El mensaje que Bergoglio enviará al Gobieno desde el sur de Chile

POLÍTICA 07/01/2018 Por
La visita del Papa al vecino país tendrá un especial significado para el país y aunque no cruce a este de la cordillera y evite -incluso- volar por Argentina, se las arreglará para enviar un mensaje al Gobierno nacional
59ce353da6bf9_684_386!

El17 de enero el papa Francisco volará desde Santiago de Chile a la ciudad de Temuco, en el sur de Chile, una zona desde la cual se espera que envíe un mensaje al Gobierno nacional. Sin nombrar a ninguna autoridad, se encargará de fijar una posición ante un conflicto que comienza a tomar fuerza en el país.

Cada una de las ciudades que el pontífice visitará en Chile cumple con un objetivo. Aunque evite incluso pasar por espacio aéreo argentino, aprovechará uno de los tres encuentros masivos que sostendrá en el vecino país para mandar un mensaje hacia este lado de la cordillera..

En Santiago el Papa estará el martes 16 en el Parque O'Higgins, el mismo lugar en el que en 1987 Juan Pablo II celebró una misa que se vio interrumpida por protestas en contra de Augusto Pinochet que terminó siendo una jornada muy violenta frente a los ojos del pontífice. Esa visita papal fue clave para que se produjera un año más tarde el plebiscito que terminó con 17 años de dictadura en el vecino país.

El miércoles 17 será, quizás, la jornada que más atención tendrá (allá y acá) durante todo su viaje a Chile. Volará temprano a Temuco, Región de la Araucanía, epicentro del conflicto mapuche en el vecino país.

Irá al lugar donde el gobierno chileno enfrenta un problema hace décadas y que se ha ido radicalizando con el paso de los años, provocando incluso muertes y numerosos daños. Una zona inminentemente agrícola y forestal que sufre ataques constantes de distintos grupos que tienen como columna vertebral a la Coordinadora Arauco Malleco, el simil del RAM en Chile. En Argentina se trata de un tema nuevo, pero que tomó mucha relevancia tras el caso de Santiago Maldonado y la muerte Rafael Nahuel durante un desalojo realizado por Prefectura Naval.

En la misa que realizará Bergoglio en el sur trasandino estarán presentes algunos representantes de la comunidad mapuche, los menos radicalizados, pero también habrá representantes de agrupaciones sociales argentinas que son encabezadas por los denominados amigos del Papa, entre ellos Juan Grabois.

Será el único evento, hasta ahora, en el que se espera ver la presencia de agrupaciones -más allá de lo religioso- de este lado de la cordillera. Por lo mismo, se estima que lo que diga el Papa en ese lugar se analice de distinta forma de uno y de otro lado de la cordillera. Mientras para los chilenos se escuchará a Francisco hablando sobre el tratamiento a los pueblos originarios, en Argentina -y en el Gobierno- se estará escuchando a Jorge Bergoglio hablando de lo sucedido con dos casos que conmovieron al país y que no dejaron de generar cuestionamientos y roces.

Es que tal como lo digo, hay distintas connotaciones, porque mientras en Chile mucha gente ni siquiera conoce el nombre del Papa (porque sólo les importa la investidura y su rol), en Argentina hablamos de Bergoglio, su historia, sus relaciones y los gestos que tiene con uno y otro actor social y político nacional. De ahí, sin dudas, que Argentina sea el país más difícil de visitar para el Papa.

Entonces, lo que diga en esa misa del 17 de enero tendrá pendientes a muchos representantes del mundo político y social. Sin duda, será el momento del Papa en todo su recorrido por Sudamérica.

Iquique y Bachelet

La última parada que tendrá el Papa en Chile será Iquique, ciudad ubicada al norte de Chile y que es muy conocida por tratarse de una zona franca. Para los que gustan de las compras es el paraíso, porque todo (especialmente tecnología y perfumes) cuesta la mitad o menos de lo que se encuentra en cualquier otra parte del vecino país. Es una zona turística que en las últimas década tuvo un fuerte crecimiento y que tiene una alta presencia de migrantes, los que tendrá una especial mención en la misa que realizará Francisco.

Si pasó por el centro y el sur, el Papa también debía estar en el norte trasandino, y se eligió ese lugar para hablar de la migración, otro de los temas fundamentales para el pontífice. Además, Iquique es la ciudad del norte más cercana a La Tirana, lugar donde se realiza la fiesta religiosa más importante del vecino país y que provoca una verdadera revolución entre los fieles.

Será el lugar desde donde se despida de Chile y allí tendrá su último encuentro con Michelle Bachelet, presidenta que deja el cargo en marzo de este año para entregárselo a Sebastián Piñera.

Durante toda la visita papal la mandataria tendrá un rol importante y en más de una ocasión estará y se mostrará con Begoglio. Primero se reunirán el martes en el palacio de La Moneda, casa presidencial chilena, y también estará junto a ella en una visita a una cárcel de mujeres.

Por lo menos tres encuentros mantendría con la mandataria y allí surge otra comparación con la Argentina y una eventual visita papal. ¿Estaría el Papa dispuesto a mostrarse hoy en tantas ocasiones con Mauricio Macri, más allá de los estrictamente protocolar?

Personalmente creo que sería incómodo, para uno y para otro, otro punto que no deja de ser considerado cuando se plantea la opción de ver al jefe de Estado del Vaticano en territorio nacional y que hace -por ahora- que sea poco probable un viaje de Francisco al país que lo vio nacer.

¿Qué tiene que cambiar para que el Papa venga? Una respuesta difícil de contestar hoy, pero que seguramente le trataremos de hacer a Francisco durante su visita a Chile.

Fuente: MDZ

Te puede interesar