Guerra China - E.E.U.U: El impacto que podría sentir Argentina

ECONOMÍA 03/04/2018 Por
Los u$s7.377 millones de déficit comercial que tuvo la Argentina el año pasado con China podrían engordarse en 2018, como rebote del conflicto comercial que protagoniza esa potencia con Estados Unidos
not_916969_02_222314_m

Si bien nuestro país no está en el eje de la discusión, y su impacto en el comercio mundial es insignificante, una guerra comercial internacional podría derrumbar el precio de productos que exporta la Argentina. Por esa vía habría menos ingresos de dólares. Pero, además, si se profundiza el conflicto, tanto China como Estados Unidos quedarían con excedentes de stocks, que naturalmente buscarán descargar en terceros mercados. En el caso del país asiático, América latina ha sido seleccionada como una región privilegiada como proveedora de alimentos y recursos primarios, y será el primer lugar hacia donde poder redirigir sus cañones.

Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, destacó a Ámbito Financiero, que "ya habría que analizar cuáles productos alimenticios le vendía Estados Unidos a China para ir a ofrecer los nuestros". El año pasado, el rojo comercial con China superó al que el país tiene con el Mercosur. Se exportó por u$s4.593 millones y se importó por u$s12.319. Tan solo en el primer bimestre de este año el quebranto ya suma u$s1.787, por efecto de compras por u$s2.250 millones y ventas por u$s463. Los números podrían agravarse en un contexto comercial desfavorable. "Argentina puede verse afectada en precio y en cantidades. Lo que le deje de comprar EE.UU. a China lo va a tratar de colocar en otras regiones, generando sobrestocks muy subvaluados", agregó Ponce. Ese escenario puede provocar una caída de los precios. Aun así, si Argentina pudiera quedar definitivamente fuera de los aranceles al acero y aluminio que Donald Trump piensa fijar desde el 1 de mayo, el valor de u$s770 millones que exporta el país, podría caer. Pero el especialista en comercio exterior considera que "no hay una guerra comercial" al menos en lo que se está registrando ahora. Se trataría de movimientos previos para una negociación en la que Trump aspira a achicar el déficit comercial de EE.UU. que el año pasado trepó a u$s566.000 millones.

Por caso, mientras que las primeras medidas arancelarias anunciadas por Trump afectan por u$s66.000 millones, China acaba de responder con medidas por apenas u$s3.000 milones.

Fuente: Ámbito

Te puede interesar