Macri necesitará estabilidad política y un golpe de suerte

OPINIÓN 05/02/2018 Por
Lo que vendrá. Si bien Macri sabe que tiene las armas más fuertes frente a un Hugo y Pablo Moyano asustados por la justicia que los encierra cada vez más y debilitados porque su intento de fracturar la CGT no les salió tan bien como suponían.
90387_620

Al Gobierno le esperan seis meses difíciles, la falta de soluciones concretas al tema de la inflación y el casi seguro fracaso en las estimaciones ya modificadas de las tasas anuales, generaron un clima adverso para las apetencias de Mauricio Macri que suponía que el primer semestre sería de concreción de sus reformas y consolidación de Cambiemos como movimiento nacional de cara al 2019.

El enfrentamiento del presidente con los Moyano desencadenó una verdadera tormenta en el mundo sindical. Si bien Macri sabe que tiene las armas más fuertes frente a un Hugo y Pablo Moyano asustados por la justicia que los encierra cada vez más y debilitados porque su intento de fracturar la CGT no les salió tan bien como suponían.

"Hugo ya no tiene la fuerza que tenía y está dando manotazos de ahogado, y eso nos puede arrastrar a todos" se le escuchó decir a un miembro de la UOCRA dentro del edificio de Azopardo.

Los primeros síntomas de la descomposición cegetista los dieron dos de sus secretarios generales. Héctor Daer se negó a sumarse a la marcha contra el Gobierno organizada por Pablo Moyano aduciendo que "es una marcha de camioneros" y además dijo que si esta conducción de la CGT no puede conservar la unidad, habrá que renovarla. Su compañero de triunvirato, Carlos Acuña, que sí adhirió a la manifestación moyanista, le contestó acusándolo de "carnero".

La cuestión es que algunos de los gremios de los gordos más poderosos que no acompañarán la protesta, sí dejaron claro que no aceptarán paritarias condicionadas. Aunque desde la Casa Rosada aseguran que las paritarias son libres, es un silencio a voces que su intención era avanzar con la idea de que las subas salariales permanezcan en el 15 por ciento y sin revisiones.

Ahora, al conocerse que la inflación 2018 alcanzará con holgura los 20 puntos, desde el Ministerio de Trabajo admiten que será posible que se incluya una cláusula de revisión. Más aun, quieren modificar el esquema usado el año pasado de la "cláusula gatillo" que  establecía que si el índice de precios al consumidor superaba el cierre paritario, el sector patronal debía incrementar la diferencia de manera automática. Ahora desde el Ejecutivo pretenden aplicar una revisión salarial que signifique un compromiso de los gremios y la parte patronal se sentarse a negociar en el caso de que la inflación supere el aumento salarial otorgado. En una palabra, el Gobierno quiere eliminar la indexación de los salarios porque esta alienta a los empresarios a subir los precios de sus productos para quedar a cubierto de los aumentos.

POLEMICO 22 DE FEBRERO

En relación a la fecha en que los camioneros quieren realizar su marcha de protesta, el 22 de febrero, se generó una polémica que dividió las aguas. Ese día se cumplen seis años de la Tragedia de Once y los familiares de las víctimas pidieron a Pablo Moyano que cambie la fecha de su manifestación para que no haya una coincidencia. En un primer momento trascendió que el hijo Moyano habría dado un paso para atrás y modificaría el día de la convocatoria.

Sin embargo, el viejo Hugo le habría advertido que era una manipulación del Gobierno para evitar la protesta y le dijo a su hijo que no cambiara nada. El secretario adjunto de Camioneros emitió un breve comunicado ratificando con firmeza el día asignado: "La movilización del próximo #22F sigue en pie y más firme que nunca, pese algunos transcendidos periodísticos mal intencionados. Siempre vamos a estar del lado de los trabajadores, marchamos a proteger todas y cada una de las fuentes de trabajo, ese es nuestro compromiso".

Del otro lado, María Luján Rey, madre de uno de los 52 fallecidos en el accidente y miembro de Familiares y Amigos de las Víctimas de la Tragedia de Once, dijo ante este comunicado "Da bronca, duele, no podemos entender el motivo del capricho del jefe sindical de camioneros. Febrero tiene 28 días, no entendemos por qué eligieron éste fundamentalmente sabiendo que ese día la mayoría de las víctimas y heridos eran trabajadores, que se lo tengan que recordar y que te importe nada. Cualquier acto político que utilice esa fecha es una afrenta al luto que llevamos a cuestas".

Está claro que los Moyano no van a ceder un paso en su lucha por hacerle el país imposible a Macri y su urgencia se basa únicamente en ganar en la calle la lucha antes que la justicia los condene y ya yo tengan herramientas extorsivas.

SOPLARAN VIENTOS DE FRENTE

No tiene nada fácil el presidente Macri su gestión de los próximos seis meses. Las encuestas le dan una baja en su popularidad y aceptación que ya empieza a ser preocupante. Las tarifas, el dólar y la inflación castigan a una clase media que en su gran mayoría había apostado a Cambiemos. Ese pase de factura puede ser peligroso para sus aspiraciones de reelección.

El jefe de estado supone que hacia mediado de año la economía se estabilizará y los sectores medios y bajos sentirán una sensación de alivio. Por ahora para paliar lo económico hará gala de un abanico de medidas basadas en la transparencia y la austeridad, confiando que surtan el efecto deseado en los ciudadanos. Por ahora los desaciertos en la política económica, el gradualismo que no es tal y las proyecciones que se caen a pocos días de hacerla públicas, generan desconcierto y desconfianza, ambos síntomas que tienen repercusión en el exterior que empiezan a encender luces amarillas sobre las opciones de invertir en nuestro país. Macri tendrá que pilotear el país con vientos de frente que por momentos pondrán en apuros la estabilidad de vuelo. De su habilidad política y de un golpe de suerte, depende el país.

Fuente: La Prensa

Te puede interesar