De la Sota, en el radar para reconstrucción de PJ nacional

POLÍTICA 13/01/2018 Por
A la hora de imaginar figuras justicialistas con proyección nacional, el nombre del ex gobernador sobrevoló en las primeras reuniones del año que dirigentes nacionales mantuvieron en Buenos Aires
de-la-sota-446x261

En la agenda del fragmentado peronismo nacional, el 2018 figura como el año para recomponer el rompecabezas y tratar que todas sus piezas hagan rancho común en el partido.

Vaya tarea le espera a la dirigencia justicialista atomizada en tribus cada una con un cacique distinto y pretensiones distintas. Aún así, la mayoría coincide que los próximos meses serán claves para amasar nuevos acuerdos y comenzar a moldear un proyecto para disputarle el poder a Cambiemos en el ´19.

La rosca política ya largó, y la provincia de Buenos Aires es por donde comenzaron a tirarse las primeras líneas.

El flamante presidente del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, es quien se abocó a tratar de unir los pedazos para hacerlos confluir en el justicialismo, motivado en la necesidad del surgimiento de un liderazgo provincial pero también, y sobre todo, a sabiendas de que es necesario focalizar en la construcción de una figura nacional que pueda contrarrestar el peso de la marea amarilla en el próximo turno electoral.

La semana pasada inauguró la sección de selfies políticas de verano con Sergio Massa tras un encuentro que mantuvo en la casa del tigrense, y luego hizo lo propio con un grupo de intendentes del peronismo bonaerense y el diputado Diego Bossio.

Antes, a fines del año pasado, tendió puentes con el jefe de la bancada del peronismo en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, y con el presidente del PJ cordobés y operador del gobernador Juan Schiaretti, Carlos Caserio. La idea es mantener sendos encuentros con los gobernadores justicialistas para avanzar en un diagnóstico común del PJ, por lo que se descuenta un encuentro personal con el mandatario cordobés.

Lo cierto es que a la hora de imaginar figuras justicialistas con proyección nacional, el nombre del ex gobernador José Manuel de la Sota sobrevoló las mesas de café durante las primeras tertulias políticas de enero.

Entre las bondades que le reconocieron, además de haber administrado tres veces un territorio como Córdoba y haber sido un ex presidenciable, destacaron que no tiene las urgencias propias de quien debe administrar una provincia.

Gobernadores con perfil presidenciable como Juan Manuel Urtubey, por ejemplo, deben guardar una buena relación con el presidente Mauricio Macri que, De la Sota podría obviar, por ejemplo si es que el peronismo decide profundizar su rol de oposición.

De hecho, una de las principales diferencias que volvieron a saltar la térmica entre el ex mandatario y el actual jefe del peronismo cordobés, Juan Schiaretti, fue el respaldo del bloque Córdoba Federal a la reforma previsional. El delasotismo mantiene una postura combativa contra el macrismo mientras que el schiarettismo prioriza la relación institucional.

En la teoría de quienes abonan al ex mandatario provincial devenido en empresario de indumentaria masculina, De la Sota volverá al ruedo político en breve. Cuando muchos lo dan por jubilado políticamente tras haberse alejado de la coyuntura diaria, los suyos aseguran que retornará y mencionan la reconfiguración del PJ nacional como tierra fértil para su posible desembarco. Además, no habría incompatibilidad con su socio político –dicen- porque, en teoría, Schiaretti está focalizado en pelear un nuevo mandato en el `19.

Claro que por ahora todo se maneja en el plano de las elucubraciones porque, antes, deberá correr mucha agua bajo el puente del peronismo. Por el momento, sus dirigentes ensayan propuestas y aproximaciones políticas, sólo eso.

De hecho, cuando el presidente del PJ bonaerense -que se ofrece como una especie de mediador para conversar con quienes hoy están fuera de la estructura partidaria- se juntó con el líder del Frente Renovador días atrás, comenzó a tomar forma una idea, prematura a esta altura, pero que seguramente será puesta luego a consideración del resto: la posibilidad de llamar a una gran PASO como herramienta para dirimir candidaturas de quienes tengan perfil y vocación presidencial. Y es allí donde varios se acordaron de De la Sota.

Fuente: Alfil Diario

Te puede interesar