El trimestre tendrá un piso de inflación de 1,5% por los aumentos de las tarifas

ECONOMÍA Por
Las consultoras advierten que el proceso de desinflación quedó paralizado desde junio. Los más duros le piden al BCRA más dureza monetaria y menor laxitud fiscal
cc161017e004f08.jpg_258117318

El proceso de desinflación se frenó con el semáforo en rojo y los ajustes tarifarios pendientes para el tramo final del año sumarán cerca de 1,5 puntos porcentuales al Índice de Precios al Consumidor (IPC), según los análisis de las consultoras económicas publicados en los últimos días.
"Los ajustes de tarifas seguirían demorando el cumplimiento de las metas de inflación", tituló Ecolatina su informe publicado ayer. Para la firma dirigida por Lorenzo Sigaut Gravina, "la corrección del atraso tarifario es el principal enemigo de la desinflación". Con la vista puesta en el Banco Central (BCRA), que mantendría el actual nivel de tasas, Ecolatina consideró que "como consecuencia de nuevos aumentos de bienes y servicios regulados para los últimos tres meses del año, no parece que esto sea suficiente para reducir la inflación a 1% promedio mensual en el cuarto trimestre".

El economista Federico Muñoz indicó que "la actual inflación anual cercana al 24% sigue siendo uno de los registros más bajos desde 2011, aunque con una gran diferencia respecto a la dinámica que mostraban los precios hasta el 2015". No obstante, valoró que "por entonces se reprimía la inflación mediante los retrasos cambiario y tarifario y hoy, en cambio, tienden a corregirse estas distorsiones de precios relativos".

Economía & Regiones, la consultora a cargo de Diego Giacomini, señaló que en el último mes (septiembre, con 1,9% de inflación) "fueron determinantes los efectos de las inundaciones sobre los productos frescos, y el ingreso de la indumentaria de primavera-verano, que provocaron alzas de 4% en los productos estacionales".

Pero más allá de los factores que elevaron los precios en el tercer trimestre, lo que están advirtiendo ahora los economistas de distintos orígenes es que la inflación núcleo se mantiene alta y no parece descender. "El proceso de desinflación está totalmente abortado, porque la inflación mensual no baja desde julio de 2016. El índice subyacente promedia 1,7% mensual tanto en el segundo semestre del año pasado como en los primeros 8 meses de 2017", dice E&R.

Muñoz, por su lado, aseguró: "El proceso de desinflación ha perdido impulso y se ha frenado la desaceleración en la inflación subyacente".

El jueves pasado, minutos después de conocerse los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), ACM apuntó que "la inflación continúa acelerándose desde junio y parece coincidir con un mayor dinamismo de la actividad", en referencia al repunte en los créditos y el consumo. Sin embargo, y a diferencia de sus pares, la consultora señaló que las variaciones en el tipo de cambio en plena campaña electoral hasta las PASO pudo haber tenido un traslado a precios (pass through) con un leve retraso temporal.

Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, respondió: "Los últimos tres meses de 2017 van a sumar entre 4,5 y 6 puntos porcentuales por todo concepto. Hace varios meses que la inflación core no baja de 1,5%".

Con todo, las autoridades del BCRA saben que ahora no pueden hacer nada para frenar los precios en el último trimestre del año y apuestan a que el moderado sesgo contractivo tomado en abril empiece a impactar en los primeros meses de 2018.

Como es usual, los economistas advirtieron que mientras siga la "descoordinación" entre las políticas monetaria y la fiscal, la inflación tardará algunos meses más en perforar el 1% mensual. "El consenso de los analistas reclama menos gradualismo en el esfuerzo de austeridad", dijo Muñoz.

Fuente: Cornista

Te puede interesar