que la gente no está dispuesta a acompañar una campaña tras otra.

Esta fuerza política, posiciona a Lalo Bonino para la Intendencia en 2019. Reconociendo la posibilidad de una interna “saludable” en Cambiemos con Leonardo Viotti o Germán Bottero. Inclusive, Menossi se autoexcluyó como candidato y destacó a la prensa que por fuera de Cambiemos, el concejal del PDP, Lisandro Mársico podría ser otro candidato a Intendente.

Lalo Bonino quedó débil tras perder en las PASO con un candidato que recién comienza su carrera política. Tuvo que agachar la cabeza para las generales y dejar que la lista de Cambiemos sea encabezada por Viotti. Eso tiene costo político dentro de los pasillos del poder.

Bottero, Concejal Radical desde 1999, intentó llegar a la Intendencia en 2011 y en 2015 a Senador Provincial. Hoy, no renueva su banca, por ende desaparece del juego político local. Ya no estará en los medios de comunicación cada jueves de sesión, no gestionará proyectos en un año electoral con vistas a 2019. Claramente, no sería una buena estrategia política si anhela postularse a la Intendencia, el no tener aparición pública. Al menos que, este animal político ya tenga otra estrategia en mente ocupando un cargo en la función pública. Considerando que, el Radical no es para nada personalista y piensa más allá de su ego, uno se pregunta ¿Bottero realmente tendrá intención de pelear la intendencia o cree que su niño mimado podrá hacerse cargo?

Viotti, el gran triunfador de las elecciones legislativas de este año a nivel local no está de campaña.

Entendió todo, sabe que es tiempo de trabajar con la camiseta de Rafaela y solucionarle los problemas a la gente, apenas asuma el 10 de diciembre. Lo que no se sabe aún, es si va a pelear la interna con Lalo. Es cuestión de tiempo y de números. De tiempo porque no es el momento oportuno para que lance su candidatura como lo hizo Bonino. Deberá plantearse llegando a 2019 si va a renunciar a su banca a Concejal para ambicionar la intendencia. Si está dispuesto arriesgarse a un costo político muy alto si fracasa. Pero si tiene el apoyo de la gente nuevamente, es decir, da al sondearlo y se hace una interna inteligente o un consenso, el próximo Intendente  no será peronista. Muchos dicen que es demasiado joven para la Intendencia, pero no nos olvidemos que Omar Perotti asumió a conducir la ciudad con tan sólo 31 años edad y Viotti en 2019 llegaría a los 32 años, todo depende de su elección y de la voluntad del pueblo.

Por último, Mársico, también ha sido nombrado como un posible candidato a Intendente. Recordemos que en este preciso momento, si bien no lo hizo público aún, se rumorea que se perfilaría dentro de Cambiemos, como hizo su compañera Marta Pascual este año al desvincularse del socialismo.  Puede ser un candidato a interna si necesitan que el candidato Bonino, del PRO saque amplia diferencia porque Mársico tiene su gente pero hoy la gente en los barrios periféricos no lo reconoce demasiado como a otros candidatos. Además, no ha demostrado interés por ser Primer Mandatario en estos años. Inclusive, él formó parte de la lista que encabezaba Natalia Enrico para ser la primera Intendenta mujer de Rafaela. Habría que preguntarle cuándo sea el momento indicado.

Te puede interesar