Duda oficial: dejar vivir a Moyano en su grieta o ir por la renovación

OPINIÓN 13/02/2018 Por
A los dirigentes gremiales nunca les causó demasiada gracia la estrategia que históricamente desplegó Hugo Moyano para sumar poder
cc310118e010f07_crop1517364752713.jpg_258117318

La pelea para sumar afiliados siempre tenía como blanco a una empresa o a otro sindicato, y cada vez que lanzaba un boicot para capturar un nuevo sector de trabajadores, los perdedores -sin contar con un paraguas político o al menos judicial- no tenían más remedio que ceder ante la fuerza de su oponente.

Pero en la Argentina, nada es para siempre. Ya lo descubrió el peronismo, que nunca se imaginó desalojado de un distrito icónico como la provincia de Buenos Aires, y también los dirigentes de los gremios grandes de la CGT, que todavía ven con asombro como el Gobierno o la Justicia están forzando una renovación sindical a costa de denuncias de lavado de dinero y encarcelamientos por fraude y corrupción.

La lenta pero inevitable deserción de gremios de la movilización que el jefe camionero organizó para el próximo miércoles 21, es una muestra evidente de cómo las viejas facturas que acumularon los heridos por Moyano en su ascenso al poder, lo esperaron durante años a la espera de ser cobradas.

El Gobierno lo sabe y también estimula la chance de aprovechar este momento de revancha, habilitando un diálogo con todos aquellos que no tienen interés de quedar pegados con los reclamos de Camioneros ni con la presencia de organizaciones sociales y sindicales ligadas al kirchnerismo. Varios de ellos también saben que no tienen las manos demasiado libres como para andar tirando piedras.

El Gobierno tiene margen para poner en marcha algunas medidas que traigan alivio económico a los gremios (la suba del monotributo mejoraría el financiamiento de las obras sociales). Lo que no termina de definir es si le conviene mantener vivo a Moyano, como eje de la grieta gremial, o aventurarse a la fragmentación de la CGT. Lo más probable es que convivan ambos escenarios.

Fuente: Cronista

Te puede interesar