Lilita en toples

OPINIÓN 20/08/2017 Por
Por esas cuestiones de la vida, las renovaciones ideológicas dejan a las personas desorientadas en sus actividades diarias
2017-08-17_CARRIO

Por esas cuestiones de la vida, las renovaciones ideológicas dejan a las personas desorientadas en sus actividades diarias. Los últimos días han sido particularmente desconcertantes para el kirchnerismo. Algunos de sus dirigentes que no encuentran el rumbo, como el candidato a senador provincial por Buenos Aires, Marcelo Puella.
En la noche del miércoles empezó a circular un video de una supuesta Elisa Carrió en paños menores. La señora de la filmación se apresta para tomar sol sin corpiño, lo que por supuesto motivó a la viralización de la misma.
Rastreando la fuente se llegó al mencionado Puella, que lo presentó con un mensaje de indignación por la supuesta vagancia de Carrió, más preocupada por broncear sus curvas que por asistir a las sesiones del congreso.
Rápidamente el lilismo planteó el tema de la misoginia del candidato, que en respuesta borró su publicación en twitter y pidió disculpas. Un poco después cambió de parecer y eliminó dichas disculpas. Estas idas y venidas lo dejaron peor parado que al principio: lo ridiculizaron ante los opositores y lo debilitaron ante los propios.
Este sainete reveló los distintos tiempos en los que se mueven los partidos cerca de estas elecciones. En lo que intentó ser una operación de desprestigio se puede ver un grueso error político de falta de olfato. Atacar a una candidata que tres días antes sacó alrededor del 50% de los votos, con algo que no tiene nada que ver con la política, no sólo debilita a quien lo hace, sino que fortalece a quien puede posicionarse como víctima.
La mayor imagen de la contradicción en la que ha caído el kirchnerismo es la de Puella con cara de circunstancia sosteniendo su cartel de “#NiUnaMenos”. Nadie de dicho colectivo salió a criticarlo, pero nadie de su espacio salió a defenderlo. Entre medio, la derrota simbólica de tener que atacar a una mujer por su físico y no por sus propuestas (o por la falta de las mismas).
Quizás en tiempos de Aníbal Fernández en la Jefatura de Gabinete esas cosas pasaran desapercibidas, en un clima de época que premiaba el machismo disfrazado de chicana progresista. En medio del torbellino ideológico que se vive después de las PASO, las acciones de Puella son repudiadas por el grueso de la sociedad, que con el morbo de estos tiempos igualmente hace circular el video.
El clima de esta época está enrarecido, porque el nuevo orden no termina de nacer y el viejo orden no termina de morir. Por eso, en medio de la neblina poselectoral, el kirchnerismo no termina de encontrar el rumbo, tal como el dicho de un turco en la neblina.

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar