Senado intenta RCP a reforma laboral con guiño a obras sociales

POLÍTICA 13/04/2018 Por
La iniciativa que analiza Federico Pinedo reflota la idea de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud, que determinará qué medicamentos y procedimientos quirúrgicos deberán ser obligatorios
not_918119_12_223933_m

La regulación de procedimientos y servicios por fuera del Programa Médico Obligatorio (PMO), motivo de un descontrolado boom de juicios contra obras sociales y prepagas, estuvo en la agenda del Gobierno desde que asumió Mauricio Macri: en 2016, Casa Rosada envió un proyecto que logró dictamen pero nunca llegó al recinto; en 2017, estuvo dentro de la también dinamitada reforma laboral. Ahora, el presidente previsional del Senado, Federico Pinedo (PRO), cranea un nuevo texto e incluso intentará pegotear a bloques de la oposición para avanzar con esta iniciativa.

El proyecto en cuestión reflota la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud (AGNET), que determinará qué medicamentos y procedimientos quirúrgicos deberán pertenecer al conjunto de prestaciones cubiertas por el sector público y por el Programa Médico Obligatorio (PMO). En 2016, la ley fue defendida en el Senado por el hoy exministro de Salud Jorge Lemus.

La iniciativa también recibió en ese entonces un guiño de la CGT: el líder del gremio de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, dejó claro ese año que la falta de una agencia de ese tipo "ha llevado a que la Justicia, vía amparos, imponga a las obras sociales tener que cubrir por fuera del PMO muchas tecnologías sin la evidencia de su utilidad". El dictamen generó ruido en el otrora bloque Frente para la Victoria-PJ -hoy finalmente separado- vía la jujeña Liliana Fellner, hermana del reciente aprisionado exgobernador, Eduardo Fellner.

El ultrakirchnerismo que estaba dentro de la bancada que comandaba Miguel Pichetto apareció con un dictamen de minoría y acusó al Gobierno de querer "crear una agencia similar a la que funciona en Colombia, donde ahora está privatizado el 99,9% de la salud".

También advirtió el cristinismo que la ley permitiría "la participación de corporaciones de medicamentos" en la definición acerca de qué ingresará o no al PMO, en connivencia con Casa Rosada y los gremios, porque "será el Ejecutivo quien nombre los cargos, ya que no harán ninguna audiencia pública". Sin embargo, reconocieron la necesidad de "mejorar las tecnologías y los precios de los medicamentos".

Con Fellner fuera de la Cámara -su mandato expiró con el recambio legislativo del 10 de diciembre pasado- tomó poder para esta ley una de las principales terminales del gremialismo en el Senado, el peronista pampeano Daniel Lovera. "Vamos a discutirlo la semana que viene y tal vez lo presentemos. Pueden haber firmas bipartidistas", manifestó anoche Pinedo a Ámbito Financiero.

El dictamen de mayoría de 2016 planteaba que la dirección y administración de la AGNET estaría a cargo de un directorio "integrado por cinco miembros de probada idoneidad en la materia y de reconocido prestigio profesional, uno de los cuales será representante del Consejo Federal de Salud (Cofesa), elegido entre las provincias" que adhieran a la ley.

Por otra parte, trasladaba al Ejecutivo la potestad para designar al presidente, al vice y a tres directores que durarían cuatro años en sus funciones, pudiendo ser reelegidos por única vez y por igual período, aunque con la cláusula de no "haber participado patrimonialmente en ninguna entidad o institución dedicada a la venta y/o fabricación de tecnologías de salud, durante los tres años previos a su designación".

Fuente: Ámbito

Te puede interesar