Siria bajo fuego: los por qué del ataque de Occidente

INTERNACIONALES 14/04/2018 Por
EE.UU., Francia y Reino Unido creen que, tras los ataques a civiles con armas tóxicas, el gobierno de Al-Assad alcanzó el "punto de no retorno".
bombardeos-en-siria-228408

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó este viernes el inicio de ataques "de precisión" contra múltiples objetivos en Siria, en una operación coordinada con Francia y el Reino Unido. El objetivo del ataque, según dijo Trump en un mensaje emitido a todo el mundo, es "establecer una firme contención" a la capacidad siria de "producir, diseminar y utilizar armas químicas".

"Estamos preparados para sostener esta respuesta hasta que el régimen sirio cese de utilizar agentes químicos prohibidos", dijo el mandatario. Trump aseguró que el pasado sábado el gobierno de Al Asad "utilizó armas químicas para masacrar civiles inocentes cerca de la capital", un acto que definió como "despreciable y maligno".

El ataque químico sobre la población civil en Duma, uno de los últimos bastiones opositores al régimen de Assad, cerca de Damasco, le costó la vida a unos 150 civiles y dejó 1.000 heridos el pasado sábado. Estados Unidos anunció esta semana que el autor del ataque de Duma “pagará un alto precio”: “Si fue Rusia, si fue Siria, si fue Irán, si fueron todos juntos, lo vamos a resolver”, escribió el presidente Donald Trump, quien canceló su participación en la Cumbre de las Américas.

Siria está en estado de alerta en todo el país y evacuaron varias bases militares después de las amenazas de ataque por parte de Estados Unidos, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. "El Ejército sirio se encuentra en estado de alerta en todos los aeropuertos militares, grandes bases militares en Damasco y el extrarradio, en Homs, así como en las regiones costeras de Latakia y Tartus, por miedo a un posible ataque por parte de Estados Unidos y otros países", dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, calificó como “provocación” las acusaciones y las atribuyó a una "campaña antirrusa" de Occidente para transmitir que Moscú respalda el uso de armas químicas contra civiles en Siria. Además, dijo que especialistas militares rusos investigaron el lugar de los hechos y no hallaron rastro de gas cloro.

Rusia y Siria acusaron a la Fuerza Aérea israelí del ataque, afirmando que dos aviones de combate F-15 israelíes dispararon ocho misiles contra el aeropuerto militar T4 desde espacio aéreo libanés, afirmó la Defensa rusa. En tanto, Siria advirtió a Israel sobre las "peligrosas consecuencias" del ataque químico y afirmó que no hubiera sido posible sin el apoyo de Estados Unidos.

En la antesala de la reunión, el alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad al Hussein, afirmó esta semana en Ginebra que "la condena verbal es clara y enormemente insuficiente". "El mundo -y en particular los países con derecho a veto en el Consejo de Seguridad- tienen que despertarse, y despertarse rápido, al daño irreparable que se está inflingiendo a una de las normas más importantes para el control de armas y la prevención del sufrimiento humano", dijo.

"Francia hará todo lo que esté a su alcance contra la impunidad química", aseguró el embajador francés François Delattre. También el Reino Unido condenó el ataque y pidió investigar lo ocurrido. En caso de que se confirme el uso de gas tóxico contra la ciudad siria, "este sería otro ejemplo de la brutalidad del régimen de Assad y su descarado desprecio por su propio pueblo", dijo la primera ministra británica, Theresa May.

El Gobierno alemán también expresó la sospecha de que Damasco esté detrás del ataque: "Los responsables por el uso de gas tóxico, por el bombardeo de infraestructura médica civil tienen que rendir cuentas", dijo el portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert. "Y las circunstancias apuntan también en esta ocasión al régimen de Assad".

Hubo, sin embargo, importantes voces en contra este viernes tras los ataques. En la ONU, el secretario general, Antonio Guterres, formuló un dramático llamado a todas las partes involucradas a actuar con "responsabilidad" para evitar que se agravara un conflicto ya catastrófico. Dijo que era imperioso evitar una "escalada militar total" en Siria, situación que atribuyó en parte a la "incapacidad de encontrar un compromiso para establecer un mecanismo de investigación" sobre lo ocurrido en Duma.

Sin embargo, las decisiones se precipitaron después que el Departamento de Estado dijera poseer "pruebas" de que efectivamente el gobierno sirio había utilizado un arma química en la región de Duma. En el Consejo de Seguridad de la ONU, François Delattre, apuntó que era necesario "detener la escalada química" en Siria, y subrayó que Naciones Unidas no podría "permitir que un país desafíe al Consejo de Seguridad y al derecho internacional". Delattre añadió que Francia "asumirá la responsabilidad", y apuntó que el gobierno sirio había alcanzado un "punto de no retorno".

Fuente: Perfil

Te puede interesar