La política de baja de tasas ahora suena a broma del Día del Inocente

ECONOMÍA 15/02/2018 Por
En la Argentina preocupa tanto como en Estados Unidos. Los mercados de los dos países viven pendientes de lo que harán sus bancos centrales
ARCHI_330041

En la Argentina decidieron mantener la tasa de interés de referencia en el mismo nivel de 27,25% anual que fijó en enero. Así se interrumpió una iniciativa que partió a fines de diciembre desde el Gobierno con la disconformidad de Federico Sturzenegger, titular del Banco Central.

El 28 de diciembre, el Día de los Inocentes, en una llamativa conferencia, el equipo económico anunció la recalibración de la meta de inflación a 15% para 2018 y el inicio de un sendero de baja de las tasas de interés.

El anuncio, cuando todavía no se cumplieron dos meses, suena a una historia antigua, pero que no será olvidado por lo simbólico de la fecha del anuncio. La inflación sobrepasó largamente las previsiones de aquel día y la baja de tasas fue de 0,75% y basta.

Freno demasiado temprano


La falta de estabilidad está a la vista. Un pronóstico, en donde el Gobierno jugó su credibilidad, no soportó el verano, la época más calma del mercado porque grandes jugadores se ausentan.

Esta vez los jugadores se quedaron en Buenos Aires y los volúmenes que se negociaron y la volatilidad del dólar y las acciones, mostraron la tensión que se vivió y que, pese a un buen retorno después del feriado, no se extinguió.

Si se mira hacia Estados Unidos, las Bolsas subieron estas últimas cuatro ruedas, pero la tasa de los Bonos de 10 años llegó a 2,97% para luego del cierre bajar a 2,91% anual.

El fantasma de que supere 3% anual está a la vuelta de la esquina. En lo que va del año la renta de los títulos de referencia del mundo aumentó 0,50 puntos y se encamina a niveles que no tocaba desde julio de 2011.
Todas las consultoras ahora debaten, si la Reserva Federal, con su nuevo presidente, Jerome Powell, aumentará la tasa tres o cuatro veces en el año. Nadie duda de que las subirán.

Por supuesto, que allá también el centro del ring lo tomó la inflación y las voces están divididas en si lo que sucedió con el índice de enero marca una tendencia o es una mala lectura de algunos factores. Pero por de pronto, los inversores más cautelosos se volcaron al oro que subió casi 2% por onza.

Rápida reunión del Copom

El mercado local, a su vez, miró el corto plazo y apostó a que el Banco Central no tocaría la tasa de interés. El comunicado del Consejo de Política Monetaria Central se emitió a las 17.00 cuanto todas las plazas estaban cerradas.

A cuenta de lo que iba a suceder, el índice Merval de las acciones líderes rebotó 4,67% y cerró en el máximo del día. Pero hubo ausentes. De hecho, los montos negociados no fueron los de antes. Se operaron $820 millones, lejos de los $1.200 millones de los días de esplendor de hace un par de semanas.
El dólar claudicó ante la novedad. En bancos y casas de cambio, cedió 12 centavos a $20,23. El "blue" bajó 15 centavos a $20,10 por unidad.

En la plaza mayorista, el dólar "hoy" operó USD 762 millones. El menor volumen marca la ausencia de bancos oficiales que fueron jugadores clave el jueves y viernes pasado para evitar que el dólar se escape por encima de lo deseado.


La divisa abrió a $20,20, pero la primera operación se hizo a las 11.45 cuando se acercaron las posturas y se pagó a $20,12. Los vendedores aparecieron y al cierre quebró $20 y cotizó a $ 19,91, siete centavos menos que el viernes.


Las reservas del Banco Central crecieron USD 81 millones a USD 62.668 millones. En el exterior se ganaron USD 21 millones por la suba del oro. Los pagos fueron exiguos: apenas USD 2 millones a organismos internacionales.

Menos negocios con títulos públicos

En el mercado de bonos de la deuda, los negocios bajaron a $8.604 millones. El Bonar 2024, el bono de referencia en dólares, perdió 0,57%. Los bonos en pesos se mantuvieron sin cambios.

En Letes y Lebac, la reconversión de carteras hizo que se negociaran $178.853 millones un monto récord.

La lectura de las tasas de Lebac es reveladora. La más corta, de plazo remanente 6 días, bajó 0,40 puntos a 27% anual. Pero la de 35 días aumentó 0,40 puntos a 27,25%. De allí en más todos los plazos cayeron con bajas importantes para 91 días de 0,55 puntos a 26,25% anual.
La próxima licitación de Lebac es el martes. El mercado prevé que las tasas seguirán en este nivel hasta más allá de 90 días y luego, si las condiciones mejoran, podría retomarse la política de recortes.

Pero, por ahora, el largo plazo no va más allá de 90 días.

Fuente: Infobae

Te puede interesar