Tres muy importantes empresarios están en Paradise Papers

NACIONALES 12/11/2017 Por
Mindlin, Galperin y Elsztain son ejemplos del rol de los paraísos fiscales en los negocios de los argentinos más poderosos. Compra de activos, inversiones personales y fideicomisos offshore.
20171111-empresarios-paradise-papers

Un año y medio después de Panama Papers, los secretos del mundo offshore volvieron a ser expuestos en su máxima expresión. La nueva filtración mundial, Paradise Papers, es un golpe a los privilegios del club de ricos y poderosos que operaron con paraísos fiscales a través de uno de los estudios jurídicos más selectos del mundo, Appleyby, con casa matriz en islas Bermudas y más de 700 empleados. Multinacionales, líderes políticos y celebridades quedaron en la mira en la última semana ante la publicación de los documentos obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) con medios de 67 países, entre los que se encuentra Perfil. 


Al menos dos ministros del presidente Mauricio Macri también fueron objeto de las revelaciones: el titular de Finanzas, Luis Caputo; y el ministro de Energía, Juan José Aranguren. En este edición, PERFIL pone la lupa sobre tres de los principales empresarios argentinos, que forman parte del exclusivo grupo que protagonizan estas revelaciones. Marcelo Mindlin (presidente de Pampa Energía y principal empresario energético del país); Eduardo Elsztain (CEO de IRSA, empresa lider en el mercado inmobiliario) y Marco Galperin, fundador de Mercado Libre. Todos, de excelente llegada al poder político, en especial, al presidente Mauricio Macri. Son también ejemplo de cómo operan las grandes compañías en el mundo financiero y qué rol juegan los paraísos fiscales en su crecimiento.

Mindlin figura en una offshore de Caimán que utilizó para concretar la compra de activos por US$ 302 millones a un fondo de Enron en 2011. Elsztain estructuró parte de su grupo sobre la base de este tipo de sociedades y fideicomisos en paraísos fiscales como Bermudas y la Isla de Man . Galperin recurrió a una offshore en las Islas Vírgenes Británicas para invertir en negocios agropecuarios. Los estudios jurídicos como Appleby se dedican a crear complejas estructuras societarias para ocultar el verdadero beneficiario de unos bienes, lograr una mejor optimización fiscal o incluso evadir el pago de impuestos. Lo hacen principalmente a través de sociedades, ‘trusts’ y fundaciones de interés privado. buscan emitir deuda y mover fondos con flexibilidad. 

La peor cara de este sistema es que posibilita la evasión fiscal, el lavado de activos y la corrupción. Detrás, hay otro negocio multimillonario y un grupo de actores centrales: los bancos. Cuando las cuentas y sociedades offshore se registran ante las autoridades locales son legales. Pero implican una fuerte pérdida de recaudación para países como la Argentina. 

En el mundo offshore, las reglas son las mismas para quienes utilizan estas estructuras con fines legales como para quienes acuden a ellas para cometer delitos. Pueden utilizarse para comprar acciones, inmuebles, cuadros o desviar beneficios personales o de una empresa. Uno de sus usos más habituales consiste en la apertura de cuentas bancarias en otros países a nombre de estas sociedades. Los beneficiarios últimos pueden ocultar su identidad para así eludir el pago de impuestos. Los 382 periodistas que integran el proyecto pudieron acceder a los registros comerciales de 19 jurisdicciones opacas, como Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Bermudas, Islas Caimán y Malta.

La Oficina Anticorrupción pedirá explicaciones. La Oficina Anticorrupción les pidió a los dos ministros de Mauricio Macri que aparecen mencionados en los Paradise Papers,Luis Caputo y Juan José Aranguren, que aclaren si prestaron servicios a sociedades en el paraísos fiscales y, también, si esa actividad fue incluida en sus declaraciones patrimoniales.

La decisión la tomó la jefa de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, luego de que los ministros de Finanzas y de Energía aparecieran mencionados en Paradise Papers, en relación a la administración de sociedades y fondos de inversión offshore. 

Caputo manejó el fondo de inversión Alto Global Fund, inscripto en las islas Caimán, uno de los paraísos fiscales más secretos del mundo. Además, fue el administrador de Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami con ramificaciones en Delaware. 

Aranguren, ex CEO de la petrolera Shell, fue director de al menos dos empresas radicadas en una jurisdicción secreta. “Ser director en estas firmas, como la operatoria de las mismas, no constituye per se un delito ni viola la ley”, se defendió en un comunicado.

Fuente: Perfil

Te puede interesar