El riesgo de no ajustar la política fiscal

OPINIÓN 15/02/2018 Por
La suba de las tasas de interés y también de la inflación en los EEUU parece no inquietar el equipo de Nicolás Dujovne
Conferencia-de-prensa-Pena-Dujovne-Caputo-y-Sturzenegger-1920-13

Los analistas económicos, más que los mercados, en particular de acciones, se mostraron preocupados tras conocer en la reapertura de la mini semana financiera local el dato de inesperada aceleración de la inflación en los EEUU, porque proyectan que de ese modo se afirma la expectativa del inicio de un ciclo alcista de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, ahora bajo la conducción de Jerome Powell, que derivará en mayor costo del dinero para la Argentina.

Sin embargo, las autoridades locales, en particular de Hacienda, encabezadas por Nicolás Dujovne, y de Finanzas, bajo la conducción de Luis Caputo, prácticamente no se inquietaron, porque mantienen la postura de la semana anterior de que "estamos prefinanciados" y que "las pautas para todo el año contemplaban una suba de las tasas externas".

La cuenta que hacen parece sencilla: "en enero, con la colocación de bonos de la deuda pública por USD 9.000 millones, previendo el sendero alcista de las tasas de interés internacionales, más anticipos del año anterior, y otras emisiones de deuda en pesos y dólares en la plaza local, ya se cubrieron USD 25.000 millones de los USD 35.000 millones previstos en el Plan Financiero del corriente año".

No sólo eso, agregan fuentes cercanas a los ministros que "la política anticipada de financiamiento ya permitió obtener un ahorro de USD 680 millones respecto de lo que se hubiera pagado con las tasas actuales para la Argentina".

Sin embargo, en el Banco Central, por el contrario, habrían decidido no sumarse a ese aparente exceso de confianza, y en la reunión del Copom (Consejo de Política Monetaria) optaron por moverse con "cautela" y poner freno a la baja de la tasa de interés de referencia para el sendero de pases con los bancos, y dejarla en 27,25% anual que establecieron en enero, para que no afecte la reactivación de la economía.


Esa tasa es 12,5 puntos porcentuales más alta que la meta recalibrada de inflación para todo el año de 15%; y unos 8 puntos porcentuales por sobre las expectativas más conservadoras del mercado.

Mayores necesidades de financiamiento

Por el contrario, entre los economistas de las consultoras prevalece la preocupación por los modestos logros del equipo económico en su objetivo de reducción del déficit fiscal total, porque sostienen que los ahorros a nivel primario desaparecen en la cuenta final, por la mayor carga de intereses, tanto del Tesoro, como del cuasi fiscal que genera el Banco Central con el abultado monto de Lebac en circulación, equivalen a más de 10% del PBI.

Al menos esa es la lectura que hacen los privados cuando ven que el índice de Riesgo País de la Argentina se disparó casi un 20% desde el 28 de diciembre último, cuando se recalibró la meta de inflación y se pidió relajar la política monetaria, pasó de 349 puntos básicos a 414 ayer; mientras que el correspondiente a Brasil apenas se movió un 3%, esto es 8 unidades, a 248 pb.


Sin embargo, fuentes confiables de Hacienda aseguraron a Infobae que "está todo dentro de la previsto, y cuando entre abril y junio se cierren las paritarias, y se disipen los efectos de los aumentos de tarifas y regulados de este primer trimestre, las expectativas de desinflación van a renacer, y se van a aproximar a la meta del 15 por ciento".

Factor de amortiguación

Naturalmente, a esta altura no se puede asegurar quién está en lo cierto. Pero claramente, seguir el paso que dio el Banco Central, y optar por decisiones de mayor austeridad en el gasto público, al menos del que está a cargo del Poder Ejecutivo Nacional, adicional al "ajuste cosmético" del gasto de la política, se considera que podría significar una señal positiva para los mercados, y evitar que la brecha de riesgo país con Brasil deje de ampliarse.

Sobre todo porque el grado de libertad que ofrece un año no electoral da un margen importante para abandonar el exceso de gradualismo en las políticas destinadas a la "normalización" de la economía, en particular en lo que respecta al recorte del rojo fiscal, clave para atenuar las presiones sobre la tasa de inflación.

De ese modo, no son pocos los economistas que creen que esa decisión posibilitaría avanzar hacia la convergencia del índice de riesgo país de la Argentina al de Brasil, y de ese modo neutralizar hasta poco más de 150 puntos básicos de suba de la tasa de interés en los EEUU, hasta un 4,5% anual.

Por el contrario, esos economistas advierten que mantener un exceso de confianza y no tomar reaseguros podría potenciar el aumento de la brecha de riesgo país con Brasil, y, por tanto, ensanchar el déficit fiscal global, por el mayor costo de emisión de nueva deuda.

Fuente: Infobae

Te puede interesar