Artilugios de Dujovne y Caputo para cumplir metas fiscales

POLÍTICA 09/04/2018 Por
Operan como si fueran gerentes financieros de bancos o empresas multinacionales. Sin trampa pero con ingenio maquillan los números fiscales y así podrán mostrar a fin de año un sobrecumplimiento
not_917538_08_222308_m

Los números fiscales del primer bimestre denotan cierto esfuerzo para contener el gasto primario (más allá de cierta postergación de pagos) y así mostrar una reducción del déficit primario. Claro que también la buena recaudación hizo lo suyo. Pero así y todo, el Gobierno de Cambiemos, al igual que sus predecesores, no deja de recurrir a la contabilidad creativa para mostrar mejores números fiscales. Es así, quizás fieles a su estirpe financiera, como los ministros de Hacienda y de Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, respectivamente, aplicaron criterios y artilugios tal como los mejores tesoreros de las multis. No se trata de trampas pero sí operaciones contables y financieras que al fin y al cabo les permiten acercarse no solo a las metas fiscales de este año sino, incluso, sobrecumplirlas, tal como les adelantó Caputo a sus excolegas de Wall Street, el mes pasado en Nueva York. Por ello, no sorprende ahora que Caputo adelantara en enero gran parte de las colocaciones de deuda del año en los mercados internacionales. Si bien este movimiento se asoció a la rapidez de reflejos del ministro de Finanzas descontando mayores tasas de interés internacionales, ahora también se especula con que también estuvo relacionado a una estrategia contable y financiera. Porque precisamente el Tesoro no tiene en el primer trimestre del año ingentes necesidades de financiamiento que justificaran semejante colocación en enero pasado (u$s9.000 millones).

¿Que ideó el binomio de Economía? Por un lado echa mano a las Rentas a la Propiedad cobradas para mejorar el resultado primario, y por otro diseñó canjes de deuda para bajar el gasto en intereses. Casi un movimiento de pinzas sobre los ingresos e intereses, que tuvo, por un lado, su correlato en el fuerte crecimiento de los depósitos a plazo fijo del Tesoro en estos meses.

Con relación a las Rentas de la propiedad vale señalar que en el kirchnerismo se incluía todas las rentas incluso las que solo se devengaban contablemente (como las utilidades del BCRA). Alfonso Prat Gay las eliminó y Dujovne adoptó criterios intermedios, que incluyen algunas del Fondo de la ANSeS (FGS) y de los fondos colocados en el Banco Nación.

Lo que hicieron básicamente fue adelantar la venta de divisas del Tesoro (captadas en el exterior) al BCRA y con esos pesos llevarlos al BNA y colocarlos en depósitos a plazo fijo. De modo que los intereses pagados por esas colocaciones a plazo van a nutrir los ingresos vía Rentas de la propiedad. De esta forma mejoran el resultado primario del fisco. Para el Estudio Broda estas operaciones representarán este año ingresos adicionales por un 0,2% del PBI. MacroView estima que Rentas aportará $95.000 millones este año. Al respecto vale señalar que en realidad el Gobierno no hace otra cosa que tapar un agujero pero agranda otro. Porque Hacienda soslaya el impacto de los intereses pagados por el BCRA en su esfuerzo de esterilización al tener que colocar Lebac para aspirar el excedente de pesos emitidos por la compra de dólares al Tesoro.

El segundo artilugio consiste en dos canjes de deuda al BCRA y al BNA para eliminar de las cuentas fiscales la carga de intereses pagados por dichas tenencias. Tanto Broda como MacroView estiman un ahorro de 0,4% del PBI, lo que le permitirá al Gobierno acercarse a su estimación de pago de intereses de 2,1% del PBI. Por un lado, el Tesoro le canjeará al BCRA tres series de bonos en dólares emitidos por el swap dediciembre 2015 (u$s13.700 millones) que devengan cupón de 7,8% promedio por bonos cupón cero. Mientras que al BNA le canjearán (según el Boletín Oficial) el Bonar 2019 en pesos suscripto en 2017 ($86.500 millones) que tiene un cupón de Badlar más 100 puntos, por un bono con menor tasa (17,7% anual) que capitaliza y se abona al momento de su amortización. El Gobierno tenía presupuestado pagar intereses por $315.000 millones y ahora pagaría $270.300 millones. De ahí el 0,4% PBI de mejora.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar