Fue la derrota de la estúpida soberbia

EDITORIAL Por
El peronismo por estas horas se pregunta cuál fue la causa de semejante derrota, quizá si comenzarán a pensar en que es ser soberbio encuentren las respuestas que buscan
multimedia.normal.9a66ebd4d3fb67e6.6e6f726d616c2e6a7067

Ayer pasadas las 22 en el partido Justicialista eran todas caras largas, de desazón, de angustia, de desconcierto, de descreimiento y por sobre todo de bronca.

Esa bronca que expresaban es el más fiel reflejo del pensamiento de un grupo de personas que siempre se manejaron con soberbia y como patrones de estancia.

Salvó PARRA, que abiertamente nunca pudo disimular sus grandes diferencias con los que ocasionalmente fueron sus compañeros de lista, el resto aún sigue pensando que los equivocados son los ciudadanos y se sienten traicionados por ellos.

Siempre se manejaron con soberbia y nunca diferenciaron lo público de lo privado.

Se creyeron dueños absolutos de la ciudad y actuaron como tal y eso la gente lo percibió, lo sufrió y por ello los castigó.

Ahora vendrán tiempos de maquillaje político, de frases de ocasión y de acciones no genuinas.

Afortunadamente el ciudadano es maduro y piensa. Premia y castiga y por sobre todo se "aprovecha" del momento más sublime que tiene en Democracia: El ejercicio del voto.

Ese es el arma más potente y letal que tiene la gente  y por lo visto aprendió a usarla.

A partir de ahora los soberbios, los autoritarios, los que ningunean a quienes no piensan como ellos y por sobre todo, los que hacen uso y abuso del poder que alguna vez les concedieron, saben que el castigo del voto popular está a la vuelta de la esquina.

Algunos aprenderán y cambiarán, otros lo intentarán y también están los que nunca admitirán sus errores y seguramente dejarán de ser una opción en democracia y morirán en su propia salsa o en su idiota soberbia 

Te puede interesar