Un gesto para la sociedad que dejará gusto a poco para los críticos del gasto

OPINIÓN 29/01/2018 Por
Lo que Mauricio Macri buscará en esta oportunidad es que la política también dé el ejemplo, para que la población sienta que cuando se pregona la necesidad de adoptar políticas de austeridad, los funcionarios públicos no están exceptuados
BpdmE5gIgAEHYuB

Lo que el Gobierno mostrará hoy es más una señal que un plan de reducción del gasto público. Pero no es un gesto menor, ya que el concepto de equilibrio fiscal no es fácil de absorber para el ciudadano común, que percibe que el Estado le recorta prestaciones mientras los funcionarios que deben aplicar ese ajuste tienen privilegios, asesores, sueldos abultados y autos con chofer. Lo que Mauricio Macri buscará en esta oportunidad es que la política también dé el ejemplo, para que la población sienta que cuando se pregona la necesidad de adoptar políticas de austeridad, los funcionarios públicos no están exceptuados.

La reducción de estructuras que anunciará la Casa Rosada tiene, sin embargo, un factor que relativiza la medida. En estos dos años de gestión. el Presidente aumentó la cantidad de ministerios y nombró dentro del Poder Ejecutivo una importante cantidad de cargos jerárquicos. Con la disminución que se pondrá en marcha, lo que hará Macri es retroceder casi a la cantidad de ministros, secretarios y subsecretarios que tenía cuando asumió. Lo que descartó el jefe de Estado, para evitar roces políticos, es el achicamiento de carteras. El tema se barajó durante todo 2017 e incluso se esperaba que esta movida fuera una de las primeras iniciativas a ejecutar después del triunfo legislativo de octubre.

El mensaje que también buscará sostener el Presidente, de cara al inicio del proceso paritario, es que los salarios deben sostenerse con los ingresos corrientes. El concepto es avanzar hacia la noción de equilibrio, en vista de que la administración tiene que bajar su gasto un punto porcentual del PBI para dejar el déficit en 3,2%. El Estado todavía es demasiado grande y su actividad solo puede financiarse con endeudamiento. Muchos analistas e inversores desearían que este proceso de ajuste fuese más rápido o al menos que todos los pasos que da el Gobierno vayan en una misma dirección. El gradualismo permite gestos. El plan sigue dentro de alguna carpeta.

Fuente: Cronista

Te puede interesar