Por que Cambiemos "perdona" a Castellano y no pide una investigación de la obra pública

Resulta sumamente llamativo, que quienes en campaña, denunciaron irregularidades en la administración del Intendente, hoy con mayoría para hacerlo, no pidan una auditoria que despeje puntos muy oscuros que pesan sobre la obra pública de los gobiernos de Perotti y Castellano
multimedia.normal.ba8d7ef552010051.656e74756261646f5f6e6f726d616c2e6a7067

Resulta sumamente llamativo, que quienes en campaña, denunciaron irregularidades en la administración del Intendente, hoy con mayoría para hacerlo, no pidan una auditoria que despeje puntos muy oscuros que pesan sobre la obra pública de los gobiernos de Perotti y Castellano.

Una oposición digna, que responda a las inquietudes de quienes lo votaron, tendrían que solicitar una auditoria externa y pública de la obra pública (valga la redundancia) y de lo gastado en publicidad a fin de de que el buen nombre de funcionarios y empresarios no se vean afectado.

Un gesto loable que dejaría “pagando” a los timoratos concejales de la oposición, sería que el ejecutivo se someta a ese control, pues nada -seguramente- se pretende ocultar (principio de buena fe de los actos de gobierno). Además, por aquello, que “la mujer del César no sólo debe ser buena, sino también parecerlo”.

Pero por otro lado el rol de la oposición absorbido por la abulia no es sólo por  la “obra pública”. Otros temas requieren de su control para atrás y adelante, entre ellos: “Seguridad”, ya que que pese al voluminoso presupuesto destinado a la GUR, el gobierno sigue “tirando la pelota” a la provincia; el dinero que se destina a “publicidad” (el temor en quedar marginado de algún medio oficialista como el digital por todos conocidos quizás motivan este silencio) o el escandaloso tema  de la “Recova Ripamonti”.

La sociedad en general y la rafaelina  en particular, no olvida ni tolera los dobles discursos, axioma que resulta extensivo a la oposición.

Nos preguntamos si la oposición en Rafaela tiene algún temor o si hay "muertos en el placard"  de algunos dirigentes de Cambiemos  que los lleva a no meterse en determinados temas por miedo a que el "tiro le salga por la culata".

Los globos ya fueron, el "felices los cuatro" ya pasó y llegó la hora de hacer una oposición en serio y por sobre todas las cosas beneficiosa para la Ciudad, para ello los señores Concejales cobran sus buenos sueldos.

Hay que auditar la obra pública en nuestra Ciudad, hay que saber en que se gastó y si se gastó bien y por sobre todo, saber si se benefició a los "amigos" y si de esos beneficios "algún vuelto quedó", esto se logra solamente con una auditoria seria y ese es una responsabilidad de la oposición, de lo contrario se podrá entender que "hay gato encerrado"

* Con información y textos de Rafaela Informa

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar