Luis JUEZ, otro "enemigo" para LORENZETTI

POLÍTICA 30/03/2018 Por
El Gobierno ya dio señales de apoyo hacia la líder de la CC en su batalla personal con el juez, como la revisión de la reforma Civil y la postulación de Weinberg de Roca, una persona ajena a la corporación judicia. El ex embajador se sumó al “operativo respaldo” e hizo duras declaraciones sobre el ministro del Supremo.
2018-03-27_LORENZETTI_CARRIO_JUEZ

La tensión en la relación entre Ricardo Lorenzetti y Elisa Carrió llegó a un punto crítico hace poco menos de un año, cuando la diputada oficialista pidió el juicio político del magistrado, por mal desempeño y comisión de delitos.
Carrió hizo su presentación luego de que la jueza federal María Servini denunciara haber sufrido presiones por parte del Lorenzetti, para que dejara de investigarlo en la pesquisa por irregularidades en el Fútbol Para Todos.
El paso de la líder de la CC, en el marco de los preparativos para el inicio de la campaña legislativa, generó malestar en el Gobierno. También suscitó la reacción del magistrado, que la intimó vía carta documento para que se retractara.
La batalla personal entre ambos se desactivó varios meses, por las elecciones, pero los resultados electorales que logró Carrió la fortalecieron.
Hace pocas semanas, la puesta en marcha de la revisión de la reciente reforma de la legislación común fue un indicio de apoyo hacia la legisladora, ya que tanto Lorenzetti como su par Elena Highton estuvieron muy involucrados en la redacción de la iniciativa.
Cabe recordar que en octubre del 2014, horas antes de la sanción de la ley, Carrió presentó un amparo para intentar frenar su tratamiento. En esa oportunidad, apuntó en contra de ambos y aseguró que hacían negocios con el cambio legislativo. “Los abogados tienen que comprar el Código Civil comentado. ¿Quiénes los hacen? Lorenzetti y Highton. Van a ganar millones”, sostuvo.
El planteo de Carrió fue desestimado y la tropa K en Diputados, en soledad, le dio luz verde a un proyecto salpicado por denuncias de irregularidades en su camino parlamentario.
Otro indicio de respaldo del Poder Ejecutivo hacia Carrió fue la postulación de Inés Weinberg de Roca -la canditada de “Lila”- para ocupar del cargo de Procuradora General de la Nación.
A la integrante de la Máxima Instancia porteña, a diferencia de a Lorenzetti, la política le resulta indiferente. Además, no tiene vínculos con la corporación judicial ni con la tropa del ministro en la Justicia Federal.
La delicada dinámica entre el Gobierno y la Corte se complicó con la acordara que dispuso que los traslados de jueces equivalen a una nueva designación y que, por eso, necesitan un nuevo acuerdo del Senado, dejando sin efecto la ley 27307, sancionada en el 2016, que habilitaba al Consejo de la Magistratura a disponerlos con mayoría simple.
Se pronunció en ese sentido en el caso del Tribunal Oral Federal Número 9, que debía juzgar a la ex presidenta. Ante el cambio de reglas inesperado, los diputados de Cambiemos Mario Negri y Pablo Tonelli ya presentaron un proyecto para que aquellas medidas se regulen.
Tonelli advirtió que la Corte decidió en contra de todos los antecedentes de los últimos cien años y desconociendo las atribuciones de los otros dos poderes.
Por su parte, el cordobés explicó que la iniciativa -que busca dejar al Senado al margen y que el organismo que integra defina por mayoría absoluta cada caso- tiene el propósito de evitar que interpretaciones dispares generen consecuencias institucionales, en clara referencia a la votación dividida que se dio en el tribunal, ya que mientras Lorenzetti, Carlos Maqueda y Horacio Rosatti firmaron a favor, Highton y Carlos Rosenkrantz lo hicieron en disidencia.
Luis Juez se sumó como otro actor del “operativo respaldo”. Al analizar el rol de Lorenzetti en la Justicia disparó: “Creo que el tipo hace un equilibrio político en una tarea que no debería hacer; ahí no hay autoridad moral y cuando no tenés autoridad moral no te podés parar”.
“La autoridad es un don que te da la vida y Lorenzetti no la tiene”, acotó el oficialista en el marco de un entrevista televisiva.
Asimismo, valoró que el kirchnerismo “interpretó la flexibilidad que tiene gran parte del Poder Judicial argentino para manejarse”; aseguró que intentó dirigirlo con “operadores de cuarta” y que “con lo más berreta que había” logró fallos “realmente increíbles”, porque se dio cuenta de que “el talón de Aquiles de la Justicia está en su propia autoridad moral”.

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar