Radiografía de la futura CGT: reparto de cargos y el “top ten” de los infaltables

POLÍTICA 03/04/2018 Por
Avanza el armado de la nueva conducción de la central de trabajadores. A mediados de abril habrá cumbre en el sindicato petrolero. Hugo Moyano afuera de la futura arquitectura. Única certeza: desaparece triunvirato y vuelve conducción unipersonal. Héctor Daer candidato
not_916976_02_220537_m

La hoja de ruta de la nueva CGT se definirá esta semana pero el esqueleto de su estructura, con el reparto de espacios de poder en función de un delicado mix de arquitectura y diplomacia, empezará a resolverse a mediados de mes en un encuentro con la participación de todos los sectores que formarán parte de la futura encarnación de la central con excepción de Hugo Moyano, automarginado. El primer paso será este jueves con la confirmada reunión del Consejo Directivo en tanto que el 17 de abril se hará en un sindicato petrolero la cumbre multisectorial que estaba prevista para esta semana y debió reprogramarse por ausencia de varios protagonistas.
La reunión de esta semana mostrará una primera radiografía de la futura CGT. Para sesionar deberá reunir el quórum con la mitad más uno de los actuales 37 miembros del Consejo Directivo. De ser así como indican las negociaciones preliminares- ese órgano ejecutivo le pondrá fecha al Comité Central Confederal (conocido como "el parlamento de los trabajadores") para luego llamar a un congreso de renovación de autoridades, pautado para antes del inicio del Mundial de fútbol, a mediados de junio.

La única certeza hasta ahora de la próxima versión de la CGT es que volverá a la conducción unipersonal, y todo indica que el cargo de secretario general recaerá en Héctor Daer, actual triunviro y referente con apoyo de los "gordos" de los grandes gremios de servicios, los "independientes" con buen diálogo con el Gobierno y las 62 Organizaciones, el sello más oficialista de la constelación sindical, tal como adelantó este diario. Y si bien todos los dirigentes aclaran que es prematuro para hablar de nombres, en reserva comenzó a diseñarse un prototipo de esquema de acompañantes.

Se trata de un rompecabezas de 35 piezas (restará dos secretarios generales del actual esquema de triunvirato) que deberá, en comparación con el último Congreso de unidad de 2016, incorporar a grupos hasta ahora marginados de la jefatura como el Movimiento de Acción Sindical (MASA), la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y las propias 62 Organizaciones. Para darles lugar los arquitectos gremiales cuentan, en primer término, con la exclusión del líder camionero que dará al menos dos vacantes: la de Pablo Moyano, su hijo mayor y número dos en el sindicato de choferes, y la de Facundo, otro heredero del "Negro" que no podrá retener una silla en el Consejo Directivo. Pero también los incorporados podrán apropiarse de los cargos que hoy detentan dirigentes de confianza de Luis Barrionuevo, el gastronómico que menos confianza despierta entre sus pares de la CGT.

El borrador incluye un "top ten" de nombres destinados a puestos de relevancia. Detrás de Daer, referente de los "gordos", las mayores chances de retener la secretaría adjunta las tiene Andrés Rodríguez, el estatal que integra el grupo de los denominados "independientes". El tercer lugar en la jerarquía, la estratégica secretaría gremial, aparece por ahora reservada para un gremio del transporte en reemplazo de Camioneros. La mirada mayoritaria apunta a Omar Maturano, de los maquinistas de trenes, aunque algunos le asignan chances al piloto aeronáutico Pablo Biró, con apoyo de la CFT y la Unión Obrera Metalúrgica.

La propia UOM tiene garantizado su regreso en su condición de mayor sindicato industrial luego de que Francisco "Barba" Gutiérrez, el delegado de Antonio Caló, diera un portazo a fin de año en desacuerdo con la tibieza del triunvirato. Caló conoce el convite pero por ahora prefiere "balconear" las negociaciones junto a Ricardo Pignanelli, de los mecánicos del SMATA, ambos sabedores de su peso específico e histórico en la CGT.

Otro inamovible es Gerardo Martínez, el permanente secretario de Relaciones Internacionales de la CGT en sus últimas encarnaciones. El líder de los albañiles de Uocra tiene todos los resortes de ese cargo desde hace años y su excelente vínculo con la administración de Mauricio Macri, así como la jefatura de un gremio de casi medio millón de afiliados, lo convierten en una pieza clave para el armado futuro. Y entre los primeros lugares, la dirigencia de las 62 Organizaciones exigirá encumbrar al petrolero Guillermo Pereyra, senador nacional y alguna vez adjunto de Moyano en una versión previa de la CGT. Como señal, Pereyra será el anfitrión del encuentro del 17 en una sede porteña de su sindicato de petroleros privados de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

El mercantil Armando Cavalieri tiene plena potestad para continuar al frente de la secretaría de Relaciones Institucionales, tal el puesto protocolar que ocupa en la actualidad el líder del mayor sindicato argentino con cerca de un millón de afiliados. La duda es si el propio "Gitano" aceptará mantener ese lugar para sí o en cambio elegirá un delegado, tras sus amagues casi folclóricos- de dar un paso al costado en Comercio. Un caso similar al de Martínez es el de José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) como secretario de Acción Social. El "Flaco" es el principal referente en los temas relacionados con las obras sociales y la tercera pieza con Uocra y los estatales de UPCN- de los "independientes".

Una de las novedades para los puestos jerárquicos podrá ser el ingreso del bancario Sergio Palazzo, sujeto a negociaciones que habrá esta misma semana. En el último Congreso de CGT, en agosto de 2016, Palazzo tenía reservada la secretaría de Finanzas (tesorería) pero su salida teatral de aquel cónclave junto a lo que luego sería la CFT hizo que el cargo recayera en el panadero Abel Frutos. Hasta ahora Palazzo dio señales ambivalentes: acompañó a Moyano en su acto del 22 de febrero y prometió sumarse a futuras protestas del sindicalismo disidente pero al mismo tiempo reafirmó su pertenencia formal a la central obrera.

En cuanto a Frutos, sus acciones cayeron en los últimos meses. Acorralado por una interna en su propio gremio y apartado del calor de Moyano, una foto con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, el mismo día del acto del 22-F sólo acrecentó el recelo de sus pares, cualquiera fuese su sector de pertenencia. Según la "mesa chica" de la nueva CGT podrá retener un cargo menor si colabora este jueves al quórum pero lejos del protagonismo que acumuló junto al camionero.

Del mismo origen que Frutos pero con perspectivas más alentadoras aparece el cervecero Carlos Frigerio. Trocó en los últimos meses un alineamiento automático con Moyano por una integración institucional a la vida interna de la CGT pero sin estridencias y con un perfil bajo, celebrado tanto por sus pares como por los colaboradores de Triaca. Frutos, Frigerio y Jorge Sola (empleados del seguro), comparten haber sido miembros de la mesa chica del camionero y tener en la actualidad cargos en el Consejo Directivo, y por lo tanto son piezas a contabilizar en el quórum.

Otros nombres destinados a integrar la mesa chica pero cuya incorporación depende de tratativas pendientes son Víctor Santa María, de los encargados de edificios, y el docente Sergio Romero. Ambos tienen una mirada crítica respecto del manejo de los sectores tradicionales del reparto de poder dentro de la CGT pero ponderables por el volumen de sus respectivos gremios.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar