El problema no es De Vido sino de vida

OPINIÓN 28/10/2017 Por
¿La lucha contra la corrupción hoy día es una herramienta política azuzada por decenas de trolls hipócritas y tontos gratuitos o es una verdadera política de Estado? El asunto será muy interesante para conocer cuánto Cambiamos realmente.
macri_de_vido_boudou_brito
De izq. a der.: Jorge Brito, Mauricio Macri, Julio De Vido y Amado Boudou.

Que la Justicia decida juzgar los casos de corrupción reivindica a quienes, en soledad, denunciaron desde el periodismo y a algunos pocos políticos que investigaron; en definitiva, oxigena a una sociedad necesitada de creer en la Ley.

Pero el análisis de la corrupcion es más profundo y cruza transversalmente la historia argentina.

Podriamos elegir cualquier episodio historico para entender sus raíces y en algunos casos prolonga sus consecuencias hasta el presente.

Desde 1820, cuando se consiguió el empréstito de la Baring Brothers y luego la burbuja de la Famatina Minning Company (¡ah la minería! interesaba tanto a Bernardino Rivadavia como al testaferro de Facundo Quiroga, Braulio Costa) siguiendo hacia los finales de 1800 cuando Julio Roca fue denunciado por corrupción en la entrega de millones de hectáreas a su hermano Antonio Ataliva Roca Paz luego de la Campaña del Desierto.

En 1907 ya se cuestionaba la concesión de la electricidad en Ciudad de Buenos Aires a ANSEC (subsidiaria de Electric Bond & Share, Co.), CHADE(Compañía Hispano Americana de Electricidad) y CIAE (Compañía Ítalo Argentina de Electricidad), que fueron denunciados por sobreprecios y concesiones por más de 50 años.

En 1935, en la llamada 'Década Infame', el senador nacionalo Lisandro De la Torre denunció el pago de sobornos a ministros del Poder Ejecutivo encubierto como gastos empresarios. El episodio derivó en otro más trágico aún: el asesinato en el Senado del uruguayo radicado en Rosario, Enzo Bordabehere, a manos del excomisario Ramón Valdés Cora. Al tiempo de este episodio ocurrió el suicidio del senador De la Torre.

Siguiendo en el tiempo, la lucha por el poder tuvo un capítulo de los medios de comunicación, que incluyó el asesinato en 1957 del abogado Marcos Satanowsky, profesor de Derecho Comercial que defendía los derechos de Ricardo Peralta Ramos en el diario La Razón.

El diario La Prensa ya era presionado desde antes porque denunciaba negociados de la época que algunos relacionan con la muerte misteriosa de Juan Duarte, hermano de Eva Duarte de Perón.

La energía es otro de los rubros que se reiteran como móvil de corrupción, desde hace años.

Hoy día se investiga el sobreprecio pagado por el gas pero ya en la presidencia de Arturo Frondizi se denunciaban negociados con los hidrocarbros.

En tanto, en los años '70 se denunció el vaciamiento de varias entidades financieras y bancos como consecuencia indirecta del aumento de la deuda pública externa desde US$ 7.000 millones a US$ 45.000 millones.

Si a esto le sumamos los casos en que fueron confesados los pagos de sobornos en juzgados internacionales -Siemens-; y en los '90 el llamado Swifgate, que luego se multiplicó con el caso IBM – Banco Nacion, y la exportación ilegal de armas a Croacia y Ecuador, resulta que los casos presentes tales como OCA, Correo Argentino, PAMI y el medio ambiente, requieren una lectura puntillosa.

Ya en los últimos años la corrupción incluyó la denuncia de ejecutivos de Skanska, los subsidios al transporte publico, la construcción de viviendas, la autorización de la apertura de casinos sin el control necesario, el caso Ciccone, la construcción tanto pública como privada....

Hay quienes asocian a la mayoría de los casos de corrupción con el financiamiento de la política ya que, habitualmente, las oficinas económicas que generan ese financiamiento están asociadas con regulaciones estatales para las áreas energéticas, bancarias, medios de comunicación, venta de armas, y obra publica.

Esto no ha sido exclusivo blanco en la Argentina porque los recientes escándalos judiciales que se conocieron en Brasil, pusieron sobre la mesa los sobreprecios generalizados en la obra pública de todo el continente (aunque en el caso específico de la empresa más grande, los únicos países donde no avanzó la investigación fueron Angola y la Argentina).

La corrupción hoy es más difícil de detectar ya que, a través de mecanismos más sofisticados, las irregularidades se esconden en los baches del sistemas. Es el llamada 'corrupción sistémica', generalmente encubierta en fondos originarios de paraísos fiscales, o en la cartelización de la presentación en licitaciones.

Hasta la fecha se discute la diferencia entre el salvataje de las instituciones financieras en USA, durante la crisis de 2008 y el caso Bernard Madoff, un particular que quebró cuando no fue alcanzado por el salvataje estatal. Pero el sistema que aplicó no fue muy diferente al vigente en las instituciones que sí fueron auxiliadas por el Estado.

En el Banco Mundial se realizaron estudios de alcance global sobre sobornos, estimándose que por año se pagan US$ 1 trillón en sobreprecios y otras triquiñuelas.

El desafuero de un diputado nacional que fue ministro varias veces denunciado es una acción aceptable si en el futuro se toman medidas sistémicas, ya probadas en otras latitudes, para evitar nuevos casos de sobreprecios, tal como hoy existen en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

O para impedir el lavado de dinero tal como ha elaborado el GAFI, una repartición de la OCDE.

También implementar mecanismos transparentes de selección de las obras públicas a ejecutar, y de postergación de otras, todo lo que debería bajar el déficit fiscal para, a su vez, reducir la presión tributaria asfixiante, y así comenzar el desarrollo económico tan postergado.

Fuente: Urgente24

Te puede interesar