Hay leve distensión con dólar y precios, pero la tasa de interés real sigue alta

OPINIÓN 15/02/2018 Por
Cuando todo se mueve, quedarse quieto no es un mal plan. Sobre todo si el que tiene que actuar es el Banco Central, que por su rol está forzado a extremar la cautela
tasas_crop1518662382183.jpg_258117318

Por eso la decisión de mantener sin cambios la tasa de referencia, en momentos en que la volatilidad global se transformó en un factor de presión adicional sobre el dólar, se transformó en la movida más razonable que podía hacer la entidad monetaria.

El mercado no hubiera visto con buenos ojos otro descenso cuando las expectativas de inflación que mide el REM siguen apuntando hacia arriba.

De hecho, el propio BCRA admitió en su comunicado ayer que tiene indicadores mixtos sobre precios, y que en parte por esa razón, el relajamiento de la política monetaria que había iniciado tras el cambio de metas podía entrar en una pausa.

La inflación de la Ciudad de Buenos Aires, que dio 1,6%, mostró un aumento menor a lo esperado, lo que podría ser interpretado como un buen auspicio para el IPC nacional que debe revelar hoy el Indec. La baja en el dólar mayorista también fue percibida como un signo de distensión. Nadie espera que retroceda a $ 19, pero si había temor en que siga errático arriba de los $ 20 (ayudó la fuerte venta que hizo el viernes el Nación).

Todos estos datos son positivos para el BCRA, pero ninguno como la paritaria de 12% que cerró el gobierno porteño con los empleados municipales, el día previo a la primera ronda formal de los docentes bonaerenses con el equipo de María Eugenia Vidal. A sabiendas de que los datos de inflación de febrero también van a ser duros, que enero termine cerca de 1,6% y que reviva la meta salarial de 15% (con o sin cláusula gatillo), son factores que ayudarán al Central a recuperar parte de la reputación erosionado, más allá de que la tasa de interés real sigue tan alta como cuando la meta para 2018 era 12%.

Fuente: Cronista

Te puede interesar