El Gobierno busca transparentar las misteriosas finanzas de Durán Barba

POLÍTICA 14/01/2018 Por
En medio de la avanzada del oficialismo y la Justicia sobre un grupo de dirigentes y sindicalistas, la Casa Rosada quiere que el asesor ecuatoriano intensifique el blanqueo de sus ingresos
0000384938

Jaime Durán Barba dio de baja su monotributo a mediados del año pasado. Se anotó en el régimen de responsable inscripto, se presume, por un aumento en sus ingresos. Un par de meses más tarde, en vísperas de las primarias de agosto, el PRO oficializó por primera vez en su historia un pago del asesor estrella de Mauricio Macri: $40.000 mensuales por parte del partido y otro monto similar durante los meses que durara la campaña. La misma cifra le correspondía a su socio, el ecuatoriano Santiago Nieto Montoya, que en realidad nació en Afganistán por el trabajo como diplomático de su padre.

Más allá de las cifras, irrisorias, el anuncio fue histórico. Es que, durante una década, el PRO ocultó los jugosos ingresos del consultor y de su entorno, que según media docena de fuentes al tanto de la ingeniería financiera del ecuatoriano superan por mucho los supuestos $80.000 mensuales que embolsó en estos meses.

Ahora, en medio de la avanzada del Gobierno y de la Justicia sobre un grupo de dirigentes y sindicalistas, la Casa Rosada quiere que Durán Barba intensifique hacia adelante el blanqueo de sus finanzas, aunque el patrimonio y sus ingresos son un misterio, en buena medida porque en estos últimos años el financiamiento de la asesoría del estratega en comunicación fue como el de las campañas electorales: plagado de irregularidades. El impulso del Poder Ejecutivo a una nueva ley de financiamiento o obliga a ordenar sus propios números.
Hay, sin embargo, un dato hasta ahora desconocido. El departamento que el ecuatoriano ocupa cuando está en Buenos Aires, en Recoleta, en una de las zonas más caras de la Ciudad, está, según el Registro de la Propiedad Inmueble, a nombre de Trabulsi Management INC, una sociedad creada en 1999 en las Islas Vírgenes Británicas -uno de los mayores paraísos fiscales del planeta, en el Mar Caribe-, de la que Durán Barba y su socio fueron directores y hasta tuvieron un poder general para operar en su nombre cuando se instaló en Panamá.


Trabulsi Management INC no tiene oficinas ni actividad en la Argentina, pero fue inscripta en la AFIP, según los registros oficiales, en noviembre del 2015, diez días antes del triunfo de Macri sobre Daniel Scioli en el ballotage presidencial. "No tenemos ninguna empresa extranjera radicada en la Argentina", contestaron en el entorno del ecuatoriano.


Durán Barba y Nieto abrieron una sucursal de la sociedad en Ecuador en octubre del 2007, con domicilio en el distrito metropolitano de Quito previo depósito de 1.000 dólares cada uno en el Banco de Guayaquil. Su permiso para operar fue cancelado tres años después. Se dedicaba a las "importaciones y exportaciones de todo tipo de bienes agrícolas, electrodomésticos, vehículos, representación comercial, y para realizar todo tipo de negocios mercantiles o comerciales, administración y arrendamiento de bienes inmuebles", de acuerdo a la información brindada a la Superintendencia de Compañías Valores y Seguros de Quito.

Con razón, Durán Barba siempre se ufanó de los campos y de la fortuna familiar en aquel país. Había presidido en los '90 la firma Plubialt Alternativas Publicidad SA junto a su socio, del rubro de la publicidad y los estudios de mercado, el nicho que lo llevó a la fama en nuestro país.

En las campañas del PRO, los mayores gastos estuvieron históricamente vinculados a la impresión de boletas, a las encuestas y al rubro "comunicación", buena parte del universo de Marcos Peña, el cerebro estratégico de Macri. El ecuatoriano tenía un abono mensual y otro fijo por campañas, el más jugoso, que siempre estuvo bajo el control del entorno más íntimo del Presidente y que es uno de los secretos mejores guardados del macrismo. El consultor recibía además aportes de empresarios cercanos a la cúpula del PRO, que tercerizaba los pagos. Como el resto de los proveedores, Durán Barba también cobraba en los últimos años en el tercer piso del búnker de Balcarce, en la esquina de la avenida Belgrano, en una oficina que era famosa por su doble pared y que en la campaña del año pasado se perfeccionó con cajas de seguridad.

El círculo íntimo del ecutoriano implosionó en el 2011, en la campaña en la que Macri compitió contra Daniel Filmus y en la que el consultor fue denunciado por el candidato K por supuesta campaña sucia, una causa que fue investigada y luego desestimada, previo procesamiento de la jueza federal María Romilda Servini. Por esa investigación fueron allanadas Tag Continental, Connectic SRL y Opinión Confidencial, la empresa creada a fines del 2008 por Rodrigo Lugones y Guillermo Garat, los dos alumnos predilectos del asesor estrella del PRO.

Después de ese escándalo, los negocios y las sociedades mutaron. Lugones y Garat Fundaron Move Group, que asesora en la actualidad a buena parte del macrismo, en especial en sus versiones porteño y bonaerense, y que no goza de la simpatía del jefe de Gabinete, que nunca vio con buenos ojos la autonomía de Garat y Lugones por fuera del corralito de Durán Barba. Uno de los rostros visibles de Move Group es Tomás Vidal, un joven y ascendente consultor. Green Consult -la razón social de la sociedad, con oficinas en la avenida Callao- facturó en estos años varios millones de pesos a los gobiernos de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal.

En el caso de Durán Barba y Nieto, la inyección de fondos estatales -en blanco- va a parar en estos años a Inversora Boroca, que hasta principios del año pasado tenía a Garat en su directorio pero que ahora figuran al frente, según los registros, Gandhi José Espinosa Tinajero y Álvaro Diego Rivadeneira Hidobro, como presidente y director, respectivamente.

Espinosa Tinajero fue expatriado definitivamente de Ecuador hace dos años: se encarga de las encuestas, que consumen con voracidad tanto en Casa Rosada, como en La Plata o en Uspallata, en la ciudad de Buenos Aires. Rivadeneira Hidobro tiene vínculos con Brasil, uno de los países, junto a México, donde más trabaja Durán Barba. Solo a María Eugenia Vidal -una de las preferidas del ecuatoriano-, Inversora Boroca le facturó unos $7 millones. Figura en los registros de encuestadores de Nación y de la Ciudad, y podría estar en el que prepara la provincia de Buenos Aires.

En Casa Rosada no hay registros oficiales de Durán Barba. Según el pedido de acceso a la información presentado el año pasado por este medio, ni su nombre ni el de sus socios ni sus empresas figuran como proveedores del Estado nacional. En el informe previo de campaña de las elecciones primarias, "Vamos Juntos", el sello porteño de Cambiemos, blanqueó honorarios de "asesores de campaña" por $50.000. En Provincia, según los informes preliminares, rindieron en cambio $0.
Después de las elecciones de octubre, Macri y Durán Barba dejaron de frecuentarse. El ecuatoriano se fue a Estados Unidos, donde pasa buena parte de sus días. Sí lo visitó Peña en los primeros días de diciembre. El jefe de Gabinete viajó especialmente a Washington para participar de un seminario en la George Washington University, donde el consultor se mueve como en su casa. Después se fue a dar unas charlas a Miami, a mediados de mes, antes de fin de año, junto a Garat.

La distancia con Macri alimenta todo tipo de versiones, en momentos en los que el Presidente pareciera impulsar un blanqueo -arbitrario- de la política, la Justicia y el sindicalismo. La aparición de la encuestadora Demos Consulting SRL, creada a mediados del 2016, como proveedora ascendente de la Jefatura de Gabinete azuza los rumores. Demos Consulting también trabó buenas relaciones con el Gobierno porteño. En el entorno del ecuatoriano señalan a Nicolás Cha, empleado durante una década de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Fuente: Infobae

Te puede interesar