Al Gobierno ya no le preocupa la tapa del lunes, sino la del domingo

OPINIÓN 20/10/2017 Por
En Casa Rosada descuentan una victoria amplia en el plano global. Pero también se preguntan por cómo será la tapa. No la del lunes, sino la del domingo
cc201017e005f07_crop1508464203826.jpg_258117318

En la previa a la PASO del 13 de agosto, la principal preocupación del Gobierno era saber qué iban a publicar las tapas de los diarios el lunes. "¿Van a resaltar el triunfo nacional o titulan con la derrota bonaerense?", se preguntaban, y trasladaban esa duda a cada uno de los periodistas de medios gráficos acreditados en Casa Rosada. El curso del comicio, muy favorable para Cambiemos a nivel país y provincia, terminó desactivando esa señal de alerta.
Más de dos meses después, en la víspera de la general legislativa del domingo, la situación cambió. En Casa Rosada descuentan una victoria amplia en el plano global y en territorio bonaerense. Pero también se preguntan por cómo será la tapa. No la del lunes, sino la del domingo.

La aparición de un cuerpo en el río Chubut, hace ya casi 72 horas, cambió el clima electoral en cada uno de los frentes que competirán. La posibilidad de que se trate de Santiago Maldonado obligó a suspender la campaña y, en el caso de Cambiemos, a replantear cómo se va a organizar el búnker en Costa Salguero. En caso de haber celebración, será con un perfil bajo, bien diferente a los festejos de agosto, o a los de cada triunfo del PRO. Volarán menos globos, y la música no sonará tan fuerte. En esos detalles trabajan por estas horas quienes se ocupan del armado del domingo.

El peor escenario para el Gobierno, si bien no lo reconoce públicamente, es que entre hoy y mañana se revele la identidad del cuerpo. Si se trata de Maldonado, una vez que lo confirmara el juez Gustavo Lleral, obligará a Marcos Peña y Germán Garavano -si son finalmente ellos los designados- a dar una conferencia de prensa que vienen evitando desde el martes. "No podemos salir a hablar cuando no está clara la identidad del cuerpo", explican fuentes ejecutivas.

Que el caso Maldonado dé otro salto en la previa al domingo implica que también Mauricio Macri tenga que referirse al mismo. Cuando esa mañana vaya a votar a la escuela número 16 de Palermo, el Presidente se encontrará con periodistas que, seguramente, lo consultarán por ese tema. A Macri siempre lo incomodó. En casi tres meses, solamente se refirió a la desaparición del joven de manera breve o haciendo alusión indirecta, en un par de oportunidades. Un escenario oficial con Maldonado muerto, lo obligaría a tener que responder sin evasivas.

Otras variables en la previa a la elección son relativizadas desde Balcarce 50, como por ejemplo, la situación de Julio De Vido. "Es una mancha más al tigre, no mueve la elección", deslizan. Para Macri, sus funcionarios más cercanos y el consultor Jaime Durán Barba, el quiebre judicial, con impacto posterior en el voto, fue cuando José López apareció en un monasterio tirando bolsos con casi u$s 9 millones en efectivo, a mediados de 2016. Lo que vino después, creen, fue consecuencia de la indisimulable corrupción durante 12 años de kirchnerismo.

En el Gobierno esperan también que una victoria el domingo apuntale las buenas expectativas económicas. El día después de la PASO, la cotización del dólar bajó cincuenta centavos y equilibró buena parte de la fuerte suba que había tenido el mes anterior. El anhelo pasa ahora por evitar que la inflación supere el 22% a fin de año.

Fuente: Cronista

Te puede interesar