12 claves que preocupan más allá de octubre

POLÍTICA 02/09/2017 Por
Los encuestadores que consulta Jaime Durán Barba le han identificado una coyuntura muy favorable a la Administración Macri en la mayoría de los distritos electorales. Sin embargo, también advierten que es la espuma de la ola, y que esto bajará un poco hacia octubre
milei
El nivel de frustración ha caído con relación a diciembre’16 (-47%) y junio’16 (-68%), con lo cual muestra que el derrape del consumo viene cediendo

1. "(...) El gobierno va a llegar a las elecciones de octubre transitando el mejor momento en materia de nivel de actividad económica. Y el tercer trimestre va a ser mejor que el segundo. (...) En el acumulado en los primeros seis meses del año el nivel de actividad presentó una suba del +1,6% si lo comparamos con igual periodo de 2016. En pocas palabras, el nivel de actividad viene mejorando desde inicios de año, con un segundo trimestre mejor que el primero; y un tercero que será todavía mejor que el segundo. (...)".

2. "(...) El nivel de actividad está mejorando y lo seguirá haciendo en el corto plazo, pero Argentina está rebotando, no creciendo. Es decir, el nivel de actividad mejora con respecto a sus niveles pasados recientes, pero todavía no se puede hablar de crecimiento económico. Crecimiento es otra cosa. En un proceso de crecimiento económico se dan una serie de acontecimientos que, al menos por ahora, todavía no tienen lugar. (...)".

3. "(...) En otras palabras, en 2017 hay una mejora del nivel de actividad que se debe más que nada a la baja base de comparación (crisis 2016).Algo similar aconteció en 2015 y 2013, cuando la economía se recuperó de las contracciones de 2014 y 2012; respectivamente. Sin embargo y al menos hasta junio pasado (último dato oficial del EMAE del INdEC), la actual recuperación es más lenta y suave que los rebotes de 2015 y 2013; respectivamente. (...)".

4. "(...) La actual recuperación es más lenta y suave que en 2015 y 2013 fundamentalmente por lo anemia del consumo, que se recupera a un ritmo muy inferior que en las dos anteriores oportunidades. (...) Por el contrario, el nivel de actividad del campo es mejor en 2017 que en 2015 y 2013. Lo que sucede es que en 2015 y 2013 hubo un fuerte rebote de la actividad del campo, ya que 2012 y 2014 habían sido pésimos años. (...)".

5. "(...) El crecimiento económico es una película de largo plazo. Se necesita sí o sí altos niveles de inversión para generar un proceso de crecimiento que se sostenga en el largo plazo. Hay crecimiento si se acumula capital (maquinarias) de manera que se incremente la relación capital / trabajo (mano de obra). El aumento de la proporción capital / trabajo mejora la productividad y “crea” puestos de trabajo, empujando hacia el alza la tasa de actividad y el empleo dentro de la fuerza laboral. Crece la oferta agregada, mejoran los salarios y se expande la demanda agregada. Claramente, este proceso no ha comenzado todavía en la economía argentina, por ende, es prematura hablar de crecimiento económico. (...)".

6. "(...) únicamente cuatro sectores presentaron mejor comportamiento en el primer semestre de 2017 con relación a igual periodo de 2015 y 2013. Por un lado, encontramos las Actividades Inmobiliarias, Empresariales y de Alquiler que crecieron +2,8% a/a en 2017, gracias a la eliminación del cepo cambiario que afectaba las compraventas, mientras habían crecido un +2,1% en 2015 y +0,2% en 2013. También crecieron más hoteles y restaurantes (+3,1% en 2017 contra +1,4% en 2015 y +0,2% en 2013) y Transporte y Comunicaciones (+3,8% 2017 contra +1,8% en 2015 y +2,2% en 2013). Finalmente, el fuerte impulso de la obra pública permitió que en los primeros seis meses de 2017 la Construcción crezca +5,9%, muy por encima del +1,5% del 2015 y la caída del +0,6% de 2013. (...)".

7. "(...) hay seis sectores que presentaron peor desempeño en 2017 que en las restantes recuperaciones. Algunos de los mismos se relacionan con el consumo como los servicios de salud, enseñanza y el comercio mayorista, minorista y reparaciones. Otros indicadores de consumo también señalan que 2017 tiene un peor comportamiento que las recuperaciones anteriores. Las ventas minoristas de CAME se contrajeron -2,8% en los primeros siete meses 2017, contra una baja del -2,5% de 2013 y en sentido contrario a una suba del +1,9% de 2015. (...) explotación de minas y canteras, administración pública y defensa y agricultura, ganadería, caza y silvicultura se encuentran entre los sectores con peor desempeño que en las recuperaciones de 2015 y 2013.(...)".

8. "(...) El nivel de ventas (reales) en shoppings, supermercados y comercios minoristas (CAME) es menor en 2017 que en 2015 y 2013; respectivamente. Paralelamente, tanto supermercados, shoppings como comercios minoristas siguen presentando caídas interanuales en el acumulado de los 6 y 7 primeros meses del año; respectivamente. (...)".

9. "(...) La frustración de los agentes económicos es cuantificada objetivamente por el Índice de Frustración Giacomini / Milei (IFGM). De acuerdo con las estimaciones del IFGM, los agentes económicos presentan un nivel de frustración un +38,3% más elevado cuando se compara junio’17 contra junio 15. Sin embargo, el nivel de frustración ha caído con relación a diciembre’16 (-47%) y junio’16 (-68%), con lo cual muestra que el derrape del consumo viene cediendo y también es esperable cierta mejora durante los próximos meses. (...)".

10. "(...) De acuerdo con nuestras estimaciones, si el PBI cerrara el año con una variación positiva de +2,3% en 2017, entonces quedaría un arrastre estadístico de +0,3 puntos porcentuales para 2018, permitiendo que el nivel de actividad arrancase (a diferencia de 2017 cuando el arrastre había sido negativo en -0,5%) con un piso positivo el próximo año. (...) la pregunta del millón es: ¿Qué sucederá con el nivel de actividad en 2018?De acuerdo con nuestra visión, no hay que adelantarse. Hay que esperar y ver si el gobierno después de las elecciones comienza a encarar las reformas estructurales que nuestra economía necesita. (...)".

11. "(...) Se necesitan reformes estructurales que devuelvan competitividad al sector privado de manera de incentivarlo a ganar dinero, para así estimular la inversión y la creación de empleo. En palabras concretas, el gobierno tiene que aplicar reformas que reduzcan el tamaño del Estado y su gasto, bajando el déficit fiscal y la presión tributaria. También hay que desregular el mercado laboral y el comercio (internacional y doméstico).

Estas reformas estructurales pueden no hacerse, pueden encararse tibiamente o pueden ser efectivamente llevadas a cabo. Sin reformas, la caída del PBI per cápita y el empobrecimiento ganarían terreno. En este sentido, sólo basta recordar que el PBI per cápita cae -7% cuando se compara 2016 contra 2011. Sin embargo, no creemos que el actual gobierno no haga nada de nada con el tema reformas, por lo cual pensamos que es poco probable que en 2018 el PBI caiga fuertemente como aconteció en 2014 y 2016. (...)".

12. "(...) creemos que lo más probable es que el gobierno aplique sólo reformas tibias e insuficientes, lo cual, a fuerza de tomar más deuda para financiar el déficit fiscal, le permitiría salir del ciclo político el año próximo evitando caer en una variación negativa del PBI en el año post electoral de 2018. Seguramente, esta variación positiva (+2,0%/1,5%) sería vendida como un escenario superior al de 2014 (-2,4%) y 2016 (-2,3%), lo cual es cierto. Pero en realidad, la Argentina estaría desaprovechando la oportunidad de crecer “en serio”. Peor aún, Argentina seguiría endeudándose para mantener el PBI per cápita constante. En otros términos, estaríamos comprometiendo los impuestos futuros sólo para que el PBI per cápita no caiga, lo cual es mediocre. (...)".

La pregunta del millón es: ¿Qué sucederá con el nivel de actividad en 2018? (Gráfico E&R).

Urgente 24

Te puede interesar