DEMOCRACIA DE BAJA INTENSIDAD; PRENSA DE ALTA COMPLICIDAD

EDITORIAL 28/10/2017 Por
En la calle no se ve, y en muchos análisis especializados tampoco, pero aceptemos que algunos sectores económicos crecen. Habrá que ver qué nos deparan los próximos meses. Lo que no mejora, sin discusión, es la institucionalidad
el-periodista-y-relator-conducia-desayuno-por-canal-7-hasta-2006-0710-g1

Isaias AbrutzkyIsaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

El portal Ambito.com cita a un intendente peronista que “tiene un canal de diálogo abierto con la Casa Rosada”, enviando hacia allí el mensaje “Hagan lo que tengan que hacer, pero sepan que después de ustedes vamos a volver nosotros”.

Ahora que las resoluciones (manipuladas o no) del Poder Judicial están en línea con los gustos del gobierno, los funcionarios oficialistas se cansan de decir que el país tiene una justicia independiente. Claro que para lograr esa “independencia”, consiguieron separar a quienes fallaban en contra de sus deseos, como Freiler.

Ayer, en el juicio político que busca destituirlo como juez, el diputado Pablo Tonelli, que oficia de fiscal, cometió un verdadero sincericidio, cuando expresó: "Freiler es el ejemplo de los jueces que no queremos en el Poder Judicial". Difícil ser más explícito.

La persecución oficial contra quienes de alguna manera contrarían los programas y decisiones del gobierno se evidencia también cuando se analiza el caso de la procuradora Gils Carbó. Contando con denunciantes seriales como Margarita Stolbizer y Elisa Carrió, es muy fácil armar causas para que un Poder Judicial -que si no responde a órdenes, por lo menos simpatiza con todas la filosofía y la práctica del gobierno- saque de en medio a los indeseables.

En la movida contra Gils Carbó no se acreditó la existencia de ningún delito . Hay sí, según lo que trascendió, el cobro de una interesante comisión por una persona relacionada con un funcionario de la Procuración. Por el momento, nada que involucre -ni roce siquiera- a la jefa de los fiscales.

El proceder contra Julio De Vido muestra -por decirlo de algún modo- improlijidades semejantes. En junio de 2016 la Cámara de Diputados, a través de un proyecto del ubicuo -cuando se trata de atacar al kirchnerismo- diputado Pablo Tonelli, aprobó un pedido de allanamiento a la vivienda del ex Ministro de Planificación. No trascendió si el mismo se llevó a cabo y en ese caso cuál fue el resultado. Se conoció hoy que por orden judicial se procedería a abrir cajas de seguridad pertenecientes al legislador privado de fueros. Es legítimo preguntarse si había que esperar hasta este momento para hacerlo, ya que las causas llevan años.

El inefable Jorge Asis tuvo, en el programa de Fantino, una intervención memorable. Se refirió a la “tonalidad” del tratamiento que se le da al tema de la detención de De Vido donde señala “distintos niveles de encarnizamiento, ensañamiento, monotonía, que en la práctica... banaliza bastante la comunicación”. “Lo más riesgoso de toda esta euforia... muchachos, cuidado, que se prepara un sigiloso tiempo de revancha.

No se puede legitimar esto solamente porque el país está pintado de amarillo, señaló.

Si hay algo que la justicia no puede dejar de tener es ecuanimidad y templanza. Y nuestro poder judicial no parece estar mostrando esas cualidades.

¿Puede encogerse de hombros cuando un presidente modifica por decreto una ley para beneficiar a un pariente, quien luego exhibe sin que se le mueva un pelo una asombrosa fortuna que es corrupta por definición?

¿Y puede caer una y otra vez en una cruzada contra la ex presidenta y otros funcionarios, cuando cinco jueces -y hasta la prensa amiga en su momento- no solamente no encontraron delito alguno sino que las presuntas pruebas aportadas por los denunciantes no resistían el menor análisis, y para colmo a cargo de un juez que había sido desplazado de una causa conexa por encubrimiento?

Volviendo a la prensa, Infobae publica hoy una entrevista a Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, y la titula con palabras del entrevistado: “Es esperanzador que este Gobierno permita debatir la pobreza, la gestión pasada la negaba". Y lo hace aunque Salvia sostiene en el reportaje que "Tenemos un gobierno que toma en cuenta la existencia de la pobreza pero que en su primer año de gestión tomó un conjunto de medidas que inevitablemente produjo más pobreza", para agregar más luego que en la actualidad "los pobres están más lejos de salir de la pobreza que en el 2015" aunque (contradiciéndose a sí mismo si la cita es verdadera) alegue que "La tendencia es que la pobreza se reduzca".

La venganza nunca es recomendable. No lo es aunque resulte de una exageración en la reparación de la injusticia. Ojalá las palabras de Asis sirvan para llamar a la reflexión a aquellos que actúan como desaforados.

Te puede interesar