¿LOS PARTIDOS POLÍTICOS? YO TE EXPLICO

EDITORIAL 31/08/2017 Por
El jefe de un gobierno ultraliberal te sugiere que es desarrollista. Su principal asesor dice que representa a la nueva izquierda. Un peronista alega que el kirchnerismo encarnaba un populismo berreta y que lo mejor que pueden hacer sus partidarios es votar a Cambiemos
urnas

Isaias AbrutzkyIsaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

Tradicionalmente, a los argentinos nos resultaba difícil explicar el peronismo. Y si llegamos a tener una idea más o menos expresable antes de Menem, después toda la construcción mental al respecto se vino abajo.

Lo bueno era que sabíamos qué era el radicalismo. Había sí, lineas internas, que marcaban un clivaje, pero más o menos uno se ubicaba. Las cosas se aclararon un poco más cuando quedaron por un lado la Unión Cívica Radical del Pueblo y por el otro la Intransigente, que luego devino en el Movimiento de Integración y Desarrollo, de Frondizi y Frigerio, ideológicamente orientada por este último.

Ahora, los que intentamos entender el sistema político argentino nos enfrentamos a ampliados desafíos: no podemos categorizar a ninguno de los partidos o los frentes que participan. Ya teníamos en cartera al kirchnerismo, y para agrandar la confusión llegó el macrismo.

Para la gente del ala izquierda del espectro, tómese a Del Caño y Bregman como ejemplos, kirchnerismo y macrismo son poco menos que la misma cosa. Por eso impulsaron a sus seguidores a votar en blanco en 2015. Sus votos hubieran podido encumbrar a Scioli en vez de Macri, pero no están arrepentidos de su decisión. Daba lo mismo.

Los radicales se habían teñido de socialdemocracia con Alfonsín pero votaron luego a un conservador tirando a filo-oligarquíco como De la Rúa. Hoy se identifican más con la imagen del hombre de Chascomús que con la del cordobés aporteñado, pero políticamente están más cerca de este último.

Sea como fuere, no hay duda de que el radical, un partido nacionalista, popular, con pocas pero algunas hebras de izquierda, hoy está volcado al neoliberalismo. La mayor parte de los radicales está cómoda con la política de Cambiemos y si algunos protestan es más porque no le dan lugar en las listas que por disidencia ideológica. Un puñadito se volcó al kirchnerismo.

El macrismo nace desde los colores azul y oro de Boca, y ese enclave sirvió para encumbrar a su mentor a la Jefatura de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Podemos coincidir en que la CABA es bastante diferente de cualquier otra municipalidad argentina. Por un lado tiene rango similar al de una provincia y por otro tiene una economía órdenes de magnitud superior. Pero el PRO no dejaba de ser un partido local, y sus candidatos solían hacer proselitismo ofreciendo arreglar las veredas y recoger eficientemente la basura.

Hay una visión según la cual el macrismo llegó al poder por una suma de circunstancias favorables, una conjunción de los astros que pocas veces se produce. Podemos citar el escaso crecimiento de la economía en 2015, la poca convicción de los partidarios del FPV respecto del candidato elegido para suceder a Cristina y la omnipresente fuerza internacional del establishment, deseosa de terminar con el ciclo de gobiernos progresistas en la región.

Y es innegable la influencia de la idea de los kirchneristas de que un partido municipal, sin estructura territorial fuera de la Ciudad de Buenos aires no podría constituirse en un rival digno de tenerse en cuenta.

En definitiva, Mauricio Macri sería meramente el producto de circunstancias aleatorias.

Pero esa forma de ver el singular fenómeno político que es Cambiemos no es única. Para José Natanson, Director de El Dipló, en las PASO “Cambiemos desplegó una campaña profesional que se ajustó a lo que Jaime Durán Barba define como 'disciplina estratégica' ...Sin embargo, hay algo más que una simple habilidad táctica detrás del triunfo del macrismo, que el domingo pasado logró consolidarse como la fuerza más votada a nivel nacional, mejoró su performance respecto del 2015 y derrotó al peronismo en bastiones históricos”.

Para este analista Cambiemos “expresa una nueva derecha: democrática, dispuesta a marcar diferencias económicas con la derecha noventista, y socialmente no inclusiva pero sí compasiva”.

Y él expone estas ideas en un artículo que -justamente- se titula “El macrismo no es un golpe de suerte”.

Sean cual fueren las causas que lo llevaron al poder y a mantener su caudal electoral, el modo más común en que se lo etiqueta dice que es un partido de ricos para ricos, conservador, neoliberal. Sus voceros, por supuesto, salen a descalificar esas formas de considerarlo.

No gobernamos para los ricos sino para todos; hemos aumentado la ayuda social, etc., etc. Durán Barba en abril de 2015 declaró que el PRO: “es un partido de la nueva izquierda”

Octavio Frigerio, padre del actual ministro del interior, que conduce un espacio denominado Movimiento Peronismo para el Desarrollo trabaja para darle apoyo electoral y político a Cambiemos. Él trata de que los peronistas se vuelquen al macrismo:

“Al peronista le digo que vote a Cambiemos, porque ninguna de las expresiones que se dicen peronistas tiene, desde el punto de vista de su propuesta, genuinidad peronista”

Uno, perplejo, se pregunta: ¿entonces está diciendo que Macri es más genuinamente peronista que Cristina, o que Randazzo?

Sigue Frigerio: “el corte de boleta en el Conurbano va a ser masivo. Además la polarización va a acentuarse.... porque no hay nada más contradictorio que este populismo berreta, que esta fábrica de pobres que en definitiva fue el kirchnerismo, y la propuesta de un gobierno como el de Cambiemos que se propone recrear condiciones de producción y de empleo”.

Se propondrá, pero hasta ahora solamente logró bajar la producción y aumentar la pobreza y el desempleo.

¿Entendió lector? Yo, después de escribir esto, entiendo todavía un poco menos que antes. Nos queda citar a Discépolo: vivimos revolcados en un merengue
y en el mismo lodo todos manoseados.

Lo único que está claro es que, hasta el fin de 2015 los argentinos de escasos recursos llegaban sin embargo al autito, al celular, a salir de vacaciones (González Fraga) y comían barato (Ministro Frigerio). Hoy, muchos de aquellos buscan comida en los contenedores de basura de las calles.

Te puede interesar