Economía: Lunes negro en USA, martes gris en Europa, y un pronóstico poco alentador: se vienen "meses difíciles"

ECONOMÍA 06/02/2018 Por
Arrastradas por el batacazo en Wall Street, y luego del cierre en rojo en Asia, las bolsas europeas lograron moderar sus caídas. Mientras en la Argentina, se espera que la bolsa arranque en baja debido a que ayer cerró antes del desplome final del Dow Jones, y en España, pronostican que "los próximos meses serán difíciles en la bolsa de Estados Unidos".
ibex-lunes-negro-kp2

Así, tras un cierre en rojo en Asia, el Ibex 35 abría con caídas superiores al 3%, que iban a menos según avanzaba la jornada. Así, pasadas las 11 horas en España, el selectivo madrileño cedía un 1,7% y volvía a acercarse a la cota de los 9.000 que dejó atrás en la apertura.
 
Según publicaron medios españoles, los mayores descensos del inicio los encabezaban ArcelorMittal (-5,2%), Iberdrola (4,8%), Repsol (-4,6%), Amadeus (-4,4%) e IAG (-4,1%). De los grandes valores del Ibex 35, Repsol se dejaba un 2,43%; Iberdrola caía un 2,16%; Banco Santander, un 2,09%; Telefónica, un 1,74%; BBVA, un 1,69%; e Inditex, un 1,61%. En el resto del índice, las mayores pérdidas eran para ACS y Mapfre, del 2,88% y del 2,87%, en un momento en el que no había ningún valor al alza.
 
En tanto, el resto de las Bolsas europeas también moderaban sus caídas a media mañana, después de haber registrado fuertes bajas al inicio de la sesión con la vista puesta en el hundimiento que se produjo ayer en Wall Street. La totalidad de los índices de los grandes mercados europeos cotizaban esta mañana a la baja, aunque el descenso a media mañana no era tan acusado como al inicio de los intercambios hora y media antes, cuando cedían más del 3%.
 ibex-lunes-negro-kp2.jpg

En Europa lograron moderar las pérdidas cerca de las 11.00.
El CAC-40 de la Bolsa de París cedía un 1,57%, el DAX de Fráncfort un 1,69%, el FTSE 100 de Londres un 1,61%, el FTSE MIB de Milán un 1,37% y el IBEX 35 de Madrid un 1,55%. El Stoxx Europe 600, que sintetiza la marcha de 600 compañías de 17 países del Viejo Continente ilustraba esa evolución al situarse a esa hora en 375,99 puntos, lo que significaba un descenso del 1,57%. En los primeros minutos de la negociación, había llegado a caer hasta los 369,77 puntos, lejos del pico de 403,72 que había alcanzado el 23 de enero. Desde aquella fecha, las acciones europeas han perdido en su conjunto más del 7%.
 
Los mercados europeos seguían así la estela bajista de Wall Street y del Nikkei de Tokio, que había cerrado la pasada sesión con un descalabro del 4,73%, el mayor en los últimos quince meses.
 
Los inversores responden con temor al desplome de ayer del principal índice neoyorquino, el Dow Jones, que ayer registró, además, la peor disminución en puntos de su historia, al dejarse 1.175 enteros. A la caída del Dow Jones se sumó el retroceso del S&P 500, que bajó un 4,10%, su peor desempeño desde agosto de 2011, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq restó 3,78%. 
 
La caída libre en Nueva York estuvo motivada por el temor a un alza más agresiva de los tipos de interés que pueda repercutir en la inflación de la primera economía mundial, que ya lleva varios días en el punto de mira por el alza de los rendimientos del Tesoro.
 
Los operadores se muestran inquietos por algunos signos de que la inflación en Estados Unidos parece mostrar un repunte más importante de lo anticipado, a la vista de que los salarios han aumentado un 2,9% en ritmo interanual, algo que no se constataba desde junio de 2009. Ese repunte puede ser una incitación añadida para que la Reserva Federal acelere el paso en el endurecimiento de las condiciones financieras, empezando por la subida de sus tipos de interés.
 
No hay nada que haya precipitado esta caída. "Al final, se trata de una recogida de beneficios que ha sorprendido por producirse en una clima de confianza y de un contagio entre operadores. Se enciende la mecha y todo el mundo vas detrás", explicó un economista a un diario español. 
 
Tampoco cree que se trate de una crisis de larga duración. El experto dijo al mismo medio que puede ser "puntual" o prolongarse durante unas pocas sesiones más. Sobre el contagio a España y al resto de Bolsas europeas, el analista señaló que es normal porque siempre que "Estados Unidos estornuda, Europa se resfría". 
 
No se lee lo mismo en el especializado sitio de 'El Economista' de España, donde un breve editorial sostiene que "los próximos meses serán difíciles en la bolsa de Estados Unidos".
 
"El susto que la deuda está dando a la bolsas podría alargarse en el tiempo, especialmente al otro lado del Atlántico. La razón estriba en que la rentabilidad del bono americano (2,83%) supera a la de un índice como el S&P 500, que otorga un dividendo del 1,9%.
 
Resulta evidente que los elevados retornos en un activo con escaso riesgo como la deuda atrae al inversor conservador, lo que pone obstáculos al avance de Wall Street. Máxime si se considera que las primeras palabras del nuevo presidente de la reserva Federal, Jerome Powell, apuntan a que el organismo mantendrá su hoja de ruta y seguirá subiendo tipos, lo que dará más recorrido al papel americano. Todo apunta, por tanto, a que los próximos meses seguirán siendo difíciles para la bolsa de EEUU", concluye.
 
La Bolsas asiáticas cierran en rojo 
 
La Bolsa de Tokio cerró este martes con una caída del 4,73% en una sesión marcada el batacazo histórico de Wall Street en la víspera, que disparó el precio del yen frente al dólar estadounidense. El índice Nikkei terminó con un retroceso de 1.071 puntos hasta situarse en los 21.610,24 enteros, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, bajó 80,33 puntos, un 4,4%, hasta las 1.743,41 unidades. El parqué tokiota abrió en rojo pero la caída se fue intensificando a lo largo de la sesión y llegó perder más de 1.500 puntos y un 7,06%, su peor bajada intradía en 18 años.
 
El Nikkei acentuó sus pérdidas después de que la divisa japonesa, el yen, experimentara una temida apreciación frente al dólar estadounidense, una tendencia que perjudica a los exportadores japoneses y que terminó de minar el ánimo de los inversores.
 
El billete verde pasó en pocos minutos de intercambiarse en torno a los 109 yenes a situarse en un pico de 108,62 yenes y arrastró al selectivo de referencia nipón más de un 7 % momentáneamente.
 
El miedo se contagió al resto de Bolsas asiáticas. En concreto, la Bolsa de Shanghái cerró la sesión con una notable bajada del 3,35%, equivalente a 116,84 puntos, para concluir en 3.370,65 enteros. En el otro mercado de valores de la parte continental de China, la Bolsa de Shenzhen, el índice principal acabó también con una fuerte pérdida del 4,23 % (458,64 puntos) y terminó en 10.377,61 unidades.
 
Por su parte, el indicador Kospi del mercado surcoreano cerró con un retroceso de 38,44 puntos, un 1,54%, hasta situarse en los 2.453,31 puntos. El índice de valores tecnológicos Kosdaq bajó 0,05 puntos, un 0,01%, hasta las 858,17 unidades.
 
Además, el mercado bursátil de Hong Kong, otro de los principales de la región, cerraba con un desplome del 5,12 % y su índice referencial, el Hang Seng, se dejaba 1.649,80 puntos, hasta situarse en 30.595,42 unidades. Esta es la mayor caída que experimenta el Hang Seng desde hace dos años y medio, en agosto de 2015, cuando retrocedió un 5,2 % en un solo día.
 
En Taiwan, el primer índice de su Bolsa, el Taiex, caía 542,25 enteros en la sesión, un 4,95 por ciento, para situarse en los 10.404,00 puntos, y en apenas dos días se deja casi un 7 % de su valor bursátil.
 
El Gobierno taiwanés ha pedido serenidad a los inversionistas, aunque, por el momento, no activará el fondo de estabilización de la bolsa.
 
El Merval cerró antes del desplome final del Dow Jones
 
Debido a que el Merval cerró antes del desplome final del Dow Jones, en la Argentina, creen que podría abrir a la baja. Las acciones del Merval perdieron hasta 10% y los ADR cayeron un máximo de 6,6%
 
El Merval volvió a tropezar: se hundió 4,5%.
 
Aunque existen motivos domésticos para que caiga la bolsa, como el menor apetito de los inversores por la colocación de los papeles locales en Wall Street y un reconocimiento de que las acciones habían registrado saltos desorbitantes en enero, la preocupación tanto del mercado local como del mundo es Estados Unidos.
 
Todos los papeles del Merval terminaron en rojo, incluso las bajas llegaron a ser de dos dígitos: Distribuidora de Gas Cuyana se desplomó un 10%. Cabe resaltar que pese a que hace tres ruedas que se hunde, esta acción todavía gana en el año casi un 50%. También cayeron fuerte los papeles de Banco Hipotecario, Holcim y Transener, 9,2%, 7,9% y 7,9% respectivamente. En tanto, la situación de los papeles del panel general fue peor. Las acciones de Metrogas se desplomaron 15% y las de Camuzzi Gas Pampeana un 11%.
 
Por si fuera poco, los cierres de ayer no tienen procesados en precios de la caída final del Dow Jones, ya que fue en la última hora que el principal índice estadounidense se derrumbó como no lo hacía desde la crisis subprime de 2008, un 4,6%.
 
Por eso es que es probable que en la apertura la bolsa arranque en baja.

Urgente24

Te puede interesar