EL LARGO FINAL DE UN AÑO DENSO

EDITORIAL 24/12/2017 Por
El humor social está de perros. No de san bernardos ni galgos precisamente sino más bien de rottweilers o pitbulls
DRZjSz3X4AATCOY

Isaias Abrutzky Isaías ABRUTZKY / Especial para R24N

www.facebook.com/isanacypop

La época de las fiestas viene inevitablemente acompañada de nerviosismo. Son muchas las razones que producen este fenómeno (hay que reunirse con una cáfila de gente que por ahí uno quisiera evitar, el día no alcanza para la multitud de tareas que se agregan, se presentan un montón de gastos extra, los bolsillos están flacos, y tantas más).

Pero el gobierno agregó otras no pequeñas, como los proyectos de reformas que recortan el ingreso de jubilados y beneficiarios de la seguridad social, echan por la borda conquistas laborales que nadie hubiera pensado que pudieran retrotraerse jamás o -los relacionados con el tema impositivo- que benefician a pocos y castigan a muchos. Y está consiguiendo imponerlos con promesas, dádivas y garrotes.

Los incidentes en el centro de la ciudad de Buenos Aires acapararon la atención de los medios, desviando la de la ciudadanía hacia espacios más benignos para con las autoridades. Las imágenes de manifestantes exaltados -entre ellos militantes de izquierda y movimientos sociales pero también infiltrados de las fuerzas de seguridad y los servicios- postergó la consideración de las cuestiones de fondo.

Ya no hay titulares -ni siquiera notitas minúsculas- sobre el submarino desaparecido. De Rafael Nahuel, el muchacho mapuche, ostensible y vilmente asesinado por fuerzas represivas ensoberbecidas, apañadas y alentadas por una ministra que se inspira en Sanfilippo (garrote, garrote y garrote), por no decir en Astiz, todo se calla.

Superado el fin de año -siempre difícil y ahora más- habrá seguramente calma, hasta fin de febrero. Luego se verá.

Hay ya mucha demanda de dólares, que superó con creces la barrera de los 18 pesos. Tal vez el flujo de billetes verdes que seguirá ingresando por nuevo endeudamiento pueda fijarle topes al alza. Y en caso de no ser esto suficiente, el BCRA tendrá el recurso de salir a vender al mercado, manteniendo la cotización en niveles no conflictivos.

Todo dependerá de la reacción de los mercados en vista de un panorama de conflictos. Ya sabemos del miedo cerval del capital: un ojo puesto en la timba, en procura de grandes y fáciles ganancias, y otro en lo que sucede alrededor. El comportamiento de otros animales alerta a las gacelas de la presencia del tigre o el león, y las pezuñas están siempre preparadas para morder la tierra y huir a toda velocidad.

El verano habrá de aportar una dosis de tranquilidad, como siempre ocurre, pero las nubes negras, lejos de disiparse habrán de ir acumulándose. El proyecto de reforma laboral, el más peliagudo, difícilmente transcurra con tranquilidad. El terreno de la docencia probablemente se sacuda como todos los comienzos de clases. Y hay otros gremios que -más allá de la conflictividad general que promueve la necesidad del equipo económico de responder a las exigencias del FMI- tendrán especiales motivos para el disgusto.

Y hay un fenómeno al que no se ha prestado demasiada atención hasta ahora, y es que los particulares también se están endeudando, y seguramente afrontar los pagos no será fácil para muchos que se tentaron con créditos.

El sistema de cuotas tiene muchas virtudes, pero quien lo asume debe sopesar muy bien las implicancias del compromiso que asume. La compra de una vivienda es generalmente virtuosa en términos economicos, porque significa que el monto destinado a alquiler se convierte en ladrillos propios. Los electrodomésticos están en el otro extremo de la escala: construidos para la temprana obsolescencia, muchas veces hay que seguir pagando por ellos despues que concluyó su vida útil.

Amanecerá y veremos

Te puede interesar