Las Bahamas, el paraíso descubierto

TURISMO 08/04/2018 Por
El archipiélago ofrece mar turquesa y playas blancas, potentes bebidas y exquisita gastronomía, megahoteles y casitas con flores. Y, sobre todo, una historia tan rica y extensa como la de América.
Bahamas_Hero%202

La particular palmera con curva y contracurva en la playa del hotel Atlantis es parada obligada para fotos y selfies. Desde uno de los concurridos restaurantes del complejo puedo fotografiarla, mientras una coordinadora se acerca con una colorida ensalada de caracol para que sume a la composición. “Esto es Bahamas: caracol, arena y palmeras”, comenta. Las playas, de arena fina y blanca, nunca están abarrotadas de gente: la actividad se concentra en los parques de agua, las piletas y las múltiples propuestas desplegadas por los grandes hoteles al gusto de su clientela, que casi en un ochenta por ciento es de origen estadounidense.

De esclavos y piratas

Inicialmente, la pequeña población de Nassau era un refugio de piratas. Con la colonización británica se construyeron algunos fuertes para defenderla de franceses y españoles. Los 65 Escalones de la Reina es el nombre de una empinada escalera enclavada al final de un enorme pasillo abierto en la piedra. Se trata de un homenaje de los descendientes de esclavos a la reina Victoria, quien abolió la esclavitud en Bahamas. Hay un escalón por cada año de su reinado. Mientras la recorremos, el guía cuenta historias de esclavos que durante 16 años picaron el suelo para extraer los materiales para construir los fuertes Fincastle y Charlotte.

Varias veces destruida y reconstruida, hoy Nassau luce su casco antiguo con cuidados edificios victorianos y una colorida arquitectura colonial que hace retroceder en el tiempo. Basta con levantar la vista para chocar a lo lejos con alguna de las gigantescas moles hoteleras que nos devuelven al siglo 21.

Hotel con historia

El capitán John Howard Graysmith, famoso pirata del Caribe, construyó en 1740 una mansión en Nassau con el fruto de sus saqueos en altamar. Con una arquitectura colonial intacta, el Graycliff Hotel cuenta con el primer restaurante 5 estrellas del Caribe. A lo largo de su historia pasaron por aquí personajes como Al Capone –durante la ley seca–, el duque de Windsor Eduardo VIII, Winston Churchill, Nelson Mandela, los Beatles –filmaron en Nassau la película Help! en 1965–, Michael Jordan, Bill Clinton, Mariah Carey, Beyoncé y más.

Desde 1973, los empresarios italianos Enrico y Anna Maria Garzaroli se hicieron cargo del hotel y el restaurante. Tiene además fábricas de chocolates y de habanos, con expertos cubanos en su elaboración, y una cava considerada la tercera colección privada más grande del mundo, con 275.000 botellas de vinos de 15 países. Una de ellas, que según afirman es la más antigua, está valuada en 200.000 dólares.

Colores verdaderos

Dos horas y media lleva cubrir la distancia entre el puerto de Nassau y Harbour Island, parte de la isla Eleuthera. En el trayecto, acodado en la baranda, permanezco hipnotizado por los azules y turquesas del mar, hasta que la música que proviene de un yate me saca de la abstracción. 

Arena a la vista. La pequeña isla puede ser recorrida en carritos eléctricos que abordamos en el muelle. Su arquitectura es más modesta que la de Nassau pero igual de colorida, tanto que su playa más famosa, Pink Sands, es de arena rosada. Lone Tree –el árbol solitario– es otro de los atractivos del destino. Supuestamente arrastrado durante el huracán Andrés en 1992, hoy está encallado en una interminable playa blanca y es esculpido por el mar, que no supera los veinte centímetros. Para verlo, llegan visitantes de todo el mundo.

Delfines y lobos marinos

Desde el puerto de Nassau hasta entrar a mar abierto, el paisaje combina fastuosas residencias con un verdadero catálogo de yates, veleros y embarcaciones de lujo. Después de 45 minutos de navegación llegamos a Blue Lagoon Island, una pequeña isla especial para ir con niños ya que se forma una laguna interna con aguas poco profundas y calmas. Además hay juegos acuáticos y –el plato fuerte– la posibilidad de interactuar con delfines.

Dolphin Cay, ubicado en el complejo Atlantis, es otra opción para tener contacto con mamíferos marinos. La gran mayoría de estos animales provienen de los refugios destruidos en Misisipi por el huracán Katrina. Sony, un lobo marino que también fue rescatado y que hoy se encuentra totalmente recuperado, nos regala acrobacias y graciosos gestos. El centro funciona, además, como hospital de rescate y rehabilitación de animales de todo el mundo.

Comer, beber y comprar

En ensaladas, sopas, ceviches, torrejas, albóndigas y cuanta preparación pueda imaginarse está el conch, el caracol de Bahamas. Estos moluscos tienen una gran concha en espiral y, dependiendo de su tamaño, se obtiene por cada ejemplar entre una y cuatro porciones. “Supongo que incluso para ustedes debe ser caro comer caracoles”, le dije a un compañero de mesa mientras zambullía una albóndiga en la salsa roja y picante. “No te creas”, me respondió, señalando el mar. Y agregó: “Te metes al agua, sacás los que vas a consumir y los preparás a tu gusto”. Para acompañar, una Kalik –cerveza local–, y los que prefieren algo más potente tienen el Sky Juice, un brebaje blanco preparado con agua de coco, leche condensada, ginebra (o ron) y coco rallado.

El downtown de Nassau reúne a las marcas más prestigiosas (y caras), que se codean con locales de artesanías y recuerdos. Camino al aeropuerto para el vuelo de regreso, quince minutos son suficientes en el Mercado de la Paja para los suvenires. Vale regatear. En realidad, es casi una ley. Como lo debería ser volver. 

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: Córdoba-Bahamas desde $ 30.200 con Copa Airlines. Con escala en Panamá, el vuelo dura ocho horas aproximadamente (copaair.com).

PASEOS: el tour a Blue Lagoon Island cuesta $ 1.500 por persona e incluye traslados con comida pero no actividades con delfines ni en el parque de agua. 

Ir a Harbourd Island sale $ 3.600 por persona e incluye traslados, comida y alquiler de auto eléctrico (bahamas.com/islands/eleuthera-harbour-island).

ALOJAMIENTO: Nassau ofrece una gran variedad de alojamientos. Uno de ellos es Warwick hotel y resort, de 4 estrellas y sólo para adultos. Por su parte, Atlantis y Baha Mar son complejos turísticos 5 estrellas con más de 2.500 habitaciones conformados por distintos hoteles, gran variedad de restaurantes, piscinas, campos de golf, parques acuáticos, casinos y más. El Hotel Graycliff presenta 20 habitaciones de exclusividad e historia. Y el Four Seasons Resort, 108 habitaciones de lujo sofisticado.

MÁS DATOS: bahamas.com

Fuente: http://www.voydeviaje.com.ar/

Te puede interesar