La inflación golpeó más a los sectores de menores ingresos

OPINIÓN 27/08/2017 Por
Un trabajo del CPCE analizó la estructura de consumo de los diferentes segmentos y el impacto de los precios cambia en cada nivel

Inflación en baja pero sin cumplir con la meta fijada por el gobierno del 17%. En el caso de Córdoba, el capítulo mayor de aumento es de electricidad y gas -aunque por debajo del registrado en la Capital Federal- y el impacto de la evolución de los precios varía en función del nivel de ingreso. Un trabajo de los economistas del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba (CPCE) señala que el deterioro del salario real impacta en el consumo afectando los niveles de pobreza e indigencia.
Mary Acosta mostró el alto nivel de dependencia de los precios respecto del tipo de cambio: con estabilidad, la tasa de inflación tiende a estabilizarse; en los últimos 10 años la inflación nunca fue menor al 10%. “Es un fenómeno muy complejo de analizar; hay una historia y un fuerte impacto de las expectativas en las que todos tratan de cubrirse de posibles pérdidas”.
José Simonella, presidente del CPCE, agregó que con la alta dependencia de insumos importados que tiene la industria y exportaciones que se componen de productos que integran la canasta alimentaria, es “imposible” que las variaciones del tipo de cambio no se trasladen a los precios.
En el análisis del comportamiento de precios desde diciembre de 2015 a la fecha, se destaca el impacto de los incrementos tarifarios (precios regulados), aunque en la línea de tiempo queda claro que no hay cambios significativos en la inflación núcleo. En el seguimiento de alimentos que hace el Consejo también se destaca el impacto del tipo de cambio en las variaciones.
Abierto por capítulo el indicador, en 18 meses en CABA electricidad y gas acumularon subas de 336% mientras que en Córdoba la suma es del 140% (hubo subas en años en que en la Ciudad de Buenos Aires las tarifas estaban congeladas).
En el primer decil de la población -ingresos más bajos- alimentos y bebidas es el principal gasto. Gasta más que el decil 10 también en indumentario y servicios; los aumentos tarifarios afectan más -en ese marco- a los sectores más pobres. De los cinco rubros más importantes del presupuesto familiar, tres representan más proporción entre los más vulnerables (servicios, alimentos y vestimenta). En el caso de los que más ingresos tienen, el incremento que más sufre es el del transporte. Después del recorte de subsidios, las transferencias quedaron concentrados en el decil 1.
En los sectores medios bajos, el impacto de alimentos se mantiene pero también crecen los otros rubros. Son, precisamente, los deciles que tienen salarios registrados y que sufrieron una pérdida de poder compra importante hasta los primeros meses de este año, donde se habría iniciado una recuperación. Estos son los factores que explican que el nivel de consumo no repunte.
Por sectores, el consumo cayó en productos esenciales como leche y pan o bien hubo un traslado de hábitos, por ejemplo, de carne vacuna a de pollo, que es más barata.
Acosta indicó que las subas ya establecidas de servicios y combustibles para este año -que fueron ratificadas por el gobierno nacional- sumadas al atraso cambiario que incide sobre las expectativas (por ahora contenido con una tasa de interés elevada) condicionan el comportamiento de los precios. “Es complejo que el proceso pueda encausarse en el esquema de metas definido por el Central porque las tarifas y el tipo de cambio van en sentido contrario”.
Para Simonella es muy difícil combatir la inflación con gradualismo: “Es una apreciación que no incluye apreciaciones sobre la posibilidad de aplicar shock con las actuales condiciones sociales”. Insistió con que se trata de un fenómeno multicausal; un factor que en Argentina pesa significativamente es el de las expectativas. “Es muy difícil que los sectores le crean al titular del Banco Central cuando el resto de los ministros dicen otra cosa, con una economía con alto déficit, con un gasto público que no cede. La mayoría de los agentes económicos no creen que (Federico) Sturzenegger tenga razón”.
Guillermo Pizarro agregó que no se pueden dejar de aplicar subas a las tarifas porque hay que reducir el déficit y hacer, además, que la economía crezca.

inflación

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar